Archivos de la categoría divorcio

Pregúntale a Pepa (XII)

Woman writing her dairy.

Hola Pepa, nos encanta tu blog y siempre que podemos lo leemos y además lo comentamos entre nosotras. Somos dos amigas de 29 años del País Vasco, vascas vascas, de esas que no ligan mucho jaja. Te escribimos por que yo, Amaia, tengo dolores de cabeza con un chico. Hemos estudiado juntos toda la vida, y siempre hemos conectado muy bien. Ha habido temporadas que apenas nos hemos visto, pero cuando nos vemos hay una atracción sexual que creo que es por parte de los dos y los demás parece ser que lo notan. Tampoco siempre a sido una relación idílica, ya que él es muy inestable y a veces ha conseguido hacerme daño con sus desplantes. Pero hay algo en él que consigue que le perdone haga lo que haga. Estas navidades, después de muchos años acabamos en la cama (en el País Vasco no puedes perder una oportunidad así). Es verdad que he tenido pareja y he tenido rollos, pero al final él siempre vuelve.

Soy Ane, la amiga de Amaia. Ya no se como hacerlo para que vea que ese chico no le conviene y le he obligado a escribirte. Nunca he entendido como mi amiga llega a perdonar los feos que le hace ese chico. Es verdad que cuando él tiene buen día (por que mi amiga siempre tiene), se nota feeling entre ellos, pero estoy segura que no es sólo con ella, y cuando a él se le tuerce el día es capaz de discutir con ella como si fuera su novio (y además celoso). Vivimos en un pueblo pequeño, y se sabe que él se enrolla con todo bicho viviente, a sido infiel a sus parejas y mi amiga erre que erre solo tiene ojos para él. Yo creo que este chico es muy inteligente y sabe camelarsela. Aunque ella se da cuenta de eso, le da igual. El tema es que siempre estamos hablando de él y aunque intentemos no darle importancia, nos es imposible ya que es un chico que lo vemos hasta en la sopa y si no nos llega información sobre él.
¿Tu crees que dos personas que ya se han faltado el respeto, aunque tengan mucha atracción sexual, pueden llegar a algo? ¿Finalizará alguna vez esa atracción?
Gracias por leernos.
Un beso.

Queridas niñas, me ha encantado que me escribáis al alimón.

Me parece que Ane está profundamente preocupada por ti, Amaia, y yo estoy preocupada porque dos chicas tan jóvenes se anden comiendo la cabeza por un tipo que, a simple vista, no merece tanta fatiga.
Creo que Amaia está enferma del mal más antiguo: quiere lo que no puede conseguir. Y este tipo, que se ve que tiene de listo lo que de problemático, lo sabe. Lo sabe y lo utiliza.
Esto es una especie de enfermedad, una que solo se puede curar con la voluntad del enfermo. Porque si te hace sufrir, si te monta pollos absurdos, si se folla una mosca en el aire frente a tus narices y tú sigues erre que erre, es que no quieres curarte, Amaia, no hay más.
Mira, yo estuve 11 años con el padre de mi hijo. Los cinco primeros fueron muy buenos, luego tuvimos al niño y se abrió la caja de Pandora. Me la jugó mil veces, se portó como el culo. Y yo siempre le perdonaba… hasta que no. Un día me di cuenta de que mi futuro iba a ser más de lo mismo, pero incrementándose a peor cada año. Ese día le mandé a la mierda, y mi vida cambió por completo.
Plantéate, Amaia, si eres así de desgraciada sin ser nada tuyo (ni novio ni amante) ¿qué te espera en el futuro? No va a cambiar, va a ser el mismo cabrón. Te ha faltado a respeto tantas veces… Cuando te pierden el respeto no hay vuelta atrás.
Como te dije antes, si no te quieres curar no hay nada que hacer. Solo puedes hacerlo tú.
En cuanto al tema del ligar en vuestra tierra, chicas, abríos un Tinder y geolocalizáos en otro sitio con más material, una ciudad grande. Hacerse una excursión de caza un fin de semana puede solucionar dos cosas: follar y quitarse de la vista del elemento. Y como nadie os conoce, nadie puede chismorrear.
Ane: ten paciencia. A los amigos hay que quererlos como a los hijos, como vienen, y hasta que no se pegan el tortazo no escuchan lo que le estás diciendo.
No sé si os he ayudado o no. En todo caso MILLONES DE GRACIAS por leerme y confiar en mí.
Besos, Pepa

