Abriendo otro melón

Models surrounding powerful man in pajamas at party

En mi post anterior conté la decepción de mi amiga Sara al toparse con un womanizer de esos súper profesionalizado, que maneja dos perfiles en Facebook y hasta tiene dos móviles exactamente iguales para mantener esa doble vida de casado infiel.

Qué tío. Cuánto trabajo cuando sería mucho más fácil permanecer soltero (o divorciarte, si ya te casaste) y no tener que mentir ni andar dando explicaciones.

De veras que no soy capaz de entender estas actitudes, se me escapan los motivos.

Pero lo curioso es que entre los comentarios que habéis dejado, hay algunos en los que me contáis que andáis atrapadas en relaciones con hombres casados. Sin pretenderlo he abierto otro melón, y estaba apepinao.

Mirad, yo no me voy a poner ahora de santurrona ni a decir que nunca he estado con un tipo casado o con novia, porque mentiría. Lo que sí os puedo jurar es que siempre me he enterado de ese compromiso “después”, cuando ya no podía deshacer lo que había ocurrido. Pero también os aseguro que una vez que lo he sabido no se ha vuelto a repetir, y me he alejado del “problema” cuanto he podido. Qué necesidad.

No creo que sea solo cuestión de honradez (no hagas lo que no quieres que te hagan a ti), sino más bien de autoprotección: alguien que no es honesto con su pareja no tiene mucha pinta que vaya a serlo contigo. Llámame susceptible si quieres.

Cuando alguna vez me pedís consejo porque estáis casadas (o tenéis novio) y me contáis que os habéis enamorado de otro, ¿qué os digo siempre? Que antes de comenzar una historia seáis honradas y terminéis con vuestra pareja, porque las historias que comienzan con engaños no tienen un futuro muy halagüeño.

Ser infiel supone tener mala conciencia todo el rato. Eso en el caso de que tengas conciencia, y no como el tipejo de mi amiga Sara

Nota aclaratoria: para evitar herir susceptibilidades, y evitar en la medida de lo posible que alguien me tache de sexista (al centrar este post en los tipos infieles y no en las tipas infieles), aclaro que mis comentarios se basan en los que me han dejado lectoras que decían que tenían una relación con un tipo casado. Si algún lector está en la misma situación (tiene una relación con una mujer casada que no se separa de su marido), POR FAVOR, le ruego que comparta su historia. Prometo proteger su anonimato.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

12 comentarios en “Abriendo otro melón

  1. Hola Pepa, hacía tiempo que no pasaba por aquí, por una cuestión de baneos en la otra plataforma, pero eso es otra historia.

    En cuanto al melón que has abierto… yo diría que es más un melonar!

    Como parte masculina dentro de tu blog no me siento ni mucho menos ofendido, tampoco apoyo a los infieles, siempre hay otras opciones antes de causar daños a tercer@s.

    Pero si veo que ya no sólo somos los hombres, que encuentro esas MILF’s que no les viene nada mal un poco de autoestima cuando alguien les lanza un piropo, una mirada socarrona, un “Hola que tal?, pasaba por aquí… Y no puedo seguir hacia donde iba sin decirte lo hermosa que eres…”

    Todo en pos de un leve flirteo que acaba desembocando en un café, y digo café por no decir tienes sitio para follar que me estas poniendo y mucho!

    La última de éstas… me cuenta en apenas 10 minutos que ella es “Torera”, un nuevo término para mi, y que tiene a bien explicarme: “Yo soy torera, o sea, que ni rollo, ni novia ni pollas, yo estoy casada, tengo hijos, y soy ninfomana, me están tratando pero yo necesito de lo mio cada día! A mi marido lo inflo a Lorazepan para que se quede dormido cuanto antes y así poder escaparme por las noches a follar con mis amigos… o sea, yo vengo a matar, sin preámbulos ni tonterías ”

    Menudo personaje… bailarina de Pole dance en Ibiza, gogó en no se que discoteca y demás historial, realmente no perdía el tiempo en preguntas vanales.

    Otra como aquella a la que yo le pedía un café para charlar… Y ella me decía que pasaba, que lo que quería era follar… que andaba justa de tiempo con los niños…

    Creo que se está volviendo más habitual de lo que parece, pero siempre por una cuestión del que dirán que sigue siendo tabú, pero casadas sin ganas de explicaciones ni historias haylas…

    Y si me ves por la calle… tú no me conoces!

