Archivos de la categoría divorcio

Minimalismo

woman minimalism

Hace unos días vi un documental que se titula así, Minimalism. Cuenta la experiencia de dos tipos que se desprendieron prácticamente de todas sus posesiones, excepto lo imprescindible, escribieron un libro, y ahora viajan dando conferencias por toda USA hablando de los beneficios de eliminar todo lo que sobra.

Pero no solo de cosas materiales va la historia. En el mismo documental un prestigioso presentador de noticias, Dan Harris, hablaba de cómo su ritmo frenético de trabajo, y su ambición por llegar a la cima del éxito, le llevaron a sufrir un colapso en directo. La tensión, los nervios, el estrés se le acumularon como fardos, y petó.

Después de ver el documental, me planteé cuántas cosas tenía que ni usaba ni me hacían feliz. Y las tiré.

También pensé si guardaba emociones dentro de mí que fueran basura, odios, rencores, decepciones… y vi que, aunque me quedaba alguna por ahí que no tenía resuelta del todo, no andaba mal de espacio.

Creo que se lo debo en gran medida a Amante. Él me ha enseñado a no ofuscarme por gilipolleces o gente absurda. Su filosofía de pasar de todo lo que no sea importante (que para él son cuatro cosas), se me ha “pegado” en cierto modo.

En vuestros correos pidiéndome consejo, el 99% de las veces estáis preocupadas por cosas que ni siquiera han pasado aún, por pasos que no habéis dado. Os preocupáis (nos preocupamos, que yo peco todavía alguna vez) antes de tiempo. Nunca pasa nada importante si te quedas esperando al margen, pero nadie puede decirte qué va a pasar si haces o dejas de hacer algo, y mucho menos yo.

Esos miedos, ese temor al fracaso, ese pánico al pensar que vas a estar sola si cortas con esa relación tóxica, eso es chatarra emocional, y debes desprenderte de ella.

Que esto de tirar todas las camisetas viejas, o tu colección de vogues está muy bien, pero quitarte de encima la culpa, el odio y el rencor, está infinitamente mejor, porque la ropa y el papel se reciclan, pero la basura emocional no hay punto limpio que la recoja.

 

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (XIX)

Woman writing her dairy.

[I, email]
hola pepa, me decido a escribirte porque siento un poco de frustración con mis relaciones con los hombres y desde hace tiempo te leo y siempre me ha tentado hacerte una consulta.
Tengo 26 años, profesión estable y soy una persona bastante madura y responsable. Nunca he tenido una relación larga, novio vaya, siempre he tenido historias cortas y que estaban abocadas al fracaso desde el minuto 1. Dentro de lo que cabe esto no me preocupa. El problema que detecto es que me cuesta ligar, y es curioso porque soy muy abierta, sociable y decidida, pero me doy cuenta de que parece que proyecto una imagen de mujer díficil o demasiado madura o sincera (esto es opinión de amigos y amigas).
He ligado siempre más por personalidad que por físico, y la verdad es que en conjunto soy una chica bastante mona (si no me lo creo yo, quien se lo va a creer). Y eso es lo que me molesta, para ser joven y en el mercado tengo muy poca “actividad” porque me cuesta encontrar una persona que me guste y parece ser que yo tampoco tengo mucha capacidad de atracción.
¿Cuál es tu opinión al respecto? A veces me planteo un cambio de actitud pero también pienso que cada uno es cómo es y por qué tengo que cambiar por los hombres? Gracias de antemano y enhorabuena por el blog
un abrazo.

Querida I.
En primer lugar, gracias por leerme, sé que a veces mis opiniones son un poco radicales, pero yo escribo tal y como hablo…
Personalmente creo que no hay que fingir ser otra persona (más dócil, como bien dices) si lo que quieres es una relación duradera. Otra cosa es si solo quieres tontear, sexo y nada más, que no es que sea muy honrado, pero siempre y cuando no se llegue lejos en la historia, tampoco me parece muy grave.
También habría que ver si el entorno que tienes te motiva o no. A lo mejor deberías probar con las apps (no necesariamente Tinder) e iniciar conversaciones con hombres que no sean de tu círculo. Quizá con el “escudo” de las redes, eliminas esa falta de recursos para ligar cara a cara que dices que tienes (mira que lo dudo ¿eh?).
La mayoría de las veces el problema es la falta de estímulo. Y me da a mí que los tíos que tienes alrededor no te motivan…
Anda, prueba a tontear con el ligoteo online. Por lo menos te divertirás un rato, eso te lo prometo.
Un beso.
Pepa

[S, email] Hola Pepa
Te escribo porque me encanta tu blog y lo objetiva que eres co  tus opiniones…te cuento mi historia a ver que opinas….
Después de 25 años me volví a encontrar en Tinder con un amigo de amigos que una noche me beso sin más.. y me enfade
Ahora los dos divorciados, así que quedamos un par de veces y lo veía muy animado….asi que la tercera vez cuando me beso acabamos en mis casa…nunca había sido yo tan rapida….
El tema es que después de ese día empezó a desaparecer y le.pregunte que ocurria…me dijo que necesitaba distancia, que ya le habia pasado antes que conocía a alguien se emocionaba pero que luego le entraban dudas de si podía haber futuro y que no quería jugar conmigo. Después de mucho hablar quedamos de ser amigos y tomar algo de vez en cuando
Pero nos encontramos.en otra página y me.volvio es escribir, el haciendo el camino de Santiago y yo cerca. Me propuso si quería hacer alguna etapa y le.dije que ibamos viendo, y me.escribia todos los dias…. al final no cuadro pero le dije que si quería como.me.iba bien lo acercaba hasta nuestra ciudad. Y allí me fui, me invitó a comer y me propuso ir a un spa, porque estaba molido de caminar y todo fenomenal pero como amigos…hablamos, hablamos y hablamos pero ninguno nos movimos, no salió el tema de esa noche ni hubo reproches….
No se que hacer , si continuar con la amistad o pasar, no se.que quiere ni porque quiso quedar…
Tu que opinas?
Gracias, un beso muy grande

Querida Sara, gracias por leerme y por tu confianza.
Lo que voy a decirte me temo que no te va a gustar, ¿qué quería cuando empezó a hablarte de nuevo? Pues eso, hablar. No sois quinceañeros ninguno de los dos, me parece, y tú (como todas las mujeres) te comes la cabeza pensando si hay intención detrás de lo que hace y por qué lo hace. Y los hombres son más directos que nosotras: no va “dejando pistas”, si te ha dicho que no quiere nada es que no lo quiere, y ya está, no le des más vueltas.
¿Te interesa tenerle solo como amigo? Sigue hablando con él. ¿Que no? Pues corta, no hay más. Eres tú la que decide.
No entiendo, no obstante, el tema de no embarcarse en algo por no saber si va a tener o no futuro. Suena a la típica excusa de “no eres tú, soy yo”. Es, a mi parecer, una manera delicada de decir que no quiere nada contigo, más que amistad, pero el mensaje está bien claro, es que no.
No sé si te he ayudado o te he jodido la noche, querida, pero me pedís que sea objetiva y sincera, y así os digo cómo lo veo.
No te agobies, mujer, que hay muchos hombres por ahí loquitos por hacerte caso.
Un beso grande,

[C, email] Hola Pepa!! Cómo estás?? No paro de recomendar a mis amigas y a hombres más grandes tu blog, para mí una guía espiritual.
ANTES QUE NADA, PERDON POR LA EXTENSIÓN, JURO QUE NO PUDE ACORTARLO MÁS y si decides no publicarlo lo entiendo perfectamente
Es la segunda vez que escribo, pero esta vez algo que me pasa hace bastante tiempo, diria más de un año.
Lo gracioso es que antes de escribir este mail, volví a leer algunos de tus posts y ahí mismo están las respuestas…el problema siempre es el mismo…la mujer que espera que el amor platónico se la juegue por ella y le declare todo el amor como cuento de Disney…
Creo que en otra vida me gustaría nacer hombre para tener una mente más fría y sufrir menos por amor (aunque hay hombres que lo sufren tmb..)
La cuestión es que en el 2015 conocí a un chico en Europa, yo de Argentina, el de Uruguay. Nos llevamos 3 años, yo más grande con 25, el de 22. El comienzo de la relación fue increíble, tanto que parece de película, pero en la vida real nunca terminan bien.
Yo había cortado con mi ex y sentía que nunca más iba a enamorarme (un clásico), hasta que apareció él. “Un clavo saca a otro clavo” pero el apareció sin buscarlo y nos enganchamos al instante. 6 meses de relación a distancia, pero que estuvo espectacular, hasta que no aguantamos más la distancia y cortamos. Pero nunca dejamos de hablar y cada tanto planeamos un reencuentro.
Mi cabeza tiene las ideas y sueños más locos del mundo por el, sueño que nos casemos en su país, en las playas de Punta del Este y ser felices x siempre.
La edad no era un impedimento, salvando que él sigue en la universidad.
La cuestión es que siempre me histeriqueó más el que yo. Me habla y me dice que cada día estoy más linda, que vaya a visitarlo. Resulta que yo el proximo viernes viajo a Uruguay con mis amigas, pero esta vez decidí avisarle sobre la fecha, para tantear el terreno y prepararme para el encuentro, (aunque obvio mis amigas no lo aprueban). Pero resulta que el viernes luego de decirme muchas cosas lindas..me clavó el visto, nunca más me respondió y recién ayer me escribe “hola, perdon recien lo leo, me mandaron muchos mensajes”.
Te podrás imaginar todo lo que lo maldije en mi cabeza, pero esta vez no le respondí nada y decidí no contarle de mi viaje. Probablemente se va a enterar que estoy allá por mi instagram, y se va a querer matar.
Se que lo mejor es dejar de pensar en el y en fantasear con una relación, pero realmente no puedo, su forma de ser y como fue nuestra relación todo ese tiempo fue algo increible que jamás había sentido y el es buena persona. Me cuesta tener que volver a cortar con otro chico y hacer de cuenta que no existe. Pero seguir con la idea de amigos con derecho ya no funciona para mí porque deseo algo más, y yo se que en el fondo el tmb quisiera pero no va a pasar.
Que me sugeris de acá al viernes para cuando yo viaje este fin de semana?
Te leo siempre, gracias por tanto!!

