Guía del buen divorcio

Female using a digital tablet

Este hace el número 100 de todos los artículos que he escrito en este blog.

Empezó siendo un catálogo costumbrista, el esquema de un guión de una sitcom, un bestiario de la fauna que habita en los portales para ligar, y ha derivado en un rincón donde a través de mis propias experiencias muchas personas se identifican con situaciones por las que han pasado o están pasando.

Esas situaciones con frecuencia cuentan con un denominador común: separación o divorcio.

Que no os engañen, nadie se separa bien, si os llevarais bien no os habríais separado. Así que hay que afrontar el hecho e intentar hacerlo lo menos mal posible.

Hay una serie de pasos que pueden ayudar a que no sea la Cuarta Guerra Mundial (en la Tercera hace mucho que estamos inmersos, pero no voy a hablar de política aquí), y por eso me he propuesto hacer esta pequeña guía.

1) afronta la situación. Habéis roto, ya no estáis juntos. Desecha COMPLETAMENTE la idea de que es un fracaso. Da igual si lo has decidido tú o él, si ha sido por una infidelidad o porque no soportáis, está roto, kaput, finish. Pasa página.

2) uno de los dos debe abandonar el nido, a la mayor brevedad posible, y llevarse sus cosas. Que es muy cómodo pirarse y dejar todas tus mierdas en casa del otro. Si no tienes de momento dónde meterlas (el trastero de algún amigo, el dormitorio de soltera en casa de tus padres), hay unos estupendos guardamuebles por ahí. Si eres tú la que se queda, exige que se lleve sus cosas cuanto antes. Y que te de su copia de las llaves de casa. No será el primero ni el último que a las 3 de la mañana, en pleno delirio etílico, rememora cuánto te quería (o le da un ataque de cuernos) y se te presenta en casa.

3) aclara la situación financiera. Lo mejor es tener todas las cuentas por separado desde el principio, pero si has cometido ese error, soluciónalo cuanto antes. Consulta con un abogado. Y prepárate para pelearte hasta por la esterilla de la entrada. Los divorcios y las herencias sacan lo más abyecto del ser humano.

4) es más fácil si no tienes hijos, pero si los tienes y no sabes ni por dónde empezar, ni cuáles son tus derechos y obligaciones, ni los suyos, acude a un Centro de Mediación Familiar. Suelen depender de las Comunidades Autónomas. Si no sabes dónde acudir o quién te puede ayudar, llama al Instituto de la Mujer o a la Consejería de Familia de tu Comunidad. Te lo van a dejar todo meridianamente claro y te ayudarán a redactar un acuerdo.

5) no te quedes esperando a ver cómo va evolucionando el tema: actúa, infórmate, toma decisiones. No esperes que las tome él. No te quedes parada.

6) la custodia compartida es necesaria. Ya sé que tu hijo es lo más grande que tienes, que hasta dejarle en la guardería te ha costado sofocones diarios, pero es el derecho de tu hijo estar con ambos progenitores. No porque lo hayas gestado tú tienes más derechos que él. Entiende que es su derecho y su obligación como padre. Siempre y cuando en la separación no haya cuestiones de malos tratos, abusos, etc, todo padre está tan capacitado como la madre para atender las necesidades de su hijo. ¿No sabe cocinar? Aprenderá. ¿Tiene que recogerlo tu suegra o una cuidadora contratada, cuando tú podrías hacerlo? No puedes meterte en cómo soluciona este tipo de problemas. Si su hijo está bien atendido, no tienes ningún derecho a entrometerte en ese asunto. Como él tampoco tiene derecho a decir cómo tienes que atenderle tú en el tiempo que está contigo. Respeto, es la base de todo.

7) no hables mal de él delante de tu hijo. No contamines su relación. El crío JAMÁS debe ser arma arrojadiza. Los niños son muy listos, escogen su propia moral, y saben perfectamente de qué pie cojea cada uno.

8) es MUY POSIBLE que se produzca tensión. Evita siempre que puedas la confrontación. Estará cabreado. Tú estás cabreada. No entres al trapo. El tiempo lo pone todo en su sitio. Si te manda mensajes diciéndote burradas, no le contestes, guardalos, eso sí, en alguna parte, por si acaso. Pero no entres, en serio, porque si entras no vas a terminar jamás. Y si hay niños por medio, con más motivo. Y lo mismo digo para ti: se ha acabado, déjale en paz, no le llames, no le reproches nada más.

