Pregúntale a Pepa (XII)

Woman writing her dairy.

Hola Pepa, nos encanta tu blog y siempre que podemos lo leemos y además lo comentamos entre nosotras. Somos dos amigas de 29 años del País Vasco, vascas vascas, de esas que no ligan mucho jaja. Te escribimos por que yo, Amaia, tengo dolores de cabeza con un chico. Hemos estudiado juntos toda la vida, y siempre hemos conectado muy bien. Ha habido temporadas que apenas nos hemos visto, pero cuando nos vemos hay una atracción sexual que creo que es por parte de los dos y los demás parece ser que lo notan. Tampoco siempre a sido una relación idílica, ya que él es muy inestable y a veces ha conseguido hacerme daño con sus desplantes. Pero hay algo en él que consigue que le perdone haga lo que haga. Estas navidades, después de muchos años acabamos en la cama (en el País Vasco no puedes perder una oportunidad así). Es verdad que he tenido pareja y he tenido rollos, pero al final él siempre vuelve.

Soy Ane, la amiga de Amaia. Ya no se como hacerlo para que vea que ese chico no le conviene y le he obligado a escribirte. Nunca he entendido como mi amiga llega a perdonar los feos que le hace ese chico. Es verdad que cuando él tiene buen día (por que mi amiga siempre tiene), se nota feeling entre ellos, pero estoy segura que no es sólo con ella, y cuando a él se le tuerce el día es capaz de discutir con ella como si fuera su novio (y además celoso). Vivimos en un pueblo pequeño, y se sabe que él se enrolla con todo bicho viviente, a sido infiel a sus parejas y mi amiga erre que erre solo tiene ojos para él. Yo creo que este chico es muy inteligente y sabe camelarsela. Aunque ella se da cuenta de eso, le da igual. El tema es que siempre estamos hablando de él y aunque intentemos no darle importancia, nos es imposible ya que es un chico que lo vemos hasta en la sopa y si no nos llega información sobre él.
¿Tu crees que dos personas que ya se han faltado el respeto, aunque tengan mucha atracción sexual, pueden llegar a algo? ¿Finalizará alguna vez esa atracción?
Gracias por leernos.
Un beso.

Queridas niñas, me ha encantado que me escribáis al alimón.

Me parece que Ane está profundamente preocupada por ti, Amaia, y yo estoy preocupada porque dos chicas tan jóvenes se anden comiendo la cabeza por un tipo que, a simple vista, no merece tanta fatiga.
Creo que Amaia está enferma del mal más antiguo: quiere lo que no puede conseguir. Y este tipo, que se ve que tiene de listo lo que de problemático, lo sabe. Lo sabe y lo utiliza.
Esto es una especie de enfermedad, una que solo se puede curar con la voluntad del enfermo. Porque si te hace sufrir, si te monta pollos absurdos, si se folla una mosca en el aire frente a tus narices y tú sigues erre que erre, es que no quieres curarte, Amaia, no hay más.
Mira, yo estuve 11 años con el padre de mi hijo. Los cinco primeros fueron muy buenos, luego tuvimos al niño y se abrió la caja de Pandora. Me la jugó mil veces, se portó como el culo. Y yo siempre le perdonaba… hasta que no. Un día me di cuenta de que mi futuro iba a ser más de lo mismo, pero incrementándose a peor cada año. Ese día le mandé a la mierda, y mi vida cambió por completo.
Plantéate, Amaia, si eres así de desgraciada sin ser nada tuyo (ni novio ni amante) ¿qué te espera en el futuro? No va a cambiar, va a ser el mismo cabrón. Te ha faltado a respeto tantas veces… Cuando te pierden el respeto no hay vuelta atrás.
Como te dije antes, si no te quieres curar no hay nada que hacer. Solo puedes hacerlo tú.
En cuanto al tema del ligar en vuestra tierra, chicas, abríos un Tinder y geolocalizáos en otro sitio con más material, una ciudad grande. Hacerse una excursión de caza un fin de semana puede solucionar dos cosas: follar y quitarse de la vista del elemento. Y como nadie os conoce, nadie puede chismorrear.
Ane: ten paciencia. A los amigos hay que quererlos como a los hijos, como vienen, y hasta que no se pegan el tortazo no escuchan lo que le estás diciendo.
No sé si os he ayudado o no. En todo caso MILLONES DE GRACIAS por leerme y confiar en mí.
Besos, Pepa