Hola, C, claro, me acuerdo de ti.
¿Cómo andas? Bueno, ya me contaste… ja ja ja
Mira, yo creo que de los cobardes nunca se escribió nada, así que si quieres algo más, adelante, niña, no tienes nada que perder. Bueno, quizá si te dice que no dejes de montarte esas fantasías de boda, que son muy bonitas, pero solo son eso, fantasías.
Lo único que cuéntale que vas, no vayas a llevarte una sorpresa de las malas.
No sé qué más decirte, excepto que veo que sigues coladita por sus huesos. Así que adelante, guerrera.
Un beso enorme.

[Diana, email] Hola Pepa te escribo de Ecuador =) son fan de tus historias y la verdad me parecen tan reales…. a Todas nos ha pasado LO MISMO la mayoria de veces a lo menos a mi…
Soy divorciada, dos hijos, 33 años, una buena relación con el papá de mis hijos en fin… para no ser cansona te comparto en términos generales mi situación:
Dos años de relación con un profesor de arte de la universidad… artista y con sus cucos en la cabeza característicos de esas personas. Me he dado cuenta sin ofender a nadie…. jeje. Una mejor amiga de él involucrada en toooodo lo que hace, deja de hacer etc etc que luego de varios problemas ya ni somos amigas, pero influye en Marco como no tienes idea y ademas le presenta unas amigas en reuniones en las que estoy excluida siempre…y que han pasado varios deslices por parte de el, que estoy consciente que solo es es el que toma la decisión de ser o no fiel, pero igual me molesta… termine hace un mes y una semana por eso y cuestiones de diferencias personales de actitud, pensamiento y las que te comente antes….Me sigue buscando ahora que ya terminamos como suele pasar..
Se complica cuando conozco a una persona 42 años divorciado una hija de 10 años y trabaja fuera de la cuidad la mayoría del año,salimos unas veces nos gustamos y asi de poco a poco ya no se si estoy de novia… de amigovia o que, los amigos de èl no se como supieron que sale conmigo, y los míos tb empezaron a preguntar y saber de las salidas que tenemos (segun yo todo iba a ser medio bajo perfl hasta que pase un tiempo de mi separacion de marco). Es atento… es educado y me gusta. me da miedo pensar que es un desfogue por mi relación anterior … que debí darme un tiempo mas sola… ser sincera y cortar definitivamente con marco cosa que tampoco estoy 100 por ciento segura…
todo se complico y no se si estoy haciendo bien en empezar a salir con alguien mas en tan poco tiempo… AYUDAAA

Querida Diana:
En primer lugar, NI SE TE OCURRA VOLVER CON EL LIANTE ESE DE MARCO. Tiene el gatillo fácil, por decirlo suavemente, y tú misma me cuentas que te da más disgustos que alegrías, Así que nada, ciao, tanta paz lleve como descanso deja.
Ahora vamos con tu amigovio. Una pregunta ¿estáis bien? ¿Te hace feliz tener una relación con él? Entonces no le pongas etiquetas, mujer, que no sirven para nada. Si alguien te pregunta le dices que es tu amante y ya, que amante implica un esfuerzo por mantener la llama que un novio no requiere, pir establecido.
¿Has hecho bien en comenzar una relación tan pronto? ¿Es que acaso tenías que guardarle luto al tal Marco? No, ¿Verdad? Pues ya está mujer, no te hagas líos en la cabeza. No anticipes dónde irás o dónde llevará. Actúa con honestidad y cuidándote de los malos rollos, y todo fluirá como debe.
Un beso grande,
Pepa

[Farida, Comentarios del blog]
Estoy en un jodido dilema. Soy un hombre casado, tengo hijos y tengo nietos, pero siempre me he sentido mujer. En privado me gusta vestir con ropas femeninas, tacones etc.. El caso es que quiero realizarme como mujer buscarme un hombre que me trate como mujer y mantener una relación oculta ya que no quiero echar por la borda una relación familiar de casi cuarenta años. Tengo que contarte muchas cosas más, pero esta es mi situación a groso modo para ver si puedes aconsejarme algo ya que no tengo a nadie a quien contárselo y confiar en tu consejo. Gracias.Farida

Querida Farida:
Tienes un problema enorme de identidad que te está matando. Pero yo no soy la persona más adecuada para ayudarte. Deberías acudir primero al psicólogo para que te ayudara a afrontar la realidad, y que te de las herramientas necesarias para aguantar todo el revuelo que vas a causar. No sé cómo llevas tanto tiempo viviendo una mentira así, debes sufrir infinitamente.
No te voy a mentir, es posible que parte de tu familia lo tome como una traición, y los pierdas, pero los que te quieren de verdad como eres, como persona, independientemente de tu género, te apoyarán.
Te garantizo que va a ser duro, pero solo tienes una vida, no la desperdicies.
Acude a un psicólogo, hazte fuerte antes de luchar.
Besos.
Pepa.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Biscotes

maría félix

Días que son como esos biscotes sin sal ni nada, de marca blanca, que saben igual que si te comieras el cartón de la caja. Como esos ramos de rosas de franquicia de floristería, con buena apariencia, pero sin olor.

De esos días tuve muchos, seguidos uno tras otro, durante muchos años. Años en los que una se anestesia en la rutina y las obligaciones maternas, y pasan, idénticos, sin pena ni gloria.

Pero pena sí hay. La pena de que se te pasa la vida flotando en la nada, la calma chicha, la ausencia de estímulos vitales.

El trabajo… bueno, sí, normal. Los niños… bueno, sí, creciendo. La pareja… bueno, sí, como siempre. Y ese “como siempre” pronunciado sin ningún atisbo de entusiasmo.

Hasta que un día uno de los dos se cansa de los biscotes sin sal. Que quiere volver a encontrarle sabor a lo que coma, coño, aunque engorde, aunque le siente mal. Entonces saldrá al mundo y se hartará de pan gallego.

Y si eres tú el que te quedas con los biscotes, te sabrán muy amargos durante un tiempo. Pero llegará un día en que te darás cuenta de que quizás el otro llevaba razón, que la vida no es vida si no te comes una rebanada de pan gallego, y tiras la caja de biscotes de mierda y sales al mundo a buscar una panadería en condiciones.

(Como diría el gran Rooster de The Ranch, cuando empecé esta analogía no sabía dónde iba a parar, pero me ha quedao de puta madre).

Citando a la divina María Félix,

A un hombre hay que llorarle tres días… Y al cuarto, te pones tacones y ropa nueva

pd (se nota que estoy a dieta: hasta las analogías me saben a pan…)

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

 

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (XVIII)

Woman writing her dairy.

[A, email] Hola Pepa!
No sabia ni como comenzar este email! Lo primero decirte que te leo ansiosa cada lunes/viernes. Que no comparto, en su totalidad, algunas de tus opiniones (excesivamente feministas?) pero que me sacas una sonrisa en cada post, ademas de que ya he adoptado algunas expresiones tuyas en esta cosa tan complicada que es el amor.
Por resumir un poco mi historia…me encuentro en un momento feo de mi vida con un sentimiento de vacío y soledad, del que lucho por salir ya que siempre me he considerado una tía alegre, vital y divertida….no solo yo, mucha gente de mi entorno. Aunque un desastre para las parejas.
Llevo unos 18 meses viviendo en el extranjero. Llegue aquí con un buen puesto de trabajo, tras un despido en España (algo súper común!). Cuando me vine llevaba con una historia de follamigo (odio ese termino!) 12 meses aprox, alguien de mi trabajo que no quería comprometerse y yo seguía… quiza por sentirme querida, porque me gustaba, teníamos la rutina de vernos una o dos veces por semana y cenar y dormir juntos y por “luchar hasta el final” a ver si cambiaba de opinión. Esta historia se ha ido enfriando pero nunca se ha finiquitado del todo. Cada vez que iba a casa nos veíamos hasta que ha ocurrido lo siguiente:
Me vine aquí y la primera semana conocí un chico que me encantó… a partir de ahí nos veíamos de vez en cuando, coincidíamos en algún bar y hablábamos… pero poco mas. Hace 6 meses empezó a salir con mi grupo de amigos mas frecuentemente. Estaba agobiado con un trabajo que no acababa de llenarle y su novia de una relación muy larga acababa de dejarle. Nos fuimos haciendo amigos y congeniando super bien hasta que una noche paso.
Desde el principio tuve claro que no iba a salir bien, un sexto sentido me lo decía a pesar de que empezamos a quedar y a pasar juntos los fines de semana. Todo iba rodado, yo enamorada aunque con muchos miedos e inseguridades…hasta que hace dos semanas me dijo que no se ve preparado para una relación, que esta hecho un lío a nivel profesional y personal, que soy excepcional pero que tiene miedo de pasarlo mal el…y no quiere que yo lo pase mal. Demasiado tarde porque estoy coladita por el y ha sido un jarro de agua fría.
Me paso los días echándole de menos y pensando que ojalá con un poco de tiempo este mas asentado y lo reconsidere…Eso si, he puesto espacio de por medio entre nosotros porque se me hace muy difícil verle y no estar con el.
Ay Pepa, que hago??? Dejo un poco de tiempo teniendo esa esperanza, que si no pasa nada se ira diluyendo??? Quiero luchar por el, esperar…es lo que quiero ahora mismo!!
Un beso gigante. Me encantara leerte!

