Con la verdad por delante

margaritas

En la vida hay dos tipos de amantes, los románticos y los realistas.

A menudo me dicen que los portales y aplicaciones para ligar no son más que un vulgar “mercado de la carne”, que interactuar con otra persona, ver cómo habla, cómo se comporta, es lo que te hace sentir o no atracción. Tienen razón en lo de la interacción (que se produce después, os recuerdo, una vez establecido el vínculo. La app es solo el medio).

En lo que no estoy de acuerdo es en lo de “mercado de la carne”. Quizá sea porque por mi profesión tengo el ojo entrenado, pero una foto puede decir mucho más de lo que se piensa de una persona. Pero no todo el mundo tiene esta habilidad, y entiendo que se puedan sentir discriminados injustamente, porque en persona son mucho más atractivos que en foto.

Desgraciadamente, somos así, decidimos si nos sentamos o no al lado de una u otra persona en el metro o en el bus por lo que su aspecto nos dice. Es algo totalmente involuntario y subconsciente, pero lo hacemos. O cuando escogemos a quien va a cuidar a nuestro hijo, juzgamos por el aspecto, sin que nos de tiempo a conocerla realmente. Es la cruda realidad.

Si nos retrotraemos al inicio de este blog (allende los tiempos), explicaba que estos sitios y aplicaciones no están hechos para gente que sea enamoradiza, porque al principio te sientes abrumada por tantos “pretendientes”. Pero son eso, pretendientes… que pretenden tener sexo contigo. En principio solo es eso. Si luego surge algo más o no depende de vosotros, pero hay que ser realista y tener la cabeza fría.

No obstante, y viendo la cantidad de parejas estables que han comenzado a través de apps para ligar (la mía con Amante, sin ir más lejos), entiendo que todos y todas entramos en la red buscando sexo, sí, pero dejando una puerta abierta al “¿Y si…?”. Realistas pero no desalmados… Algún capullo y capulla hay, pero como en todas partes.

Me dice la becaria que hay una nueva app que se llama XCasual, que, esta sí, establece contactos entre gente que lo único que quiere es follar, nada más. Creo que es la ideal para ese compañero de trabajo de Amante, el que de verdad utiliza las apps como si fuera al mercado.

La nena también me dice que existe otra, en la que lo que te enlaza es tu perfil de LinkedIn, para comprobar que esa persona casa con tus intereses (económicos). Buena app para los y las gold diggers.

Creo que aunque no tuviera pareja ahora mismo, tampoco sería usuaria de estas aplicaciones. ¿Por qué? Porque creo que la primera de ellas peca de ser excesivamente sórdida, que es lo que temía cuando comencé hace años en esto del ligoteo online. Personalmente, necesito un poco de “¿y si…?” en la ecuación. Y en cuanto a la segunda, enlazar con alguien por su estatus laboral o económico, no es mi rollo. Nunca he ido buscando el dinero de nadie. Cuestión de principios.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

2 comentarios en “Con la verdad por delante

  1. Buenos días en primer lugar agradecerte tus publicaciones, son muy interesantes, te sigo a diario y me encanta.
    Al leer tu entrada de hoy he recordado a mi abuela hace unos años , siempre que yo le decía que no tenía novio, ella me contestaba pero, ? no te escriben cartas?
    y yo me quedaba con la cara de…… que me está contando?.
    Supongo que en 5 años, nadie ligara en una discoteca, las personas nos haremos más distantes, y cuando le diga a mis nietos o sobrinos (porque nietos nunca los tendré al ritmo q voy…) que si han ligado cuando salgan, ellos se quedaran con la misma cara que yo m quedaba con mi abuela…
    Creo que la vida va cambiando pero hay cosas que se pierden (pierden el encanto que tenían y solo lo saben las personas que lo han vivido)
    Supongo que a mi abuela le daría un vuelco el Corazón cada vez que le llegaba una carta de mi abuelo, (mi abuelo tenía que hacer 20 km en bicicleta, para verla 5 min asomada a la puerta)…..
    pues ni una cosa ni la otra…. pero una que es muy romántica, y que ha intentado conocer a gente por apps….. pero no hay manera, la gente es demasiado directa, para mi gusto…….
    Bueno resumiendo que lo importante es el resultado, la forma de conocer a las personas, no importa mucho, pero encontrar a una persona que encaje conmigo es imposible…..
    (perd’on por algunas erratas, pero mi teclado no es español )

    1. Totalmente de acuerdo con María. Qué nos queda a los muchos que no tuvimos la suerte de casarnos con nuestro novio de instituto? A los que decidimos esperar a alguien que realmente mereciera la pena y no montar la boda en la Catedral con coche de caballos con el primero que pasase, porque era lo que tocaba o esta bien visto socialmente? En las App hay de todo, como en la vida real… Quieren sexo a la primera, el mismo porcentaje de hombres que me entraban en la biblioteca con veinte que en mi centro de trabajo con treinta. Las App son sólo un medio. El del siglo XXI para encontrar pareja. Ladies & gentlemen. Déjense llevar por los tiempos que les tocó vivir y disfruten de la vida. Que siempre será mejor que quedarse llorando en el sofá esperando que el doble de George Clooney, les caiga del cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 6 = tres