Hola Pepa, me llamo S… Te escribo porque seguro me darás una opinión 100% objetiva. Verás, tengo 23 años y siempre me han gustado los hombres mayores. Ahora llevo casi 3 años con mi novio (de casi 40) y la verdad es que me trata muy bien, nos queremos muchísimo, lo pasamos genial y es súper inteligente, pero en la cama hay algunos problemas.. Además, vivimos juntos. Desde que empezamos ya me sentía atraída sexualmente por otros hombres, pero pensé que se me pasaría. Nunca le he sido infiel. Hace poco he conocido a un hombre casado y con hijos de 50 años que la verdad es que me pone un montón y lo estoy empezando a pasar un poco mal. No es que mi novio no me ponga, pero al haber esos “problemas” no disfruto demasiado del sexo y a él le frenan a la hora de tener relaciones conmigo. Aunque sí que me encantaría estar en un futuro con el y casarnos y que se solucione todo. Tengo un buen cacao.. PD: Soy adicta a tu blog! Un besazo.

Hola, S.
Gracias por confiar en mí.
Te voy a contar cómo lo veo yo: tienes solo 23 años. Estar con un hombre de casi 40 es, siendo como eres tan joven, poco o nada extraordinario. Es bastante habitual a tu edad. Yo tuve un rollete con 17 años con un tipo de 37. Visto en la distancia él no era tan mayor. El problema es que yo apenas era una niña, muy suelta, pero una niña. No es que él fuera un viejo con 37. Es que yo apenas empezaba. El desfase era más que evidente.
Pero me cuentas que te sientes atraída por hombres bastante mayores que tú de manera habitual, y esto más que una opción empieza a parecerme algún tipo de filia. No tengo ABSOLUTAMENTE nada en contra de las filias, vaya por delante, pero quizá oculta otro tipo de problema.
Por lo que sé, por mi experiencia y por las mujeres que tengo alrededor, cuando una chica tan joven siente atracción por hombres que le sacan dos décadas o más, están buscando no solo la experiencia y la paciencia que ya tiene un hombre de esos años, sino la seguridad.
Los hombres mayores no suelen ser tan volátiles como los jóvenes, más que nada porque ya no les acompaña ni las fuerzas ni el físico, y estar con una mujer mucho más joven refuerza su autoestima y su virilidad. Les rejuvenece, por así decirlo.
Si detrás de esta preferencia que tienes se oculta el deseo de protección, la figura paternal, es algo que no me corresponde decirlo a mí, sino a un profesional (un psicólogo o un sexólogo), pero a simple vista es lo que parece.
No me dices si has tenido relaciones o te atraen también hombres de una edad más parecida a la tuya. Si no es así, me inclino a pensar lo que te he dicho al principio, que se trata de algún tipo de proyección. Porque recalcas mucho la edad del hombre con el que tienes una relación y la edad del hombre con el que fantaseas. En teoría tendrías que pensar que estás con un hombre y te atrae otro, sin más. Si pones por delante la edad que tienen… no sé, ahí veo yo que si le das tanta importancia es por algo.
No es fácil este tema… en realidad ningún tema que tenga que ver con las relaciones lo es. Pero hacer examen de conciencia, pararse a pensar por qué hace una las cosas, por qué se relaciona con tal o con cual, es lo que más ayuda. Párate a pensar quién eres y por qué haces lo que haces. Ser honesta con nosotras mismas habitualmente es la única salida.
Besos mil.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve − 4 =