Querida, A.
Lo primero que quiero decirte es gracias. Gracias por leerme y gracias por decirme ante todo que hay cosas que digo que te gustan y cosas que no, porque de eso se trata: yo cuento mis cosas o expongo problemas ajenos y tanto yo como otras lectoras y lectores opinan lo que quieren, con libertad. Otra vez, gracias por estar ahí.
Lo de que soy “excesivamente feminista” ¿es eso posible? Te recuerdo que el feminismo busca la igualdad de derechos y oportunidades de hombres y mujeres. Llámame radical si quieres, pero demasiado feminista no, no hagas un Paula Echevarría, mi amor.
En cuanto a tu problema, después de leer y releer tu correo varias veces… querida, me da la sensación de que estás esperando que te quieran. No me malinterpretes, todos esperamos que nos quieran, pero está el que si pasa, pues bien, pero mientras vive su vida, y el de, diosito, haz que me quiera.
Tú estás esperando que cualquiera de estos dos tipos te diga “estoy enamorado de ti, quiero estar contigo a muerte”. Si no ha pasado ya, créeme, tienes muy pocas posibilidades de que pase. Estás dejando en sus manos la decisión de qué coño va a pasar contigo. Y tú ¿no tienes opinión? ¿En serio vas a esperar hasta que a uno de los dos le salga de las pelotas que sí, que eres la mujer de su vida? ¿Tú qué quieres? ¿Estás enamorada y él no quiere una historia contigo? Pues venga, hasta luego. No te quedes esperando las migajas, que es la sensación (y ahora ódiame si quieres) que me da lo que me escribes.
Toma el mando, nena, toma el mando YA.
Un beso muy grande

[N, email] Buenas tardes Pepa,
Mi nombre es N y a mis 32 soy una fiel seguidora tuya, no hay post que me resista a leer!!
Te cuento mi caso. Desde hace unos meses me estaba escribiendo y viendome con un chico, nuestra relación, pese a las largas conversaciones telefonicas, se basaban en sexo. Siempre que quedabamos terminabamos igual. ¿Que era lo mejor de todo? Que tiene pareja.
Pese a mis intentos por rechazarlo y varios mensajes fallidos, siempre volviamos a hablar y si surgía quedar pues acababamos teniendo sexo.
Yo con él me sentía super bien y deseada, pero sí me sentía mal por estar con alguien con pareja y porque es un golferas de manual.
Este mes, un día salimos con varios amigos en común (él salió sin su pareja) bailamos, nos reimos y tal pero hubo un momento en el que apareció una mujer y vi como coqueteaba con él. El sabe que le gustaba a ella y tal, me dijo que le envió petición en facebook la cual rechazó, me dijo que no le gustaba y eso…..el caso es que se mi momento celoso se me pasó al cabo de los dias. Pero la semana pasada cual fue mi sorpresa…..La agregó a otra red social, instagram. Ya le envié hace dos semanas un mega texto rogandole que me dejara en paz que tenía que mirar por mi misma y no seguir en algo que no lleva a ningun sitio.
Yo no descarto que aparte de tener relaciones conmigo las tuviera con otras, visto lo visto….
Hace unos dias se lo volví a repetir, y ésta vez parece que me está haciendo caso y yo me siento fatal.
No se si he hecho bien o mal en mandarle un super texto contandole lo mal que me siento, me está costando mucho no escribirle y en el tema sexo pues tambien lo extraño.
Mi problema es que soy una chica super insegura y puede que no me valore lo suficiente. Al ver lo de la mujer ésta pues me dio el bajón….
Se que ahora tendré q pasarlo “mal” unos días y se que esto es adelantarme…pero….
¿Volverá?
¿Como podría despues retomar la relación con el aunque sea de amistad? Se me hace dificil pensar que ya no tendré más contacto con él.
Gracias de antemano,
bsos!

Querida N.
Toma una hoja de papel y un lápiz. Traza una línea vertical. Apunta en un lado lo que te da este hombre, y en el otro lo que te resta. Yo no sé a ti, pero a mí la operación me da un resultado negativo.
Pero tú sabrás que es lo que quieres. Porque ¿en serio te hace feliz una historia con un hombre que a pesar de tener pareja anda con otras? Si no te importara, ni siquiera me habrías escrito. Me estás preguntando algo que tú ya sabes: este tipo no es para ti, ni siquiera como amigo. No vas a ser capaz de mantener una relación de amigos con él. Tú misma me cuentas que se basa en el sexo, y que siempre termináis en la cama.
Él lo tiene súper claro, nena, eres tú la que está esperando un milagro, que le llegue la iluminación divina y te diga que solo quiere estar contigo, y eso no va a pasar. Para estar con un hombre que anda a todas hay que ser igual que él, que no te importe. Si te importa no está equilibrado el juego.
Vas a estar mal un tiempo, ok, pero ya pasará, y te darás cuenta de que este hombre te da más quebraderos de cabeza que alegrías.
Yo de ti rezaría porque no volviera a asomar la patita, porque o te mantienes firme o vas a caer otra vez, amiga. No lo hagas.
Un beso grande,
Pepa

[C, email] Hola Pepa,
Quería decirte que me encanta leerte y tus textos siempre me hacen pensar o bien reírme muchísimo.
Soy una chica de 27 años y vivo con mi novio desde hace 8 meses (llevamos poco mas de dos años).
Te escribo en este caso en concreto porque mi novio es una persona de estas que siempre padecen algo, no se si me entiendes. Un María Dolores en versión hombre. Yo soy lo contrario, o así me educaron, porque muchas veces pienso que esto es más una cuestión de actitud que de salud física. Total, que volvemos a estar en una de estas fases en las cuales el está enfermo, que dice que le duele un poco la garganta y que se siente muy cansado. Me creo totalmente lo que dice porque además cuando está así no practica su deporte favorito que es la escalada, cosa que le jode muchísimo cuando no puede hacerlo y cuando está bien lo practica casi a diario.
Mi dilema es que aveces no se diferenciar si es que soy una fría de cojones, una persona sin empatía o si mi actitud es normal (o por lo menos hay personas que actuarían igual). Cuando el está así es muy frío conmigo, me habla muy poco, esta todo el rato lamentándose, si lo llamo me contesta en plan: que pasa ahora? cosas así… sexo obviamente que nanai, besos y abrazos mas de lo mismo. Entonces mi reacción natural es enfadarme, no es que me ponga a chillarle, pero también me distancio y estoy con cara de enfadada. Y el me reprocha eso, que cuando el está mal yo me lo tomo como algo personal y en vez de apoyarle, le recrimino que no es cariñoso y se lo pongo todo más difícil. Esta discusión ya la hemos tenido varias veces y aunque después lo arreglamos me gustaría arreglar este problema de raíz. Yo lo amo y tiene muchísimas cosas buenas y yo seguramente tenga más de un fallo. Como crees que debería de actuar? ves normal lo que me pasa?
Muchas gracias de antemano!

Hola, C.
Pues mira, yo creo que simplemente tenéis personalidades opuestas, que al principio parece que mola mucho pero a la larga resulta un choque de trenes. Que lo mismo os queréis mucho pero no estáis hechos para vivir juntos (que insisto en que está sobrevalorado).
Si os aguantáis siendo él un pupas y tú una reina de hielo, fenomenal. Pero si en solo 8 meses ya estáis así… no lo veo ¿eh?
No se me ocurre más que que lo habléis, que intentéis respetar las personalidades de cada uno, y hagáis un esfuerzo por empatizar más con el otro, porque así vais a terminar como el rosario de la aurora.
Un beso, querida.

[G, email] Hola Pepa, soy de argentina y vengo a hablarte con un nudo enorme en la cabeza, esperando un buen consejo. Hace ya seis meses que volví de un inercambio en españa, estuve viviendo medio año completo allí. La cosa es que me hice de un grupo de amigos super lindo, y me encantaba uno de mis mejores amigos, uno que tiene novia.
La cosa es que nunca pasó nada más que un histeriqueo inocente, pero mi última noche allí pasamos de largo hablando por mensaje y una cosa llevó a la otra, y me terminó confesando varias cosas, cosas que nos pasaban a los dos. No nos vimos, y yo me tuve que subir al colectivo hacia madrid para tomar el vuelo a argentina.
La cosa es que seguimos hablando hasta hoy, pero los mensajes cada vez fueron subiendo más el tomo de la conversación, y terminamos haciendo sexting. El sigue con su novia, y la verdad es que traté de cortar con todo esto muchas veces, pero el dice que no entiende porque, que soy super importante para él, y muchas cosas más del estilo.
La cosa es que no veo que nada cambie o se mueva, no lo entiendo a él ni un poco, y tampoco hablo de esto con nadie porque se fue dando sin querer y cuando me quise dar cuenta ya estaba enganchada y metida en este lio.
Quiero un punto de vista, un consejo. Me siento super culpable por la situación, y me da mucha pena su novie; a ver, que yo no la conozco ni nunca la ví personalmente, pero se que existe y me siento terrible. Él mientras yo estaba en España no la mencionaba nunca y desde que volví solo la nombró una vez. Ellos tienen una relación a distancia. Creo que no está bien lo que estamos haciendo, pero me encanta, me enamoré de alguien a quién nuca le di un beso en la vida real, pero con quién he compartido mil cosas.
Hemos hablado del tema muchas veces, y siempre la conclusión es la misma, y él vuelve a aparecer. Yo le he contado todo lo que me pasa por la cabeza, pero igual, sigo dándole mil vueltas a todo.
Cómo verás, el nudo en mi cabeza es enorme, no espero que me resuelvas todo con la respuesta, pero me vendría muy bien una mirada imparcial. Desde ya, muchisimas gracias.