Hola Pepa, me llamo S… Te escribo porque seguro me darás una opinión 100% objetiva. Verás, tengo 23 años y siempre me han gustado los hombres mayores. Ahora llevo casi 3 años con mi novio (de casi 40) y la verdad es que me trata muy bien, nos queremos muchísimo, lo pasamos genial y es súper inteligente, pero en la cama hay algunos problemas.. Además, vivimos juntos. Desde que empezamos ya me sentía atraída sexualmente por otros hombres, pero pensé que se me pasaría. Nunca le he sido infiel. Hace poco he conocido a un hombre casado y con hijos de 50 años que la verdad es que me pone un montón y lo estoy empezando a pasar un poco mal. No es que mi novio no me ponga, pero al haber esos “problemas” no disfruto demasiado del sexo y a él le frenan a la hora de tener relaciones conmigo. Aunque sí que me encantaría estar en un futuro con el y casarnos y que se solucione todo. Tengo un buen cacao.. PD: Soy adicta a tu blog! Un besazo.

Hola, S.
Gracias por confiar en mí.
Te voy a contar cómo lo veo yo: tienes solo 23 años. Estar con un hombre de casi 40 es, siendo como eres tan joven, poco o nada extraordinario. Es bastante habitual a tu edad. Yo tuve un rollete con 17 años con un tipo de 37. Visto en la distancia él no era tan mayor. El problema es que yo apenas era una niña, muy suelta, pero una niña. No es que él fuera un viejo con 37. Es que yo apenas empezaba. El desfase era más que evidente.
Pero me cuentas que te sientes atraída por hombres bastante mayores que tú de manera habitual, y esto más que una opción empieza a parecerme algún tipo de filia. No tengo ABSOLUTAMENTE nada en contra de las filias, vaya por delante, pero quizá oculta otro tipo de problema.
Por lo que sé, por mi experiencia y por las mujeres que tengo alrededor, cuando una chica tan joven siente atracción por hombres que le sacan dos décadas o más, están buscando no solo la experiencia y la paciencia que ya tiene un hombre de esos años, sino la seguridad.
Los hombres mayores no suelen ser tan volátiles como los jóvenes, más que nada porque ya no les acompaña ni las fuerzas ni el físico, y estar con una mujer mucho más joven refuerza su autoestima y su virilidad. Les rejuvenece, por así decirlo.
Si detrás de esta preferencia que tienes se oculta el deseo de protección, la figura paternal, es algo que no me corresponde decirlo a mí, sino a un profesional (un psicólogo o un sexólogo), pero a simple vista es lo que parece.
No me dices si has tenido relaciones o te atraen también hombres de una edad más parecida a la tuya. Si no es así, me inclino a pensar lo que te he dicho al principio, que se trata de algún tipo de proyección. Porque recalcas mucho la edad del hombre con el que tienes una relación y la edad del hombre con el que fantaseas. En teoría tendrías que pensar que estás con un hombre y te atrae otro, sin más. Si pones por delante la edad que tienen… no sé, ahí veo yo que si le das tanta importancia es por algo.
No es fácil este tema… en realidad ningún tema que tenga que ver con las relaciones lo es. Pero hacer examen de conciencia, pararse a pensar por qué hace una las cosas, por qué se relaciona con tal o con cual, es lo que más ayuda. Párate a pensar quién eres y por qué haces lo que haces. Ser honesta con nosotras mismas habitualmente es la única salida.
Besos mil.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Frágiles

Dicen que estamos criando generaciones de niños frágiles, flojitos. No sé, puede que sí y puede que no.

