La vuelta a la tortilla

Man smoking

Amante tiene un compañero de trabajo que es el típico que engancha una churri con otra, y las solapa a menudo. Ninguna le cuadra del todo, a todas les encuentra un “pero”.

Cuarenta y seis años, dice Amante que un tipo resultón, y muy simpático, pero con ese defecto de no terminar de gustarle ninguna mujer.

Tiene un estándar muy definido: menos de 35 años, cuerpo trabajado en el gimnasio y sin celulitis, que fume, que sea cariñosa pero que no le agobie, y que le guste follar. Tiene tendencia a tratar a las mujeres como objetos, pero le molesta mucho cuando lo hacen con él.

Es animal de Badoo, tanto que deberían hacerle un homenaje o algo los de la página, por cansino constante.

El caso es que de un tiempo a esta parte se lamenta de estar siendo rechazado por mujeres que le dicen que “prefieren tíos más jóvenes para follar, que los de cuarenta y seis ya están muy cascados”, y claro, está dolido el hombre. Él, que donde ponía el ojo ponía la bala. Que se ha trabajado toda la zona Sur de Madrid, hasta el punto que raro es que al ligar con una chica no le comente que ya se ha acostado con su amiga tal.

Es como ese personaje que existe en todas las pandillas de chavales: el guapo, golferas, que se va ligando una por una a todas las niñas de la pandi… hasta que quema todos los cartuchos y ninguna quiere nada con él.

A veces la tortilla se da la vuelta, y donde eras el rey te conviertes en un paria. A lo mejor va a tener que cambiar su radio de acción. Aunque yo le diría que quizá, quizá, lo que debe de cambiar es su forma de tratar a las mujeres. Si además empieza a aceptar que se está haciendo viejo y que para las de 30 él es un señor mayor, pues algo habremos avanzado…

Aunque, sinceramente, no lo veo ¿eh?

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

9 comentarios en “La vuelta a la tortilla

  1. Ay Pepa, la edad no pasa de balde para NADIE, ni tan siquiera para los pluscuamperfectos, y si a esto le sumamos el dicho que “A un buen buey nunca le ha faltado una buena cornada” pues da como resultado lo que le está pasando en la actualidad a ese personaje (con perdón de la expresión pero eso de solapar, coleccionar etc etc…).

    Los años y la madurez no nos valen de nada si no vamos adquiriendo una cosita llamada “Experiencia”, y no para ir coleccionando chica/os si no para saber “detectar” a nuestra princesa particular, que sea esa persona que nos llene, que convierta nuestro mundo ya no en perfecto pero sí en más bello yyyy con algo muy importante llamado ILUSIÓN.

    Mi consejo hacia ese caballero es: “a dónde vas hombre de Dios, que ya no tienes 18 años para coleccionar cromos perfectos puesto que tú tampoco lo eres”

    Buen finde a todas!!! Pepa un abrazo enorme

  2. Éste es el típico “golfo” que ha ido coleccionando amantes toda la vida y va a acabar colado hasta los huesos por una chica, que seguro que tendrá un físico de todo menos de Barbie y que le pondrá los cuernos hasta por correo y lo llevará por la calle de la amargura … KARMA, se llama. 🙂

  3. ¡Pedir una mujer “sin celulitis”! ¡¡Pero qué cínicos son algunos hombres, por Dios bendito! Es como si yo pidiese un “hombre sin nuez muy marcada”….. ¬¬

  4. Bendito kharma… le está bien empleado!! Me gustaría saber cuanto de perfecta es la piel de este señor, para creerse en posición de exigir piernas sin celulitis…

  5. El récord mundial, perdón universal de los 100 metros lisos iba a conseguir yo alejándome de este especímen….pero dónde te crees que vas chaval (nótese la ironía)…pero pero pero es que me quedo sin palabras, pero quién coññ te crees que eres, ayy por fin, sí por fin, ya te las están devolviendo, ojo! que hay muchas mujeres que saben a lo que van y no les importa, pero tus exigencias sinsentido, irracionales, patéticas e incoherentes ya se están volviendo hacia ti, ojo! que no le deseo mal ninguno, pero pobrecito mío, tus tácticas de siempre ya no te funcionan, a ver ahora qué te inventas, no estaré ahí para verlo (gracias a Dios)

    1. Pues la cosa, Anna, es que hasta ahora tenía bastante éxito. Claro que el caladero de incautas parece que se le está acabando… ¡A ver qué hacemos ahora! Jajajajajajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− uno = 4