Querida G:
Tremendo lío que tienes con este chico. Entiendo que sois muy jóvenes, ambos ¿me equivoco? Creo que no.
Vamos a ver, que no me aclaro mucho con el asunto, ¿tú vas a volver a España en algún momento o no? ¿Y él, piensa ir a Argentina a verte? Porque os andáis montando una historia entre platónica y virtualsex un poco mucho condenada al fracaso.
Ahora mismo, y perdona que sea tan franca, eres su canal privado (y él el tuyo, ojo) de youporn. Es todo súper conveniente: es por internet, es a distancia, no son unos “cuernos” reales… Fíjate que ni cuando estabas aquí hubo nada en modo real. A mí me parece, cuando menos, extraño.
No pongo en duda ni tus sentimientos ni los de él, solo creo que si os hubiérais acostado antes de que te fueras, ahora no estaríamos hablando de esto.
No obstante, siempre os planteo la misma pregunta: ¿te hace feliz esta situación o no? Contéstate con sinceridad a ti misma, y no necesitarás consejos, ni míos ni de nadie.
Besos

[M, email] Hola Pepa!!!
Mi nombre es M, tengo 41 años, dos hijos en plena adolescencia y hace un año me separé después de 18 años de matrimonio intenso!!!!
Resumiendo… hace unos 3 meses aprox. conocí a través de Tinder, a un hombre que en un principio no me atrajo mucho, pero que actualmente me tiene loca….
Todo es muy complicado, vive en París, yo en Barcelona…. tiene a sus hijos en su país… no hablamos el mismo idioma.. chapurreo el inglés, pero de momento el idioma no es un problema….
El problema o lo que a mí me está volviendo loca es que el único contacto que tenemos es vía whatsapp… nos es más fácil escribirnos que hablarnos…. su actitud hacia mi es de interés pero a veces… puede estar 24 horas sin escribir….. y de repente… me escribe cosas súper bonitas.. cómo si no hubieran pasado 24 horas… tengo que decirte que soy un poco obsesiva…. pero en este caso… creo que no pido tanto..no?
A veces pienso que tiene otra chica… pero he estado en su casa.. en París 4 veces…. no sé…. empiezo a desesperar…..
Gracias Pepa!!!!!

Hola, querida.
Eres una mujer adulta, vida hecha, hijos adultos ya… ¿qué esperas? ¿Qué quieres? ¿Quieres un novio o estás bien así, cada uno por su lado?
Yo creo, y mándame a la mierda si lo crees conveniente, que sí, que eres un poco obsesiva, y que debes dejar que las cosas vayan fluyendo.
Tres meses… tres meses es mucho y es un suspiro en mujeres de nuestra edad. Y ya has estado en su casa varias veces.
Nena, espera. No te agobies. No metas prisa. Deja que lo que tenga que salir salga.
Estás justo en el momento de disfrutar de lo que venga porque viene como un regalo, no porque “es lo que toca”.
Besos mil. Disfruta del verano, nena. No pienses tanto.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (XVII)

Woman writing her dairy.

[M, email] Hola Pepa, te escribo para pedirte consejo y, a la vez, desahogarme. La semana pasada tuve un encuentro con un hombre bastante más mayor que yo, casi 20 años para ser exactos.
Hace como tres meses que le conocí por primera vez en un trabajo temporal que realice en su empresa. Él es el jefe, me pareció un hombre atractivo y con muchísima labia. Un cazador en potencia, de esos que te dejan tonta sin tú darte cuenta. El caso es que durante esos días no paso nada, pero yo notaba como me tiraba la caña cuando podía. Además los otros compañeros ya me avisaron de que era un “depredador”.
Pasado un tiempo, me lo encontré de fiesta, yo llevaba más de una copa encima, hablemos bastante y no sé como acabe en la habitación de su hotel. Decir que él a mi me ponía y mucho, me deje llevar y quise estar con él. No obstante, el problema viene porque él está casado y tiene hijos. Una de las cosas que más me ronda la cabeza es que lo que hice va en contra de mi ética y que cuando bebo pierdo el control de mis actos. Se que soy responsable de lo que hago, pero mentiría si dijese que no disfrute estando junto a él.
Espero que tus consejos me ayuden a dejar mis tormentos y que si vuelvo a tenerlo cerca saber decir no ¡Un beso grande y enhorabuena por tu blog!

Querida M, tan solo una pregunta ¿cuál es el problema?
Queríais acostaros y lo habéis hecho (no pongas el alcohol como excusa)… ya está.
El problema viene si quieres algo más. ¿Vas a seguir viéndole? Porque ahí sí que puedes tener problemas de mala conciencia, por aquello de que está casado.
Si es un golfo, como me cuentas, no vas a ser más que un escarceo, otra muesca en su revolver, por lo que yo ni me planteaba repetir y mucho menos una continuidad.
Si lo dejas en lo que es, un polvo, tampoco tienes que comerte más la cabeza, porque no eres tú la que tiene el compromiso, sino él.
Lo que sí me precupa es que me digas que si bebes pierdes el control. Por experiencia creo que el alcohol no nos convierte en alguien diferente, sino que refuerza lo que somos. Quizá ese yo que sale cuando bebes es una parte que reprimes y sale disparada cuando tomas una copa. Sé que es prácticamente imposible dejar de beber y tener relaciones sociales, pero cuéntaselo a un amigo o amiga de confianza, y que sea tu botón de parar cuando sea necesario. Ponte un límite: no más de una o no más de dos, y que no te deje beber más a partir de ahí.
Siempre será mejor que te corten el rollo que arrepentirte de algo que hayas hecho.
Un beso, querida.

[A, email] Hola Pepa:
Mi pregunta es muy simple. Últimamente todos los tíos con los que me acuesto carecen de algo tan básico como una erección completa. He llegado a pensar si seré yo. He salido de un divorcio y creo que quizá en este tiempo las cosas han cambiado y ahora se llevan las morcillonas.
No logro entenderlo porque las edades varían, las condiciones físicas…pero no he vuelto a tener una polla dura dura, no sé si me entiendes. Con todo lo que ello implica.
¿Estoy haciéndolo yo mal?
Ahora llevo un tiempo con un chico y lo mismo. Y no sé si decírselo…Como es un tema tan delicado…
Saludos

Hola, A.
Pues chica, no sé qué decirte. Con “todas” ¿a cuántas te refieres? ¿dos, tres?.
A los tíos hay varias cosas que les afectan en ese sentido: el alcohol, las drogas y la edad. También está el tipo que la tiene tan tan grande que no hay manera de que eso se ponga duro en la vida.
Me falta información, te digo, pero en el caso del chico con el que estás, yo eliminaría cualquier interferencia posible, es decir, no sé si se droga o si bebe, pero intentaría hacerlo sin aditivos de ningún tipo. También intentaría prolongar el juego. Los que no consiguen una erección normalmente, suelen estar más estimulados con las felaciones, aunque tampoco es una garantía de nada.
No desesperes, amiga. Esto son rachas. A mí también me ha pasado, pero reconozco que era porque me juntaba con deejays, y eso nunca dio buen resultado.
Un besazo.

[S, email] Hola Pepa,
Te escribo porque me encanta tu blog y necesito una opinión imparcial
Conocí hace unos meses a un chico en tinder (estábamos los dos) y hemos empezado a vernos y la verdad es que cada encuentro es genial y es muy detallista. Lo malo es que nos vemos poco por culpa del trabajo aunque mantenemos el contacto casi a diario
Yo me había dado de baja en tinder y pensé que el también, pero lo cierto es que el otro día me conecte y seguía ahi..
Así que una amiga le escribió por tinder y sorpresa…le dijo que estaba conociendo gente y que quizás en algún momento trataría con alguien pero que de momento no había nadie con el que le gustaría estar… sin embargo sigue ahí.. .
No se que hacer…tu que opinas? Es el.problema de meterse en estas paginas….
Un besazo y gracias

Hola, S.
Hay veces en que es mejor no saber, la verdad. Yo creo que en esto de seguir o no dentro de Tinder cuando se conecta con alguien, no hay que meterse. Es decir, que si tú creíste que lo más lógico era darte de baja, es tu decisión, pero no puedes pretender que el otro haga lo mismo.
Muchos siguen conectados después de iniciar una historia, por tontear, porque no están seguros, porque no saben hasta dónde va a llegar esa relación y no tienen ningún compromiso… Todas las razones son perfectamente plausibles.
¿No quieres estar con alguien que sabes que sigue conectado en la app? Corta la historia. Pero yo creo que en lo que deberías centrarte es en el día a día y en cómo estáis juntos.
Lo de mandar a tu amiga a “hacer la araña” solo te ha hecho daño a ti, porque ¿tú le contarías tus intenciones reales a un desconocido con el que hicieras match? ¿O quizá, como todos, soltarías el discurso de no buscar nada serio de momento?
Plantéate qué intenciones son las que tienes tú con él, y si te interesa tanto, pregúntale cuáles son las suyas. Nos pasamos la vida haciendo suposiciones, y es todo más sencillo si preguntamos directamente.
Un beso, nena.

 

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

To palante

Si tenéis alguna amiga que es madre, y en verano dice que sus vacaciones comienzan cuando sus hijos y su pareja se van a la playa, y ella se queda sola porque tiene que trabajar, no la toméis por loca o una psicópata del trabajo, es que a veces nuestro descanso consiste en ocuparnos solo de una persona y una tarea.

Así es posible que, si vais a visitarla a casa, lo único que haya en la nevera sea cerveza y gazpacho, que se haya pintado las uñas de los pies, y que esta semana ya se haya exfoliado dos veces.

No somos conscientes de la carga física y mental que asumimos durante todo el año. Lo llevamos to palante, lo tenemos interiorizado. De hecho, la mayoría de las veces preferimos asumir la carga antes que tener otra discusión más.