9) busca apoyo: amigas y amigos, hermanas, asociaciones, tu madre… cuenta lo que te pasa. A veces solo con hablar ya eliminas una buena parte de tensión. No te lo comas tú sola.

10) una vez organizadas las cuestiones prosaicas, vuelve a follar. No, en serio, VUELVE A FOLLAR. Sé que sientes que como se te acerque otro tío le arreas con un palo, pero no. Métete en Tinder, en Lovoo, en POF… donde sea. Que te tiren los trastos, que te roneen. Necesitas un tipo que te persiga para meterse en tus bragas, sin más compromiso. Lo necesitas, créeme.

11) cuida tu físico. No se te ocurra dejar de comer o zamparte la Nutella de a kilo como si no hubiera un mañana. Tampoco alcohol o drogas. En este momento de debilidad psicológica es justo lo que no te conviene. Aprovecha para cambiar de hábitos en la comida, hacer ejercicio (para hacer series de flexiones y abdominales y levantar unas pesitas de 1 kg no necesitas apuntarte a un gimnasio; con media hora tienes de sobra), caminar (recorrerte un centro comercial arriba y abajo cuenta también). Córtate el pelo, cámbiate el color, apúntate a esas clases de maquillaje que dan las marcas en sus tiendas (MAC, L’Oreal). Ponte mona, joder, tú lo vales.

12) haz cosas sola: ve al cine, come en un restaurante, vete un fin de semana a tostarte en la playa. Empieza a disfrutar de ti misma, sin nadie que te toque las narices ni te cuestione nada.

Sé que es muy difícil, que hace falta tiempo para estabilizarse, pero cuando ya estés tranquila, serás capaz de entender que la vida es eso, una sucesión de etapas, y esta es solo una más.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

13 comentarios en “Guía del buen divorcio

  1. Enhorabuena por tu post número 100!!! Supongo que hasta que no pasas por ese proceso, no saber realmente a lo que debes enfrentarte. Por casos cercanos, te puedo decir que la clave está en el número 7, cumpliéndolo podrás ser feliz de nuevo…
    http://www.elperiodicodetudia.com

    1. Gracias, Marta. Estoy de acuerdo, es uno de los puntos más importantes. La mayoría lo son, pero ese en concreto me parece fundamental.
      Un abrazo.
      Pepa.

  2. Pepa, enhorabuena por el post. Pese a que no he pasado por una situación semejante, te lo agradezco. Es muy claro y expones muy bien todos los puntos. Me ha gustado mucho.
    Sigue escribiendo por favor.
    🙂

    1. Querida, de la experiencia se aprende, de la propia y de la ajena. Es más fácil si se intenta por ambas partes, pero esto no se puede poner en ninguna guía…
      Un besazo, guapa

  3. Muchas felicidades por tus 100 posts. No debe ser fácil darle a la centrifugadora y después plasmarlo por escrito tan bien como tú lo haces.
    Me encanta este post y hasta parece fácil seguir el manual… jajajajaja… los coj…. Esto es super complicado de seguir y más de conseguir, pero señoras y señores no nos vengamos abajo, se puede, se pasa y se sale. Aunque en mi caso, no soy ni mucho menos la misma que antes… ni peor ni mejor… diferente diría yo. Humildemente hice lo que pude cuando me tocó pasarlo y me quedo con eso. No tengo hijos, así que me ahorré algún punto, de los otros… TODOS me los comí! Jajajajajajaja
    Mucha suerte y Felicidades de nuevo Pepa.
    Besos.

    1. Gracias, Marta. Me preguntan un montón de veces de dónde saco pa escribir tanto sobre el mismo tema… jajajajaja, pero es que da para enciclopedia de las gordas, de esas que compraban nuestros padres, y que no bajaba de 20 volúmenes.
      Que haya niños por medio lo complica todo mucho más. También he comentado por ahí arriba que no hay guía ni pasos que valgan si no hay voluntad por ambas partes, y eso, sin duda, es lo más difícil de todo.
      Un besazo, reinamora.