    Creo que me hago mayor para estas cosas…

    Un beso guapa

    1. Hola, Javier. ¡Cuánto tiempo! (ya me contarás eso de los “baneos” qué es).
      Quería que algún hombre me comentara sus impresiones desde el otro lado de la barrera (el temita del torera, que me ha inspirao la metáfora), porque me consta que también hay mujeres que lo hacen, pero no sé si son más cuidadosas o menos chafarderas, pero el caso es que, como bien dices, no es tan notorio como los tíos, que parece que si no trasciende de algún modo no mola tanto.
      Yo tampoco entiendo la infidelidad sostenida. Un desliz ocasional (una noche de juerga que pierdes el freno) es hasta comprensible, pero como costumbre está muy feo, y es faltarle al respeto al otro.
      Aunque lo que preguntaba era si algún hombre mantenía una historia con una mujer casada, como algunas lectoras me han comentado que les ocurre a ellas. Ese ser “la otra” (el “otro” en este caso).
      El debate es ¿por qué se mantiene una relación con alguien casado, sabiendo que no va a dejar a su pareja?

      1. Porque siempre tienes la esperanza de que la deje. Porque te promete que la dejará. Porque tu autoestima es mínima y crees que te mereces estar con alguien para quien no eres la prioridad.

        Hay muchos “porques”.

        Yo estuve en una relación así. Y lo único que puedo decir es que te destroza como mujer. Como persona algo salvas del naufragio pero como mujer tardarás mucho.

    2. Hola Pepa : me encanta leerte, cada día habres un melón yo como tú tengo un melonar y mil historias para contarte, similares a las tuyas, amante para mí es aviador .
      Por cierto el señor que te ha escrito podía ser alguno de nuestros conocidos a través de las redes. Le podría contestar que su visión me suena a antigua, casposa.
      Porque no podemos ir las mujeres al grano?
      Ellos lo han hecho toda vida y eso está bien visto.
      Ellos no quieren Pañuelos( mujeres de usar y tirar) como me dijo Sr. Stone, hay muchas maneras de hacerlo y no hablo del sexo.
      Creen que tú no te das cuenta( los veo venir a la legua ). Desde aquí les doy las gracias a todos , me han hecho más fuerte y más segura de mí misma.
      Pepa te seguiré leyendo, y al Sr que te ha escrito que le vaya bonito, no sé porque, creo que lo conozco,a mi la gente me gusta directa y despedirse a la francesa no ve va nada.

      1. Hola Bárbara, no creo que nos conozcamos de otras redes sociales, soy bastante selectivo con mis amistades.

        Y atendiendo al debate que propone Pepa le reconozco que si, que he estado en ese grupo de personas que han probado con parejas que tenían sus respectivos maridos.

        Diferencias? Básicamente ellas son más discretas, solo son capaces de contarlo en círculos muy cerrados de confianza, no como los hombres, que nos gusta “alardear” hasta de las cosas más vanales, ese complejo de micropene que nos lleva a exacerbar hasta el infinito una simple sonrisa, una mirada, con un “la tengo colaita! ”

        Qué les lleva a ellas a esa infidelidad desde el punto de vista de un hombre? Salir de la rutina, volver a sentirse mujer y no la madre que se ocupa todo el día de la casa, de un trabajo rutinario, el flirteo de las amigas solteras/separadas… que la vida sigue palpitando y que sus parejas parecen haber olvidado.

        Esto añade ese punto de adrenalina, de estar haciendo algo prohibido, el morbo, redescubrir la sensualidad… que da pie a ese enganche, ese golpe de aire fresco y que en casa no deja de oler a rancio…

        Y acabando ya, no tengo nada en contra de las mujeres con iniciativa, todo lo contrario, pero por casuistica de la vida son una proporción bastante pequeña en comparación con las que buscan su príncipe azul, y que para una simple cita tienes que pasar el test de turing…

        Y para no despedirme a la francesa lo haré a la española, con sus letras y sus signos, todo en español, que cualquier opinión de un hombre siempre es susceptible de ser malinterpretada…

        Saludos Señora Bárbara, o señorita me parece entender de su alegato, que la vida le siga proporcionando buenos momentos como se ve que está haciendo…

        P.D.: Pepa, los baneos son que llevo bloqueado mes si y mes también en la plataforma donde conocí tu blog, y cada vez paso menos, un beso guapa y menudo recibimiento en mi vuelta…

        1. Estimado D. Javier:
          Será usted muy selectivo con sus amistades y con su vida pero por favor nunca más me llame señora Barbara si acaso Dña Barbara que es lo correcto, y sepa usted que yo siempre he sido
          Barbara y mi apellido.
          Por lo demás soy una persona muy bien educada y jamás me atrevería a llamarle Sr Javier siempre D. Javier.

