Confucio creó la confusión

Hace mucho que no leo absolutamente nada de Pérez-Reverte ni Javier Marías, porque me aburre y me da pereza su discurso de protomacho intelectual. Simplemente los ignoro. Lo hago con ellos y con otros personajes (o personajazos, como diría mi querido Alberto Rey). No me interesa lo que dicen, no me parece relevante ni interesante su opinión ni su punto de vista.

En este sentido no soy en absoluto clasista, me molestan por igual cultivados y sin formación. Quizá me decepcione más el exabrupto de quien se supone culto, que de quien probablemente no se lea más que los hashtags de las cuentas de Instagram, pero puestos a utilizar un “cansinómetro”, me parecen igual de pesados el académico que la aspirante a actriz.

El titular del fin de semana parece que ha sido que Paula Echevarría no conoce la definición correcta de la palabra “feminismo”… y a mí me parece que el titular, el de verdad, es que haya dicho “chocho”… en una rueda de prensa… con todo su ídem. Me parece MA-RA-VI-LLO-SO. Tanto cuquismo y perfección, tanta contención que al final estalla en esa palabra (que me parece bien bonita, ojo) tan anacrónica dentro de la imagen que proyecta.

Yo no voy a darle cera aquí por su desconocimiento de lo que es feminismo, ni por su desdén por una lucha que es (desgraciadamente) muy necesaria cada día en todos los ámbitos de la sociedad (si no me crees, Pauli, te mando algunos de los correos que recibo, y que no publico por expreso deseo de quien los envía, que ibas a flipar y mucho, cari).

Quiero que siga soltando perlitas, que se le escapen palabras gordas que no suele usar. Porque cuanto más “la cague” más evidente se hará para quien lo lea o la escuche lo necesaria que es la educación, más que nada para tener criterio a la hora de elegir a quien sigues o admiras.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un comentario en “Confucio creó la confusión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 + = nueve