Yo soy la pequeña de siete hermanos. Todo el mundo me decía mimada y blandita, y al final he salido resistente como una vara verde.

Creo que lo que nos hace débiles es no querer enfrentarnos a los problemas, no estar más o menos preparados desde la infancia.

Enseñar que caerse no es motivo de vergüenza, que equivocarse es la única manera de aprender, que decir NO ante lo que nos incomoda es un derecho, que llorar sirve para aliviar tensiones, que no existen los príncipes ni las princesas azules, sino personas que a veces encajan con nosotros y otras veces no, y no pasa nada si no nos enamoramos o no se enamoran de nosotros.

Todas o casi todas las consultas que me enviáis giran en torno a lo mismo: yo quiero, él no quiere, me deja, me hundo, me levanto, él vuelve, caigo otra vez, me vuelve a dejar. Y no tiene que ver con la edad. Sois chicas desde veintipocos a cincuenta, y más. No es una cuestión de generación: es una cuestión de fragilidad.

Hay que levantarse, sacudirse la ropa, ponerse una tirita en el desconchón de la rodilla, y memorizar dónde está el socavón en el patio del recreo, para no volver a caer justo ahí.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (XI)

Woman writing her dairy.

Hola Pepa está es la primera vez que escribo en un blog de estos pero necesito consejo porque me estoy comiendo mucho la cabeza.
Me llamo L. y tengo 25 años y llevo un par de meses hablando con un chico por WhatsApp al principio encajamos muy bien y me decía que se divertía mucho con migo la cosa fue tan bien hasta el punto que hacíamos sexting mandarnos fotos y vídeos guarros mutuamente vamos !! El problema surge cuando cada vez que le decía de quedar me ignoraba o me cambia de tema y luego todo normal con sexting y hablando de nuestras cosas . Pero últimamente veo que ha cambiado la cosa el ya no me escribe soy yo la que inició la conversación y el siempre poniendome excusas
Hace una semana le volví a repetir que quería quedar para verlo y simplemente no me contesto y a la semana me dice que estaba fuera por trabajo
Pero en si la cosa se ha enfriado mucho y desde esa vez de hecho no le he vuelto a escribir ni el a mi , me encanta pero no pienso volver a decirle nada porque no entiendo su actitud porque si se supone que te gusta alguien lo que quieres es verlo y quedar en persona no ?  
De hecho le dije que si no quisiera que le hablara más me lo dijiera que no pasaba nada y me dijo que no era eso ni muxo menos  en fin estoy hecha un lío.

Hola, L.
Ay, nena, te has encontrado un pajillero, como me encontré yo en su día.
Siento ser tan poco sutil, pero es que de veras no creo que sea otra cosa. Dos meses, haciendo sexting, y no puede quedar nunca… tch tch. No quiere nada más. Le has dado material ¿Para qué se va a molestar en quedar contigo?
Eres muy joven y tienes demasiada paciencia, me parece. Mándale a la mierda. No le mandes más mensajes. Bloquéale. ¿En serio crees que no tiene ni un momento para verte? Vengaaaaaaa. O no quiere o tiene pareja.
En cualquier caso. No merece la pena. De verdad te lo digo.
Habrá hombres a patadas que quieran estar contigo, antes que uno de estos, niña…
Venga, hazme caso y mándale a la porra.
El que te quiere te busca.
Besos mil. Pepa