Ayer fui a visitar a una amiga. La amiga que decidió ser madre en solitario. Está feliz, nunca la había visto tan guapa. Su niño es una preciosidad. Dice, no obstante, que a veces echa de menos no un hombre al lado, sino el concepto de tener a alguien en el que apoyarse, porque es MUCHO lo que exige un bebé.

Le explico que, aunque te venden la moto de que los niños se tienen en pareja, la realidad (la mía y la de muchas mujeres; no de todas, afortunadamente, pero sí de una gran mayoría) es que si antes asumías muchas de las tareas que suponen vivir en pareja, con un niño las sigues asumiendo y encima te sientes desbordada, porque además de ocuparte del bebé, te tienes que preocupar de planificar y darle instrucciones a tu marido para que haga cosas, y si no las hace, cabrearte como una mona. (en este cómic lo explican de maravilla).

“Pues va a ser verdad”, me dice, “tengo un montón de amigas que se están separando de sus parejas, y hace poco que tuvieron un hijo. Y mis compañeras de Pilates, la que más y la que menos tiene broncas con su pareja por lo mismo”. Esto es real.

Yo veo el fregadero de la cocina lleno de platos, y muy cansada tengo que estar para no tomarme 10 minutos en vaciar el lavavajillas y ponerlos a lavar. Mi ex marido, hasta que no había ni un puto vaso no se acordaba de ponerlo. O, si iba al súper, compraba cervezas, helado y dulces… ¿eso vamos a comer? Aún a día de hoy, que cada uno vive por su lado, tengo que recordarle entre tres y cinco veces las fechas de vacaciones de su hijo, CADA UNA DE ELLAS (Navidad, Semana Santa y Verano) según van acercándose las fechas, porque nunca las anota. O la dosis de cortisona que hay que suministrarle si le pica un insecto (porque es súper alérgico). Soy yo la que hace pagos, transferencias, pide citas médicas, reserva de libros, etc etc etc.

Y es que pasan, ya estás tú para acordarte de fechas, hacer la lista de la compra o mantener el espacio en orden. Ay de ti si te declaras en huelga de brazos caídos, porque la mierda llegará al techo y comeréis de burryking todo el rato. Y encima discutiendo todo el día.

Mi amiga echa de menos un brazo en el que apoyarse. Cómo hacerle entender que es mucho peor buscar el brazo en el que apoyarte y encontrar que no está. Eso hay que vivirlo para entenderlo.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Recordatorio

Llevo una temporada baja de ánimo (lo habréis notado quizá al leerme). No sé si es cansancio (hace mucho que no tomo vacaciones), que me asignaron a un nuevo proyecto, que me afecta el calor, que tengo desarreglos hormonales… Mira, yo qué sé. Amante dice que no siempre puedo ser un cascabel, y razón no le falta, pero ¿a quién le gusta estar de bajona? A mí no, desde luego, y hasta me enfado conmigo misma, con mi cuerpo, por no responderme.

A veces escribo en el iPad. Otras en el programa de anotaciones del teléfono (sí, los trayectos al trabajo me inspiran). Y otras más lo hago en el portátil, casi siempre en domingo, como ahora. En el escritorio guardo un archivo, algo que escribí hace algo más de tres años. El nombre del archivo es “Agonía”, y fue donde escribí un grito de socorro, donde puse en palabras la situación que vivía en ese momento. Ese “NO PUEDO NI UN MINUTO MÁS”.

Podría haberlo borrado, y aún puedo hacerlo, pero lo conservo ahí, en el escritorio, como un toque de atención, como un recordatorio de cómo estaba entonces y de cómo estoy ahora. De hasta dónde pude aguantar y de un lugar adonde no pienso volver jamás.

Hace algo más de tres años, cuando tomé la decisión de separarme del padre de mi hijo, no conseguía dormir, y tuve que pedirle a mi médico que me recetara algo para poder hacerlo. Perdí peso (quizá un poco más de lo debido), y estaba frente a una hoja en blanco. No sabía lo que iba a pasar con mi vida, pero estaba decidida a no volver otra vez a esa “agonía” que explicaba en esa carta.

Así que en días, como hoy, en los que estoy con “la bajona”, en los que creo que no puedo con mi coño y me pesan los años, en los que abro el portátil y veo ahí, en el escritorio, ese archivo que pone “Agonía”, pienso que soy muy afortunada por haber aprendido la mejor lección de todas: he aprendido a ser libre (de verdad), independiente (de verdad), a respetarme (de verdad). Con ello llegó todo lo que faltaba antes: autoestima, valor y tener la suerte de encontrar a alguien que te quiere por quien eres, no por lo que puede obtener de ti.

Siempre os digo que no aceptéis a nadie que, como mínimo, os quiera como iguales. Que sea capaz de cruzar la ciudad solo por ir a buscaros. Que os acepte con los días buenos y los días de bajona…

No os conforméis con menos y, si lo encontráis, no deis menos que eso.

Yo ahora voy a cenar, a acostarme temprano porque estoy muy cansada, a darle las buenas noches a quien quiero,  y a dormirme pensando que cada día que pasa está más cerca el momento en el que borre ese puto archivo, que cada vez es más ajeno a mí.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Esperar algo que nunca llega

Mother and son (8-10) walking on beach, rear view, close-up

Últimamente me he enganchado a una serie, “Casual”. Un hermano y una hermana que viven en la casa de él, después del divorcio de ella, junto a una hija adolescente. Ambos son un pelín rebuscados (él un genio de la programación que se inventó una existosa web de citas, y ella psiquiatra), con bastantes taras emocionales, que según avanzan los episodios descubres que son consecuencia de unos padres disfuncionales – y tremendamente hostiables -, que los criaron de aquella manera. En mi opinión, bastante centratidos están teniendo en cuenta cómo fue su infancia.

El caso es que en uno de los episodios un personaje secundario y fugaz le dice a Valerie, la prota, que “los hijos esperan toda la vida que sus padres les pidan perdón, y los padres que les den las gracias, y como nunca sucede, ambas partes andan siempre en lucha”.

Tenemos la mala costumbre de recordar solo lo malo de nuestras relaciones, incluidas las familiares, y esto va dejando una especie de roña, de amargura, en nuestra existencia. Deberíamos dar más las gracias por lo bueno vivido, y pedir más veces perdón por los errores, pero lo hacemos al revés. Y ni pedimos perdón ni damos las gracias.

He visto muchas veces a lo largo de mi vida a padres y madres que se han sacrificado hasta extremos inimaginables por sus hijos, que les han salido unos petardos desgraciados y desagradecidos. Como he visto padres a los que habría que quitar la custodia y pedir una orden de alejamiento, porque siendo seres inconscientes, auténticas malas personas, les han salido hijos como soles.

Yo… yo he vivido de todo. En mi caso no sé si tendría que haber dado más las gracias o haber pedido más veces las cuentas. Ya no me importa.

Ahora solo miro por el hoy, como mucho mañana. Entiendo que lo único que puedo hacer como madre es ser honesta, dar lo mejor de mí, y equivocarme, por supuesto.

No sé si mi hijo algún día me dará las gracias, pero lo que no quiero es tener que pedir perdón.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (XVI)

Woman writing her dairy.

[M, email] Hola Pepa!
Te voy a contar. Llevo un par de meses ligando con uno de mis amigos del trabajo. Hemos hecho un grupo súper guay, y a pesar de que a ninguno nos encanta lo que hacemos, ir a trabajar es un poco menos horrible porque nos reímos a carcajada limpia. ¿Y por qué no hacer peligrar algo de eso?
La verdad es que me la he jugado porque este chico tiene todo el pack, listo, guay, apasionado de cosas, culto, divertido, tenemos mil cosas en común, y oye, guapo de caerte de culo pues también. En el pack también viene una relación tóxica de ir y venir con su ex. Ahí entre todos los atributos. Como los garbanzos en el cocktail de frutos secos. Escondidos al acecho.
Y entonces aparecí yo, y durante un mes, estuvo “convencido” de que no quería más eso, y parecía que iba genial. Nos reíamos muchísimo, teníamos muchísimos planes guays e íbamos a un ritmo normal teniendo en cuenta que nos veíamos todos los días. No era nada serio, pero nos estábamos conociendo. Yo sabía que había salido hacia nada de esta movida y tampoco quería correr porque tampoco estaba segura. Y hombre, sabiendo que nos vamos a ver todos los días, si no ves nada y no te interesa pues casi mejor que te pillas a otra supongo.
Hasta que se enteró ella de que yo existía y volvió con la caballería, con la ganadería y con un par de jirafas que pillo del zoo. Pilló a la vuelta de nuestro primer finde juntos.
Y él decidió que lo nuestro se estaba volviendo demasiado serio, y que yo era demasiado fantástica para marearme, porque se debió dar cuenta de que mi pose de que me la suda todo era más bien fake, porque está hecho un lío. Y no puede estar enamorado de nadie ahora. Vamos, lo que viene siendo agobio de manual. Porque es verdad que yo quería tomármelo con calma, pero me gusta este chico en serio. Y soy una pringada, y se me nota. De mi patatita salen muchos sentimientos y se suelen agobiar. Pero realmente no concibo que alguien se meta en el berenjenal de pillar con una amiga del trabajo a la que ves 24-7, si no ve algo un poco fuera de serie y futurible. Así que lo del agobio supongo que encaja.
Y ella le marea y el se deja marear, o se marean mutuamente. Y realmente está bastante hecho polvo, parece una relación bastante tóxica. Van y vienen a todas horas. Un martes se gritan de todo, tú eres tonta y no sabes escribir. Pues tú eres un hijo de puta que no me merece y me voy a ir con otro. Pues vete. Ay no no no, mejor no te vayas. Te quiero. Te odio. Chimpun. Te bloqueo. Te desbloqueo. Que tal estas? Miércoles deciden que no van a discutir más. Viernes ella se agobia. Domingo ya no siente lo mismo. Martes bronca. El ciclo sin fin que lo envuelve toooodo.
Y como soy un poco gilipollas, pues no he salido corriendo. En parte porque durante este mes parecía que ella era persistente como la sequía y que no entendía un no por respuesta, hasta que vi lo del finde en la playa, que dime tú que clase de falta de dignidad cuando te enteras tu ex novio con otra tia en la playa, y decides que lo mejor es llamarle por teléfono y montarle un pollo y decirle que tu también con otro, que no, que es mentira, que realmente le quieres (y ojo que él también le cogió el teléfono).
Porque tengo una predilección poco sana por los perritos abandonados, pero combinada con una tolerancia a la frustración entre nula e inexistente. O sea, un poquito complejos siempre me gustan, pero claro, esto combinado con que nos vemos todos los días a todas horas y hemos estado quedando dos o tres veces extra por semana. Yo flying on the wings of love. Y el agobiándose. Y la otra yendo y viniendo. Un buen percal. A todo esto, mis amigos se han ido enterando, y todos pensaban que estábamos guay hasta que yo me he ido desmontando con un par.
Y yo ahora, más perdida que un hijueputa el día del padre. ¿Como hago para tomarme las cosas con más calma? ¿Hay una receta para verlo todos los días y que no se me caiga la baba? ¿Qué coño crees que va a pasar? ¿Le vendo los derechos de mi vida a alguna cadena para que hagan una sitcom?
Muchas gracias de antemano,
M