  4. Buenos días Marta,

    Te descubrí el otro día y me encantó el post, con lo que has hecho que me enganche a tu blog.
    Si llego a leer tu post hace 3 años seguramente no estaría diciendo lo que voy a decir, pero ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO en cada uno de los puntos.
    Como muchas personas con coherencia dicen: has de pasar por dicha situación para llegar a entender cada uno de los puntos. Se de mucha gente (hombres y mujeres) que más de uno de los puntos estarían tirándose de los pelos diciendo: qué fuerte!
    Pero es cierto. Es un duelo que hay que pasar, y da igual la razón por la que te dejen, ¡se ha roto!
    Por experiencia se que cuanto mayor tiempo le dedicas al rencor, la venganza y a alimentar la rabia, más problemas acabas teniendo de salud sobre todo: cólicos de riñón, anemia, mareos por la tensión acumulada….¿a alguien le suena?
    Esto es válido para cualquier tipo de rencor.
    Desde fuera, muchas que lo estaréis pasando ahora diréis: es muy fácil decirlo… sí, cierto, pero más hacerlo. Yo hubiera deseado tener a alguien al lado que en lugar de alimentar mi odio me dijera: “!a vivir¡”.

    Eso sí, tengo una magnífica relación con él, por mi hijo. Y nuestras broncas en privado, ni una delante del niño.
    Por favor, pensad en los hijos que hay mucho y mucha egoísta por ahí que valora más un juego de toallas que le regalo la tía pepita que la alegría de un hijo (lo digo por experiencia ya que he sido maestra muchos años y he visto a padres peleando por unas toallas…).

    De nuevo, me encanta tu post.

    Un abrazo,

    Bea
    http://beita-elrincondebeita.blogspot.com.es

    1. Hola, Bea.
      Soy Pepa… jajajaja, no Marta.
      Es increíble lo bajo que llega el ser humano cuando se trata de divorcio, las trifulcas que puede haber por, como dices, un juego de toallas.
      A mí me “reclamó” mi ex suegra una mantelería que me había regalado ella misma… así que se la di, de mil amores, y unas cuantas cosas más que había tenido que “sufrir” (digamos que no tenemos el mismo criterio estético…). No merece la pena pelearse POR NADA, en serio. Las cosas son solo eso, cosas.
      Y también tuve problemas físicos antes de separarme: el estómago, los dolores de cabeza constantes, contracturas en la mandíbula por bruxismo (lo de apretar los dientes y aguantar nunca ha sido tan literal)… Me divorcié y se me quitaron, milagrosamente.
      No nos damos cuenta de cuánto daño nos puede estar haciendo una mala situación, y el rencor y el odio no sirven más que para prolongarlo.
      Un besazo, reina.
      Pepa

      1. Mil perdones por el nombre!!!!! Había leído Marta, pero a todo esto pone bien claro en el blog Pepa!!!!
        Bueno, te seguiré comentando que me estoy riendo muchísimo!

        Un abrazo!!!

  5. Muy buenos consejos Pepa. Pero que pasa cuando el divorsio es de una pareja Gay. Hay matices no? Me atendería en un centro de mediación familiar? Me gustaría leer tus coemntarios. Mientras tanto disfruto.

    1. Hola. Pues contar con ayuda profesional no debería ser cuestión de la opción sexual. Los matrimonios entre personas del mismo sexo o los heterosexuales tienen EXACTAMENTE los mismos problemas.
      Acudir a un psicólogo o a un abogado para que nos asesore sería mi consejo.
      Besos y gracias por leerme.
      Pepa.

  6. Buenos días Pepa!!!
    Mi alma gemela eres tú y no el gilipollas con el que me casé hace 11 años.
    En este post has dejado claro cómo hacer las cosas bien tras un divorcio, pero creo que has sido demasiado práctica, porque a la hora de la verdad no es tan fácil…
    No recuerdo el tiempo que pasó desde que mi ex se fue de casa hasta el primer orgasmo de divorciada, pero no pasó mucho tiempo y es verdad que no me vino mal…jajaja
    Bromas aparte, encontré tu blog por casualidad y ahora me encuentro con que eres una eminencia en las redes sociales…
    Te admiro, sobre todo porque al igual que yo en mi blog “Cosas que nadie te dice” contamos esas cosas que nos pasan pero que sólo unas pocas nos atrevemos a decir… ¡Enhorabuena por tu blog!

  7. Bueno hoy en día es normal que las parejas se separen en los tiempos que corren y los divorcios cada vez sean mayores. La vida evoluciona y no se puede hacer nada. Gracias a aplicaciones tipo tinder u otras similares donde puedes chatear con chicas y chicos e incluso tener relaciones sexuales por internet a través de las webcams es algo que cada vez está más en auge y se cometen infidelidades, de ahí que después lleguen los divorcios. Pero bueno, la vida continua y hay que seguir hacia adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 + = cuatro