Hola Pepa, Soy L., tengo 34 años, y …. creo que me estoy volviendo loca ja ja.
Después de 4 años con mi pareja, me decidí a irme, después de cuernos, engaños, y un largo etc… Me decidí a desaparecer y así lo hice. Estuve mal, con depresión y me tiraba a lo que primero que se me ponía por delante, digamos,,,,por rencor.
Hace unos meses, después de 5 años…sonó mi teléfono….era él. Me había localizado por unos amigos que le habían dado mi teléfono al ser por un tema importante. Y quedamos,…..lo vi después de 5 años, y después de haberse casado y separado de la “otra”, hablamos, me pidió perdón, y bueno, yo mantenía las distancias, y bueno, salí airosa de esa “cita”, pero la segunda…se fué todo a la mierda y acabamos en la cama, y desde entonces quedamos bastante a menudo,y bueno SÉ QUE ES UN ERROR. Mis amigos están “enfadados”. Ni yo misma me entiendo. Pero desde que lo dejamos, no he sentido nada por otro hombre, no sé como explicarlo… no me llama la atención ninguno, no disfruto totalmente del sexo con ninguno… Sé que tengo que dejarlo…lo sé, pero y si nunca más vuelvo a sentir esto….lo he intentado, lo juro, he salido con tíos, y he estado abierta y receptiva y oye…NADA. Y lo que es más difícil…¿como vuelvo a romper este vinculo otra vez? Sé que esta vez, él no me lo va a poner tan fácil (la primera estaba con la otra y le hacía un favor realmente) . ¿Porqué a veces los hombres lo hacen todo tan difícil?
Me encanta leerte Pepa¡¡
Un beso, L.

Querida Lucía, tú no necesitas un consejo, necesitas un exorcismo.
Ay ay ay, que mira que os lo digo siempre, que acostarse con un ex es necrofilia, pero ni puto caso me hacéis.
Lo que a ti te pasa es que en 5 años no te lo has quitado de la cabeza, por más tíos que te hayas tirado, porque tenías ahí las espinita clavada, que te engañó y el reconcome. No era una historia cerrada. Pero de no dejar todo finiquitado, a volver a caer en las fauces del lobo… niña, estás tonta, en serio te lo digo.
No ha cambiado. NADIE cambia. Él lo que ha hecho ha sido aprovechar la oportunidad, te ha visto la carita de enamorada y ha pensado que el campo ya estaba arado. Se lo has puesto fácil.
No eres la primera ni la última que sigue enamorada de su ex aunque pasen años y años. Para esto no hay consejo que valga (me reitero en lo del exorcismo), excepto que te pienses muy seriamente si estás dispuesta a pasar por el mismo calvario. Yo soy de la opinión de que no hay polvo que valga tanta miseria. Pero chica, tú misma.
No seas boba, mujer. Tropezar dos veces en la misma piedra no es sano.
Besos mil.
Pepa

 

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Preguntale a Pepa (X)

Woman writing her dairy.

Hola Pepa,
Estoy algo nervioso porque nunca había escrito a nadie sobre esto. De hecho, tampoco es que suela dar la cara… Me llamo Pablo Gafas, tengo 23 años y tengo un blog de temática gay, donde explico mis experiencias sexuales, mis amores y en fin, mi vida..
Te cuento un poco mi última experiencia amorosa. Conocí a un chico el sábado pasado y fue un flechazo por ambas partes. Eso creía. Después de conocernos por Grindr y de charlar por Whatsapp durante un tiempo, decidimos quedar en una cafetería para conocernos en persona. La cosa fue de cuento, él no paraba de tirarme la caña, yo le seguía el juego, incluso me llegó a invitar, vamos que me pagó él el café. Salimos de la cafetería, ya era oscuro y estábamos en un callejón. Nos dimos dos besos, me acerqué para darle un beso de película y se apartó. Me quedé muy fastidiado porque no comprendía nada. Me fuí para casa y de repente me suena el móvil: “Me ha encantado conocerte, eres muy mono”. Al día siguiente volvimos a hablar, me dijo de ir al cine, pero al final ambos no pudimos. Hablamos todo el lunes y antes de irme a dormir le deseé suerte porque el martes tenía una entrevista de trabajo. Ya no me contestó. El miércoles le pregunté cómo le había ido y todavía espero respuesta. Llegué a plantearme cosas horribles: ¿Y si se ha muerto?, ¿Y si le ha pasado algo grave?. No leía mis mensajes, ni tan siquiera miraba mis historias de Instagram.
Las aguas volvieron a su cauce cuando el sábado, el señorito C subió una historia en Instagram, cenando y ríendose a carcajadas.
Si tienes una explicación es que eres maravillosa.
¡Te admiro mucho y te leo siempre, Pepa!