Ay, niña de mi vida y de mi corazón, menudo trajín.
Yo de ti saldría corriendo. Que sí, que te gusta que te vuelve loca, pero loca de “ingreso en la López Ibor” te van a volver estos dos Pimpinela de la vida. No hay hombre tan guapo ni tan maravilloso que se merezca que pierdas la dignidad por él.
Está claro que el ni contigo ni sin ti se va a prolongar hasta que a la loca  le salga de toto, eso es así, y a este muchacho le veo con síndrome de Estocolmo a tope, y esos son los peores, porque te dejan hecha polvo, con el corazón roto, y encima se van con la que les trata como el culo.
Corta esta historia. A él le dices CLARITO que cuando deje de tener novia (y empiece a tener cojones) que te busque, pero que mientras tanto compañeros y fenomenal todo, os lo habéis pasado genial, pero que a marear a tu casa, guapete.
Hazme caso, y no te dejes arrastrar.
Besos mil.

[M, email] Hola Pepa!
Te escribo con la cabeza hecha un lío. Hace un año que estoy saliendo con un hombre. La verdad es que pensaba que todo iba viento en popa. A mi me ha costado confiar, porque soy madre soltera de un peque de 3 años. El padre de mi hijo se largó cuando yo estaba embarazada y hemos tirado los dos solos para delante. Me he sentido muy cerrada y desconfiada ante el amor, hasta que llegó mi pareja actual. Que además aceptó a mi pequeño y todo fluía genial.

Pero en un año de relación me ha dejado 3 veces. Siempre ha sido en el mismo contexto. Por alguna crisis o discusión, ante un malestar coge y me dice que lo deja y huye. Yo me quedó fatal y a la semana o dos él me pide volver.

Te cuento lo que ha pasado este fin de semana y el motivo por el que me ha vuelto a dejar de nuevo.

Este fin de semana yo tenía planes por mi lado y él por el suyo. Él se iba a otro pueblo con unos amigos a una fiesta. Hasta ahí todo perfecto.

Se marcha el sábado por la mañana y hasta el domingo por la tarde no tengo noticias de él. Cuando me escribe le digo que estoy molesta porque estaba preocupada por él, pq no sabía si había cogido el coche o si se quedaba allí a dormir. Me dice que no es para tanto y que no tiene la importancia que yo le doy. Le digo que para mi sí la tiene, q sólo pedía que se comunicara en algún momento conmigo para saber que todo estaba bien.

El lunes habla conmigo y me dice que lo deja, que se ha sentido muy mal pq yo me haya enfadado. Le digo que estas cosas hay que hablarlas, que en las relaciones hay q sentarse a hablar, negociar, llegar a puntos en común y no salir corriendo en cuanto hay un problema. Pero me dice que no, que lo que le sale es dejarlo.

Pues mi orgullo tb está herido y me parece que no se tira por la borda una relación por algo así. Por lo que por mi parte tengo claro que si vuelve como en las otras ocasiones esta vez no le daré más oportunidades.
Tú q crees?

Hola, querida. Gracias por contarme tu historia y confiar en mí.
Siento ser yo quien te lo diga, pero tú no tienes una relación, tienes un chulo que va y viene según le conviene, y que al primer problema, vamos, en cuanto le echas en cara su inmadurez, lo quiere dejar.
Me parece que siendo madre, y tras la experiencia de la espantada del padre de tu hijo, deberías preferir a un hombre como es debido, a una persona que esté por ti.
Mira, yo quería mucho al padre de mi hijo, pero justo cuando tuvimos al niño descubrí que nunca iba a madurar ni a dejar de ser un egoísta.
No te conviene este hombre, nena, déjalo. La gente no cambia, y este tipo va a ir a peor, te lo prometo.
Deja sitio para que aparezca una persona decente, no te agarres a algo que no tiene futuro.
Un beso, reina.

[A, email] Hola Pepa!  antes de nada decirte que me encanta tu blog y los consejitos que das a las personas que te escriben,bueno no me enrollo te expongo mi “cacao” actual y espero que me aconsejes.
Resulta que hace 5 meses conocí a un chico por un una red social,vivimos en países distintos,pero aún asi él me vino a conocer,todo fenomenal hubo chispa desde el principio y  mucha química,desde ese dia ha estado viniendo un fin de semana largo todos los meses,siempre que regresaba a su casa reservaba en seguida para el próximo viaje,pero resulta que esta última vez los días pasan y el no dice nada de regresar,su comportamiento es el mismo conmigo,pero de repente no sé si va a volver,he intentado sutilmente preguntar(para no presionarle) pero sin resultados,la verdad que no sé que pensar,yo por ahora no puedo ir a verle tampoco,asi que no sé que hacer ni que actitud tomar,si después de preguntar sutilmente no sé nada,que hago? si no fuese a volver supongo su actitud hubiese cambiado,pero él sigue cariñoso y atento conmigo,aconsejame Pepa no sé que pensar ni que hacer.  Un saludo y un fuerte abrazo

Hola, A.
Gracias por leerme, y por contarme tus cuitas.
Hummm… no sé qué decirte, sinceramente. Puede ser que esté esperando que alguna vez tú vayas a verle, o que, sencillamente, no pueda viajar tan a menudo.
En todo caso, lo de preguntar “sutilmente” cuando lleváis cinco meses de historia, no lo entiendo. ¿Por qué no se lo dices? “Te echo de menos. ¿Cuándo vas a venir? Iría yo, pero no puedo”, saldrás de dudas, de imaginarte cosas, que estoy SEGURA de que ya andas dándole a la lavadora ¿a que sí?
No seas cobardica, mujer, que no va a ninguna parte.
Un beso grande.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (XV)

Woman writing her dairy.

[N, email] Hola Pepa: Buenas!
Antes de nada, queria darte la enhorabuena por el blog, ME ENCANTA! Desde que lo descubrí no he dejado de leerlo.
Bueno, más que consultar que hacer, quiero contar lo que me está pasando.
Llevo 6 años con mi novio, mas de 4 hemos estado separados fisicamente, trabajando cada uno en un pais diferente y viendonos una semana cada 3 meses… si cuadraba. Todo iba más o menos bien, hasta que decidimos casarnos… se acrecentaron los problemas, sobre todo por parte de su familia.
A finales de año, la cosa empezó a empeorar bastante. No puedo soportar que lo pisoteen lo tratan como un niño y él esté tan tranquilo y ni alce la voz. Le dije que necesitaba que se portara con un hombre y pusiera a los suyos en su sitio, me lo prometió por que se dió cuenta que lo tenian atado, y que cuando volviera de vacaciones a España trataria de solucionar los problemas.
A la vez que ocurria todo esto, estando mal la relacción, en una cena de empresa…apareció un compañero de trabajo, que lo habia dejado con su novia, pasamos unos dias geniales hasta que me mandaron a trabajar a otro país, en el mismo en el que estaba mi “novio”. Una vez en el nuevo destino,mi novio y yo veiamos más asiduamente, mejoró un poco la situación…hasta que le tocó irse de vacaciones a España y de todo lo prometido nada.
Al mes de llegar al país… también mandaron para el mismo centro de trabajo al compañero de la cena…que a su vez habia vuelto con su novia y se vinieron los 2.
Pues después de 2 meses de tonteos, mensajitos miraditas…ayer, en la oficina, en la sobremesa en la oficina ( estabamos solos) manteniendo una conversacion normal, me acabó besando.
Esta situación me está empezando a desbordar: Mi novio va a anteponer a su familia siempre, y no estoy dispuesta a tener ese lastre durante toda mi vida ( ver como lo bejan, lo desprecian, por descontado a mi también… y el no hace absolutamente nada), lo quiero mucho pero no me veo capaz de aguantar a mi familia política estoicamente, sin abrir la boca el resto de mi vida y por otro lado el compañero me encanta, pero también tiene lo suyo. Intento seguir el consejo de mis amigas y mi familia, HAZ LO QUE TE HAGA FELIZ.
Muchas gracias por “escucharme”.
Querida N.
Menudo partido a cuatro bandas tienes…
Relee el correo que me acabas de mandar y date cuenta tú sola del desastre que hay montado. Para resolver un desastre hay pasos que seguir: limpia, recoge, arregla.
Para limpiar tendrás que sentarte a ver si quieres seguir con ese novio de a ratos y poco implicado que tienes. ¿Lo quieres de veras? Sigue. ¿No lo quieres? Déjalo libre y a también.
Recoge. Estás a dos bandas (o más, si añades el trabajo y los traslados). Chica, repliégate. Tómate un tiempo de introspección y pensar qué es lo que quieres.
Arregla. Todo cambio necesita después de pequeños ajustes. Yo creo (así lo pienso) que a tu novio ya le diste boleto, aunque no oficialmente. Arregla tu vida primero antes de lanzarte a por tu compañero. Pero piensa que aunque tú te tires a la piscina, puede que él no lo haga. Así que sé una mujer madura y acepta los riesgos. Pero el que no arriesga no gana.
En esto estoy con tus amigos: haz lo que te haga feliz (aquí también vale “lo que no te haga infeliz”.
Besos mil, mi niña..