          Reciba un cordial saludo

          Barbara

          1. Buenas noches, solo una ligera apreciación, creo que debió firmar como Doña Bárbara, y no Bárbara a secas, pero ya digo, es solo una apreciación.

            En cuanto a cómo referirse a mi… nI estimado (Ya que no nos frofesamos cariño alguno… de momento), ni señor ni don, no he llegado a ver ese número de telenovelas necesario, simplemente con no referirse a mi ya me es suficiente.

            Firmado D. Javier

            P.D.: A veces nombre y actitud no tienen porque ir ligados, porque estaría poniendo en detrimento señoras cuyo nombres puedan ser Soledad, Paz, Milagro… Sin acritud y desde el mayor de los respetos.

        2. Querido Javier, tu opinión siempre es bienvenida, porque me parece sensata. Como sensato es tomar en cuenta todas las experiencias y los puntos de vista. Además, qué coño, que he sido yo quien ha pedido que un hombre (o varios, pero no todos se atreven) cuente su punto de vista.
          Es este un tema espinoso, y cuando uno se mete entre las zarzas, alguna espina se clava. Nada que no cure un poquito de alcohol y un beso.
          Aquí va el mío, majo.
          Muá.

      2. Hola, Bárbara. Javier en ningún momento ha dicho que las mujeres no tengamos “derecho a ir al grano”, se ha limitado a contar situaciones que él ha vivido a petición mía, al igual que vosotras lo hacéis. No ha hecho juicio de valor de ningún tipo.
        He abierto un melón y pesaba por lo menos 3 kgs, por lo que se ve…

  2. Quizás sea antugua, casposa e incluso hasta machista pero creo q una mujer dbe ser Dama… a mi eso de “soy torera” q queréis q os diga; me parece ya no ridículo si no vulgar
    Lo mismo ellos cuando te dicen “quieres follar?”
    Sinceramente creo q con tantiiiisima informaciòn de TODO q tenemos hoy día gracias a Dios, creo q cada vez tenemos menos educaciòn…
    Será q yo soy muy susceptible o xq ha veces me tocò ser protagonista de cosas q yo no busqué pero quizás debiéramos ser más honestos cn nosotros mismos para serlo tmb cn los demás y si tienes pareja, mujer, hombre etc etc entonces se consecuente con eso y cn todos mis perdones si estando casados buscamos aventuras dejémonos de florituras de q si monotonías ni lexes, simplemente no queremos a la otra persona, coñiii pues déjala y punto.
    Disculpas os pido por la verborrea pero telita como estamos hoy día la sociedad.

  3. Buenas,
    Bueno Bárbara, no le metas tanta caña a Javier que mientras no falte el respeto, la opinión de un chico en estos temas siempre es de agradecer jaj así damos pie a que haya otros puntos de vista. Y después de meterme donde no me llaman…
    Y por alusiones, comento. Respeto que se crea que ser la soltera que se lía con un casado es un mal acto. Pero recuerdo que la única que puede salir mal parada por mi lado es mi cuerpo y mi corazón. No hago daño a nadie más con MI decisión, porque esto es cosa de dos.Si en alguna ocasión se ha dado que sí que le he seguido el juego a un casado hasta acostarnos obviamente no buscaba más que eso. La tercera persona sale perjudicada cuando el marido, novio en cuestión decide dar pie a algo conmigo ( en mi caso siempre han sido ellos los que han empezado el juguecito) y no irse a su casa con su mujer. No sé si me he explicado bien, espero que sí. Lo que quiero decir es q yo nunca he engañado a nadie, porque no tenía q darle explicaciones a nadie. Sólo lo he visto como soltera conoce a chico lo pasan bien y listo. Sí, era consciente de su situación, pero el NO siempre me lo podían haber dicho, y lo respetaría y a seguir con mi vida.
    Ese es mi punto de vista 🙂
    Un saludito y hasta el lunes!

    1. Hola Rebeca, gracias por tu defensa, pero ser chico en un blog para chicas tiene “sus riesgos…” si los consideras como tal…

      En el resto estoy contigo, el problema es para el/la que tiene que dar explicaciones, excusas, mentir, el daño que me pueda causar es tan solo el que yo le pueda permitir, en el momento en que no me he sentido a gusto he cerrado el tema y cada mochuelo a su olivo.

      Para mi resultan un tipo de relaciones bastantes más cómodas, no estoy obligado a quedar bien, a ser detallista, esa famosa batalla por los puntos… Te alivia todo el estrés.

      Por eso puedes disfrutarla más siendo tu mism@.

      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


tres + 8 =