No sé si te interesaría leer mi blog, pero te lo dejo aquí por si te apetece.
Un beso muy grande, preciosa.

 

Hola, Pablo.
¡Qué joven eres y cuánta ternura me provocas! Ay, mi niño, que esto es una selva… cuánto me gustaría haceros a todos de mamma y protegeros. Pero no puede ser, porque el que no se cae no aprende a levantarse solo.
Por más “maricón” de corazón que me sienta, me temo que en las relaciones entre chicos solo puedo hablar de lo que han visto, sufrido y experimentado mis amigos (que son aproximadamente el 80% de mis amistades masculinas) y que, por supuesto, me hayan contado. Pero voy a echar mano de la más obvia de las sabidurías: mis 47 años y el sentido común.
A mí el sentido común me dice (respecto a tu consulta) que:
a) el que quiere verte te ve; si no te llama es que pasa de ti, no hay más, no le busques, y tampoco andes stalkeando su perfil de IG… ¡qué necesidad de sufrir!
b) el te beso-no te beso es un evidente “no me gustas mucho, pero voy a probar si me pones lo suficiente… mira, pues no”. Lo siento, me leo y veo que de tan clara puedo llegar a ser un poco malaje, pero es que, mi niño, no hay que perder el tiempo con quien no lo merece.
c) que al principio después de quedar te haya contestado mensajes y haya seguido hablando contigo, lo único que significa es que tiene modales, aunque le hayan durado poco.
d) las malas noticias vuelan. No vuelvas a pensar que le ha pasado algo malo a quien no te devuelve la llamada, porque lo que pasa es (vuelve al punto a).
e) no le mandes más mensajes ni intentes averiguar nada de él y verás como más pronto que tarde vuelve a dar señales de vida (un mes máximo, podría apostar). El que se va sin despedirse vuelve sin que le llamen, corazón. Cuando aparezca ni le contestes. No hay que buscar la venganza, pero desaprovecharla es un desperdicio.
No puedo darte una explicación sobre lo que te ha pasado o por qué ha actuado así. Solo se me ocurre que es gilipollas… ¡qué vulgaridad! con todos los que hay…
Un beso enorme, chéri.

Pepa

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

El truco es no dar nada por sentado

Uno de los grandes errores en toda relación (amorosa, sexual, de amistad e incluso profesional) es dar por sentado determinadas cosas: la fidelidad, el apoyo o el reconocimiento de tu valía.

Por eso las parejas se apoltronan, se acostumbran, creen de veras que una vez que estás con alguien, nada va a cambiar. Pero la vida es perpetuo movimiento.

A pesar de mi aparente facilidad para cambiar de pareja, en cada una de mis relaciones he creído firmemente que esa, ESA, iba a ser para toda la vida. Corrijo, todas menos una, porque abusaba de mí… Pero en las otras lo creí, aposté, tuve una fe ciega…

Bueno, para eso sirve la vida, para darte lecciones y hacerte más sabio. Y aparte de verlas venir desde lejos, los años me han enseñado (por fin) que no tengo que dar nada por supuesto, y mucho menos el amor.

Reconozco que después de mi último divorcio era bastante cínica (más de lo habitual) y descreída en los asuntos amorosos. O quizá es que había descubierto que prefería mil veces la sinceridad de un hombre que solo me quería en la cama, antes que al vendedor de humo al que lo único que le motiva es hacerte creer que te quiere.

Que te quiere… ja.

Me enamoré de Amante hace tiempo ya, pero no fue enseguida, de hecho tardó bastante. No porque no me gustara (que me gustaba mucho), ni tuviera todas las cualidades que podrían hacer que me enamorara. Lo hice porque me tomé mi tiempo en descubrirle, en saber quién era, algo que no había hecho anteriormente, porque siempre me dejé llevar por las mariposas en el estómago, las palabras dulces y las buenas intenciones.