[M, email] Buenos días Pepa.
En primer lugar, darte la enhorabuena por el blog. Para mí tus post son como mandamientos, y se lo recomiendo a mis amigas.

Te escribo porque tengo un importante lío en la cabeza, y ya tengo aburridos a todos mis amigos…

Me presento, me llamo M y tengo 31 años. Tengo novio formal desde hace 9 años y cuatro meses. Llevamos viviendo juntos un año y medio. Nuestra relación ha tenido, como todas, un montón de altibajos, pero la convivencia nos va muy bien.

Empezamos bastante jóvenes, él con 21 y yo con 22. Como hace tres años llegó el dilema sobre si irnos a vivir juntos. Yo quería irme de casa de mis padres pero él compartía piso con su mejor amigo, y estaba cómodo. Me hice la dura y decidí irme a vivir sola con 28 años, a un pisito de una habitación, en mi ciudad. Esto provocó una crisis oculta entre nosotros que, aunque aparentemente estábamos bien, yo no estaba muy a gusto. En el fondo lo que yo quería era vivir con él. Nunca se lo dije abiertamente, puesto que no veía gran interés por su parte en venirse conmigo, y porque además me dijo que creía que me vendría bien vivir sola y que aún no estábamos preparados.

A la par de esto, conocí a otro chico, amigo de una amiga, y que vive en otra ciudad. El chico me encantaba desde el minuto cero, y traté por todos los medios de liarlo con mi mejor amiga, sin éxito (porque a él le gustaba yo). El resultado fue que, a raíz de varios viajes de trabajo a la ciudad donde él vive, acabé yo liándome con él. Estuvimos liándonos en varias ocasiones consecuencia de mis viajes de trabajo o sus viajes de placer a mi ciudad. Esto duró 8 meses en los que hubo 4 encuentros, aunque sí que mantuvimos el contacto mediante mensajes y llamadas. Mientras tanto, yo seguí con mi novio. Quería convencerme de que lo que había con el otro era pasajero, un capricho, de que no pasaba nada y que tenía que acabar con ello, porque al que quería de verdad era a mi novio. Aunque sé que me comporté como una absoluta zorra, lo pasé muy, muy mal. Le conté a varias de mis amigas lo que había pasado y me apoyaron muchísimo, a pesar que adoran a mi novio. Hablé un montón de veces con el otro chico diciéndole que no podíamos volver a vernos, que no llevaba a ninguna parte, blablablá… Él no me decía nada, así que yo pensé que tampoco le importaba mucho.Total que se terminó, aunque de vez en cuando nos mandábamos mensajes. Mi novio andaba con la mosca detrás de la oreja durante varios meses, y me pilló varios mensajes con él. Terminé confesándole que había tenido un lío con el otro, aunque no le conté toda la verdad. Tuvimos, como es de suponer el gran drama, en el que me dijo que me fuera de casa. Cuando estaba con la maleta en la puerta y el hotel reservado, se echó atrás y me dijo que no podía verme marchar. Me perdonó, y le prometí que cortaba con el otro. Le borré del móvil, de las redes sociales, y estuve un año sin hablar con él.

Los primeros meses de reconciliación con mi novio fueron durillos, pero lo fuimos superando. Él empezó a ser mucho más como yo quería que fuera en un principio: más atento, cariñoso… es el novio perfecto y estoy segura que sería un fantástico padre. Se porta muy bien con mi familia y con mis amigos, y me demuestra que me quiere muchísimo.

El caso es que justo un año después de la reconciliación, volví a retomar contacto con el otro chico por mensajes. Éste, durante todo este año, había venido de visita un montón de veces a mi ciudad, no sé muy bien si por mí, si por fastidiar, o porque realmente le gusta mucho venir. Yo no le vi en ninguna de esas ocasiones, aunque él quedaba con algunas de mis amigas de mi ciudad (se conocen y se caen bien). En esas ocasiones, yo desaparecía o no salía para no encontrarme con él.

El caso es que a raíz de su última visita a mi ciudad, volvimos a mandarnos algún mensaje, y llevamos así dos semanas. Me confesó que me quería y que me echaba mucho de menos. Total que cuando yo ya estaba tranquila y pensaba que tenía todo claro, parece que tengo una puta recaída y me estoy volviendo a plantear si estoy enamorada o no de mi novio. Me estoy planteando si realmente me gusta de verdad el otro, porque si no es así, ¿por qué coño hablo con él? Luego me siento fatal, porque aunque NI SE ME PASA POR LA CABEZA volver a liarme con él, joder, por qué le hablo? Sí que es verdad que le echo de menos y me acuerdo muchas veces de él (ahora no tanto como antes, pero al principio tras estallar todo, sí). No puedo seguir así, tengo que tomar una decisión. Ya ni siquiera le cuento este último capítulo a nadie porque mis amigos tienen que estar aburridos de esta historia, y yo también de oírme a mí misma.

¿Tú cómo lo ves? ¿Debo olvidarme de una vez de la otra historia y centrarme en mi vida y madurar? ¿Estaré enamorada del otro y tengo que irme de casa? Por favor, no omitas insultos, sé que soy una auténtica cabrona, infantil y egoísta. Si lo que necesito es terapia de choque, no te cortes.

Muchas gracias, y nunca cambies.

P.D.: disculpa los tacos…

Querida M.
Gracias por leerme y por confiar en mí.
Menudo jardín en el que te has metido, y te has metido tú solita, sin que nadie te haya empujado.

Desde el borde de la piscina se nada muy bien, pero te voy a contar cómo lo veo yo. Tú a tu novio le quieres, eso no lo pongo en duda, pero querer es una cosa y enamorarse es otra. El que te hace saltar las alarmas es “el otro”.

Que tu comportamiento es infantil e inmaduro es obvio, y toda la historia gira en torno de, digámoslo claro, tu necesidad de que todo se desarrolle como tú tienes previsto en tus planes. Me parece que eres alguien que necesita y demanda mucha atención (ojo, que lo mismo me equivoco. Si es así, te pido disculpas).

¿Cómo volviste a contactar con el otro? ¿Le escribiste tú o lo hizo él? Apuesto a que tu novio no tiene ni idea de que volvéis a hablar. Si fuese una relación de amistad honesta, si estuvieras totalmente segura de que no hay nada más, se lo habrías dicho, pero de la que menos segura estás es de ti misma. No sé si porque crees estar colgada del otro o porque crees que te vas a quedar sin novio.

En todo caso, es injusto e inmaduro que estés jugando así. Por dios, que tienes 31 años, no 20, sé valiente y decídete de una puta vez por uno o por otro. Si te quedas, corta con el otro para siempre. Pero si estás enamorada del otro, sé honesta con tu novio y no le engañes más. No creo que se lo merezca, porque nadie se lo merece.

Un beso, nena. Sé una mujer adulta.
Pepa

Pd (los insultos son el recurso de la gente sin argumentos. Y sospecho que ya te autofustigas bastante tú solita).

[A, email] Hola!! Me acabo de topar con tu blog y me ha encantado! Me has alegrado el día de oficina!

Aquí va mi “dilema” sentimental; Me mudé hace 1 año y medio a Inglaterra, al par de semanas conocí a un chico y desde entonces no nos hemos separado, somos como Pili y Mili, nos lo dicen nuestros amigos y familiares, que somos como la pareja perfecta. Y yo estoy SÚPER feliz con él y le quiero más que a nada. Hace unos meses compró una casa y se mudó a ella hará unos 3 meses. Desde que él se interesó por comprar una casa, la idea de que yo me mudara con él siempre ha estado en el aire. No quise mudarme con él inmediatamente porque quería darle su espacio (aún que prácticamente ya vivíamos juntos), pero al final en un mes me mudaré. Yo estoy muy emocionada, porque me encantaría vivir con él y la casa es una pasada y mi vida cambiará al 100%. Él siempre me ha dicho que sí que quiere vivir conmigo pero a veces (y esto es porque él es SÚPER sincero, a veces, demasiado…) me dice que a lo mejor la estamos cagando y que le da miedo que la relación se tuerza por la convivencia. Y yo le digo que no, que ya prácticamente vivimos juntos y que no debería preocuparse porque somos muy acordes, somos dos personas que nunca discuten (lo sé, es raro pero nos gusta hablar las cosas y los dos somos extremadamente tranquilos). Pero mi dilema/problema/preocupación es, que no quiero que se sienta obligado a vivir conmigo porque ese era el plan desde un principio, siento que yo le estuviera forzando y me gustaría verle más emocionado con que yo me mude a allí. No se qué hacer, cómo actuar. Nunca antes he vivido con una pareja y también me da miedo y supongo que este momento que para algunos será una gilipollez, para mi es algo importante y no me lo imaginaba así.. siempre le cuento todo, nosotros lo hablamos todo pero me da miedo preguntarle y que me diga que NO, que no quiere vivir conmigo, que se ha arrepentido, que me quiere pero que no quiere que vivamos juntos. Porque si es así yo me voy a España, no tengo nada que hacer aquí, me encanta mi trabajo y la ciudad y estoy contenta pero echo de menos la familia y amigos y si estoy aquí es por él. No se, estoy acojonada. En todas las relaciones que he tenido anteriores yo era la que cortaba el bacalao, y ahora es él el que tiene la sartén por el mango y yo soy la insegura. Y no es que él me quiera hacer sentir así, todo lo contrario, él siempre me dice lo enamorado que está de mi y lo muchísimo que me quiere y lo preciosa que soy y que no se imagina su vida sin mí pero luego me suelta cosas como “NO SE SI ESTAMOS HACIENDO BIEN EN IRNOS A VIVIR JUNTOS” y me deja K.O. !!!!

