Si me engañas, al menos que esté buena

“Niñaaaaa, ¿quiereh un novio feo, pa que nadie te lo quiteeee?”

Los albañiles que trabajaban en la obra de la esquina de mi casa, me gritaban esto desde lo alto del andamio, cada mañana, cuando salía de casa para ir al instituto. Andamios y burradas, un binomio indisoluble.

Pero, sin pretenderlo, el comentario encerraba uno de los mayores temores cuando anda una en una relación: que otra más guapa (más joven, más delgada, etc) te levante el novio. Podríamos llamarlo “el síndrome Jennifer Aniston”.

Nos flipamos mucho con esto. Nos ponemos celosas porque la nueva compañera de nuestro chico parece una súpermodelo. Pero, si nos atenemos a lo que pasa en la vida real, es más probable que la mosquita muerta insulsa de la ofi sea la que al final se lo lleve, y no la otra. ¿Por qué? Porque estaba a mano. Es así de sencillo.

Que oye, a mí me ha pasado, y cuando me he enterado de la infidelidad, me ha jodido más aún que haya sido con alguien que ni fu ni fa (o incluso bastante orco de Mordor), que si hubiera sido con una buenorra. Es como una doble humillación ¿no?

Me pasó con mi primer novio. No sé si durante los tres años que estuvimos juntos pasaría con alguna más, pero cuando me enteré de la última… angelamaría… si era como uno de los All Blacks, pero con pendientes… No sé, lo mismo le hizo el haka y no se pudo resistir, pero madredelamorhermoso…

Y después me ha pasado más veces, no muchas, quizá un par, y no con novios, sino con rolletes, y en serio que nunca ha sido con la más guapa ni la más sexy.

Quiero deciros, en esta nueva edición de la abuela Cebolleta cuenta sus batallitas”, que si alguien os es infiel es porque andaba predispuesto a ello, no porque la tentación sea irresistible (pobre, no puede dominar su entrepierna… bullshit). Así que dejad los celos guardaditos en el cajón que menos uséis de la casa o, aún mejor, tiradlos a la basura, como todo lo que no sirve para nada.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

6 comentarios en “Si me engañas, al menos que esté buena

  1. Yo creo que todos todos tenemos tentaciones, y cada día, pero no solo en el mundo “amorío”, en casi todos los ámbitos (por no decir todos), cosa normal además, puesto que somos humanos, ahora bien, en nuestra mano está el no sucumbir a ella, y en el tema que nos atañe (el sentimental) debería entrar en juego en ese momento una cosita que por desgracia está un pelín denostada en esta sociedad actual llamada “respeto hacia….”

    Yo, persona muy miedosa del karma casi mejor no pruebo esas cosas vaya a ser que luego reciba de mi propia medicina.

    Feliz fin de semana a todos. Pepa: un abrazo enorme

  2. Hay hombres que no tienen filtro esa es la verdad. Y por cierto a mí también me ha pasado y te quedas a cuadros 😂😂 diciendo no puede ser cierto, aunque es verdad que el tampoco era ninguna joya.
    Por cierto a mí los all blacks me chiflan.
    Un besote

  3. Bueno bueno… haya paz… No todos los hombres son iguales, Anónima, y no te enfades, Ricardo, que para algunos tíos (subrayo “algunos”) sí que todo agujero es trinchera.
    Besos. Pepa

    1. Me expresé así por ser una expresión que en un sitio donde se dice todo con naturalidad, se entenderia como lo que es “expresar desacuerdo rotundo”….pero no de enfado. Si anónima tuviera nombre hasta me disculpaba. En fin…dejemos atrás tópicos del sXX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − = cinco