Ahora, desde la distancia, pienso que eran en cierto modo relaciones un poco extrañas, dependientes. Se podría decir que cada uno invadía el terreno y el espacio del otro, con la sana intención de unirse completamente, sí, pero con mal resultado. Nos empeñamos en fusionarnos cuando deberíamos celebrar la individualidad…

Mi amiga Chus dice que el secreto de su relación es que aunque su novio y ella viven juntos, apenas se ven entre semana, y solo el sábado y el domingo están juntos full time. Con Amante me pasa algo parecido: nos vemos poco, estamos siempre con la logística de los días y horas libres, y no vivimos juntos. Por eso no damos nunca nada por sentado, ni que nos vamos a ver tal día, ni que los días libres hagamos algo juntos, ni que las vacaciones las coordinemos…

¿El secreto de las relaciones es la inseguridad? No, el secreto de las relaciones es atreverse y currárselo todo el tiempo. Que dure lo que dure, pero que mientras dure sea estupendo, cohone.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Juego de lágrimas

Ayer mi amiga y compinche Deo Aguilar, publicó un artículo impagable sobre la cantidad de estereotipos absurdos que cargamos las mujeres en nuestra relación con los hombres. Desde que solo nos arreglamos para atraerles, hasta que practicamos sexo hasta “cazarles”. Una vez cumplida nuestra misión, que les folle un pez.

Perdón por el chiste fácil.

De entre toda la retahíla de estupideces que se enumeraban en el artículo, yo me quedé especialmente con una, la cuestión del llanto y esa creencia absurda de que lo utilizamos para manipularles:

-“Ah, a mi ex marido le encantaba eso (el tópico del llanto). No estoy llorando para hacerte sentir culpable, estoy llorando porque estoy cabreada”.

Es exactamente eso: estoy llorando porque estoy cabreada.

Tú es posible que te vayas a la calle, o que te sientes delante del ordenador con un gintonic a jugar (y ver porno), o que enciendas la tele y pongas el fútbol. Es probable que no me hables, que ni tan siquiera me dirijas la palabra, escudándote en el “estás histérica. Hasta que no dejes de llorar no te hablo más”.

Todos manifestamos nuestro enfado de algún modo, pero solo se nos culpa a las tías porque expresamos las emociones a través del llanto. Es infinitamente “más maduro” encerrarse y no hablar, no solucionar. No se puede discutir con una tía que está llorando ¿verdad?.

Con un tío que no te habla, que no te mira, que no te contesta cuando le hablas, y que solo está pendiente de lo que hace Sergio Ramos en el campo, sí, hostia, es súper fácil.

/////////////////// PREGÚNTALE A PEPA ¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Conjuro

Full Frame Shot Of Multi Colored Balloons

Por fin se fue un año muy perro, 2016. Se ha ido llevándose por delante una buena colección de mitos culturales. Te voy a decir una cosa, 2016: me caes mal y me cago en tu manto. Menos mal que te acabaste.

En cambio tú, 2017, te presentas lleno de incertidumbre, sí, pero limpio y fresco, como un cuaderno recién comprado. Y en esta primera página que escribo en tu interior, quiero lanzar un conjuro, un deseo, una intención: voy a empezarlo con una lista de canciones que no solo hablan de la diversidad sexual, sino que animan a explorar y vivir con alegría la propia.

Le pido al 2017 que todas las que estabais atrapadas en una relación sin sentido, seáis capaces de liberaros. Que las que nunca os habéis atrevido a tener una relación con alguien más joven, por pudor, lo hagáis sin miedo. Que las que arrastran un pesado de esos que años más tarde sigue dando la turra, lo borréis por fin de vuestra vida. Que las que tienen prejuicios sobre las apps y portales para ligar, se atrevan a explorar. Que las que andan entre dos amores sean valientes para decidir qué es lo que ellas desean, y no lo que la moral les impone…

(Pepa, STOP. ALERTA NOÑERÍA)

Te pido, en fin, 2017, que nos dejes ser libres, fuertes, dueñas de nuestra sexualidad y dueñas de nuestra propia vida. Se te ve cara de buen tipo, 2017, seguro que nos lo concederás… (y más si te pongo semejante musicón).