Tú que piensas!??? Porque me va a salir una úlcera de tanto comerme el coco!!

Gosh, la que te acabo de soltar. Pero lo llevaba dentro y aún que no contestes yo me he quedado a gusto y no se lo he contado a nadie de mi entorno por no estropear la imagen que tienen de él, de chico mega perfecto. Y a veces también me planteo si me merezco estar con él (lo sé, no debería pensar así..), pero le veo tan perfecto.. que pienso que es una broma y un día va a desaparecer! Desde que le conocí siempre he pensado: pero este chico que ha visto en mi? No es que yo sea un cardo borriquero (la verdad es que estoy bastante bien) pero él es simpático (le cae bien a TODO EL PUTO MUNDO), es asquerosamente guapo, súper divertido, muy inteligente, tiene ese toque British a lo Jude Law que quita el hipo y un trabajo maravilloso. Vamos, que el jodio es perfecto. Y q mi me hace sentir insegura!! Y con ese atisbo que le veo a veces de que no está seguro de este paso que vamos a tomar.. pues me deja hecha mierda hija..

En fin, enhorabuena por el blog, de verdad que me has alegrado el día,

Mil gracias!!! Besitos desde Inglaterra ❤
Hola, A. Qué bien que te guste el blog. Lo cierto es que escribo bastante sin filtros, y aunque al principio me he ganado más de una bronca por deslenguada, con el tiempo parece que es parte del éxito, que escribo como hablo, como hablamos las mujeres, y eso se nota.

Después de este autobombo absurdo, vamos a por tu dilema.

Tu Don Perfecto no puede ser más perfecto, hijamía, si no tuviera dudas no sería una persona normal, lo que dice MUCHO a su favor. Es lógico que piense que la convivencia puede crear roces, porque los va a crear, pero tampoco es el fin del mundo. Al vivir en pareja hay que ajustar muchas cosas, y no siempre es fácil. Por mucho que paséis varios días a la semana en su casa, sigue siendo SU casa, y tú eres su invitada. Cuando te mudes eso cambiará.Por eso es importante tener algunas cosas muy claras de antemano: si es su casa, la paga él, pero compartís el resto de gastos. Parece de perogrullo, pero te sorprenderías la de conflictos que generan los temas económicos. Como él paga la vivienda, ten detalles de vez en cuando (tipo una vez al mes) con él… una cena, un regalo, una escapada de fin de semana. Deja claro que compartís un hogar, que no eres “una visita”, aunque la propiedad sea suya.

Para evitar los roces, también es importante dejar claro los temas más prosaicos, la limpieza y demás. Repartidlos, y si no os da tiempo por trabajo, contratad una asistenta. Tener asistenta ha salvado a muchas parejas de constantes peleas, créeme.Y chica, no te pongas tan tremendista, si sale bien maravilloso, y si sale mal, pues te vuelves y ya está. Pero acojonarse por a ver si la estás cagando… eso no, nena, eso es un error. Hay que echarle valor a la vida. Y a las relaciones aún más.

Un beso para ti y otro para Don Perfecto.

[Anónima, email] Hola Pepa! Antes de nada, enhorabuena por tu blog y por tu forma de escribir tan directa y amena, soy fan de poster! 

Bueno, ahí va mi dilema.
Llevo saliendo con el mismo chico durante 7 años, y tengo 22 (si, uff, lo sé). La gran mayoría del tiempo estamos fenomenal, pásamos mucho tiempo juntos, nos queremos y hay respeto por ambas partes (algo que considero fundamental), y además vivimos en una ciudad pequeña y la relación con la familia es muy cercana por ambos lados. 
El “problema” llega ahora: yo termino la carrera este próximo mes de julio (a él aún le quedan dos años) y mi idea para el año que viene es hacer un máster, y todo lo que me llama la atención se imparte bastente lejos de mi ciudad… supongo que ya sabrás por donde van los tiros, ¿no? Tengo un mess bastante serio entre hacer algo que puede que me guste menos pero me mantenga cerca de él, o lanzárme a la piscina, hacer lo que realmente quiero y no pensar en nadie más que en mí. Si te digo la verdad, la balanza está un 40% quedarme frente a un 60% irme, porque realmente pienso que no debo dejar de hacer nada que yo quiera por nadie en el mundo, pero la relación a distancia no creo que sea una posibilidad (no creo que lo soportaramos ninguno de los dos). Así que bueno, se qué ni tu ni nadie puede darme la solución perfecta, pero al menos tener otra opinión desde un punto de vista más objetivo… ¿Tú qué opinas/harias/aconsejarias?
Muchísimas gracias de ante mano, eres una crack!!
Atte. Anónima :)))).

Hola, Anónima.Cuando mi sobrina mayor se echó novio a los 15 años, como tú, su madre (mi hermana) me pidió que hablara con ella, porque consideraba que era demasiado joven para una relación. Le dije que ni se le ocurriera oponerse, porque a esa edad de rebeldía, cuanto más te dijeran por ahí no, más te ibas a meter, que del novio se cansaría más pronto que tarde. Y así ocurrió, unos 2 años después. Efectivamente, eran demasiado jóvenes para ennoviarse, y cuando maduraron rompieron, pero porque lo vieron ellos solos, no porque nadie les obligara.

Me estás preguntando cuando tú tienes tomada una decisión: no dejar de hacer lo que quieres por mantener todo como está.

Suponte que dejas de hacer el master, y en dos o tres años la relación se rompe, que es algo que entra dentro de las probabilidades porque habéis empezado siendo extremadamente jóvenes, y aún tenéis que cambiar y madurar mucho. Te sentirías frustrada, y le echarías en cara que dejaste lo que deseabas hacer por él.
Sé que las relaciones a distancia son casi insostenibles, pero tu vida no se debe regir solo por tu relación amorosa, o estarás perdida. Si realmente te quiere y te respeta no puede pedirte que renuncies. Ya conoces el refrán “si amas a alguien déjale libre”. ¿Cuánto dura el máster? ¿Un año o dos? Nadie os impide que os veáis cuando podáis, y si la relación resiste eso, será muy sólida. Si no, será un recuerdo precioso, y seguiréis siendo amigos, sin echaros nada en cara y sin frustraciones ni renuncias.
No sé si te he ayudado.
Un beso, niña.

[A, email. Santo Domingo] Hola Pepa, me gusta mucho tu blog, como escribes y te expresas, te encontré porque no hace poco, entre en el mundo de las citas online, Tengo 32, después de dos hijos una ruptura y dos años solas me decidí, empece a hablar con muchos,  pero hasta la fecha solo me anime a salir con uno, el tiene 40,  es  de otra nacionalidad pero trabaja en mi país, aunque vive en otra ciudad no muy lejos de la mía, soltero hasta donde sé, un hijo,  nuestra primera cita fue en un bar el me gusto yo le guste, fue una buena cita, hubo química, en la tercera cita nos acostamos, el sexo fue mas o menos, seguimos por whatsapp, por el messenger de fb el siempre me escribe, aveces llama, me invita a salir, aveces acepto aveces no, no todos los encuentros se han tratado de sexo, no vivimos en la misma ciudad, pero ambos encontramos la forma de vernos ocasionalmente, en eso pasaron unos 5 meses, el me gusta mucho no niego que me estoy enamorando, el se ve muy bien, creo que yo también, nos conectamos de manera intelectual, el sexo ha mejorado bastante y me parece que yo también le gusto, me lo ha hecho saber aunque no tengo muy claro ¿A que nivel?, pero el es un hombre de esos que trata de no involucrarse sentimentalmente, un poco frió,  me ha hecho saber sutilmente que también sale  con “amigas”  y que no busca establecerse exclusivamente, me cuenta historias que le han pasado con otras chicas en otros momentos, compartimos intereses e ideas en común, aveces parecemos mas amigos que otra cosa, excepto cuando nos vemos, por lo que decidí cortar comunicación con él, sin darle explicaciones ya que me gusta para algo mas y no solo sexo así como tampoco me siento conforme al saber que el sale con otras. El punto es, que después de mas de dos semanas sin comunicarnos me envía un link de un articulo de un escritor que compartimos interés en común, como para buscarme el lado y no se si deba contestarle o seguir evitándolo por que soy débil y temo caer en el circulo vicioso de estar con el y luego sentirme mal por que quiero más, quiero exclusividad etc.

Hola, A. En primer lugar, muchas gracias por leerme.
Yo creo que el mayor problema que tienes con esta relación es tu falta de sinceridad, y no me malinterpretes, me refiero a cómo quieres que este hombre sepa lo que tú esperas de él si no se lo dices.

Por otro lado, si él vive en otra ciudad y sale con más mujeres, y eso te incomoda, quizá deberías ponerle final a esta historia.

Yo me sinceraría y le contaría lo que sientes. Puede que te sorprenda y él también sienta lo mismo, y que se “proteja” de implicarse emocionalmente poniendo distancia. O puede ser que solo le intereses como amiga y compañera de cama.
En todo caso, saldrás de dudas, que es lo que necesitas.
Un beso, querida.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest