Sex on the beach

young couple having fun in the sea

Corre por las redes un vídeo de una pareja practicando sexo en medio de la calle en La Barceloneta. Más que practicar sexo yo diría que están realizando algún tipo de postura de yoga, porque la muchacha está más cerca del pino-puente (o el colapso cervical, que me duele solo mirarla) que de llegar al orgasmo. Pura demostración de “hoy se nos ha calentado el hocico por demás, y nos cabe todo”, literalmente.

Hombre, por dios.. que no sois adolescentes, que es la única época de la vida en la que se te pira tanto la cabeza (y tienes tan poco dinero) que eres capaz de las mayores tonterías.

El verano es muy dado a este tipo de excesos. Tenemos mitificado el numerito de Burt Lancaster y Deborah Kerr en De aquí a la eternidad, y nos venimos arriba después de dos tequilas, sin prever lo incómodo y poco satisfactorio que va a ser.

Pero el sexo en la playa no es solo el nombre de un cóctel, es una práctica que, si te pilla la autoridad competente, te cae un paquete de muy señor mío. Que te tengas que ir corriendo del país (como les pasó a las chicas de Sexo en Nueva York por culpa de Samantha y sus aventuras), puede ser casi lo de menos.

Los chicos de HOMETOGO se han currado una preciosa infografía de lo que cuesta un Sex on the beach (el cóctel) en algunas playas de Europa, y lo que cuesta que te pillen practicando el sex on the beach.

Sinceramente, creo que sale más baratito pillarse una habitación de hotel ¿no creéis?

INFOGRAFÍA: HOMETOGO

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Un comentario en “Sex on the beach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− seis = 0