Desire (Years&Years ft Tove Lo)

What if I Go? (Mura Masa)

In Common (Alicia Keys)

Erotica (Madonna)

I want your sex (George Michael)

Sexual Revolution (Macy Gray)

 

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (VII)

Woman writing her dairy.

Dos caras de la misma moneda. Alguien que quiere y no tiene y alguien a quien le salen a pares. Esto va así, no hay normas, pero una regla tiene que prevalecer sobre todas: piensa que es lo mejor para ti, lo que te hace feliz. Deja atrás lo que te atormenta o consume energía inútilmente. Tú eres lo primero.

(Xtina, a través de Facebook). Hola Pepa! Primero te diré que desde el año pasado que empecé a usar este tipo de apps de ligoteo estoy enganchada a tu blog. Me leí todas tus aventuras desde el principio, me encanta que no tengas pelos en la lengua al hablar de este tipo de temas tan tabúes y mal vistos por algunos. Ya está bien de tanto Mr Wonderful almibarando las cosas.
Después del semi peloteo te cuento mi caso: el pasado agosto quedé con un chico de tinder. Fue un chico que no me entró mucho por los ojos cuando lo vi pero que me ponía mogollón la chuleria que tenía. La siguiente vez que nos vimos fue al viernes siguiente que me invitó a cenar. Y desde entonces nos hemos estado viendo una vez por semana cada semana. Primero empezamos durmiendo juntos, luego quedando para ver una peli y este finde ya solo fue un café de media hora.
Desde el principio me dijo que no quería una relación, y en octubre volvió a sacar el tema e insistir sobre ello. Yo lo tenía muy claro, aunque la verdad es que viendo lo cariñoso que es cuando estamos solos, me hizo empezar a pensar que podría hacerlo cambiar de idea…Aunque conste que tampoco es que yo pida una relación al uso de vernos todos los días y quedar con él a cada hora, con seguir durmiendo con él una vez por semana por ahora me conformaría…
Ahora estoy totalmente colgada por él, y él claramente ha perdido todo su interés por mí. Viene a tomar los cafés conmigo porque soy yo la que lo llama cada semana.

No quiero sufrir por él, pero no sé si prefiero quedarme esperando hasta que ya no me llame más (que será en breve), seguir tirando de la cuerda y ser yo la que lo llame siempre para quedar con él hasta que la cuerda rompa o hacer que la situación explote y vea su silueta saliendo por la puerta contándole mis sentimientos directamente… Cada vez que digo que este finde no lo llamo acabo cediendo siempre porque me muero por verlo!! Tú qué harías querida Pepa?
Y aunque no lo parezca tengo 34 años
Gracias por leerme y aguantar mi tostón
Ay, mi niña, que te has quedao colgadita, madre, y este muchacho está apurando la caña… Porque sí, es lo que está haciendo, no quiero darte falsas esperanzas.
¿Qué haría en tu lugar? Pues hace bien poco que le conoces para estar tan pilladita, la verdad, así que yo, por salud mental, cortaba amarras y empezaba a salir con otros, porque ahí no veo futuro, o él no insistiría tanto en que no hay posibilidad de nada más. Además, según me cuentas la cosa en vez de ir para arriba ha ido para abajo, de dormir juntos a tomar un café… UN CAFÉ ¿pero qué coño de cita es esa?
Haz la prueba, queda con otros, verás como la tontería se te pasa. No esperes a que sea él el que te bloquee en el móvil por aburrimiento, y empieza a pensar que eres joven (MUY JOVEN) y muy estupenda como para estar pendiente de ningún maromo. Decide tú con quién y cuándo.
No me has soltado ningún tostón, y además yo estoy para escucharos y ayudaros en lo que pueda, faltaría más.
Un besazo, reinamora, y gracias por leerme.

(C.) Me llamo C, soy de Buenos Aires, Argentina. Hace un tiempo me volví fan de tu blog y tus historias que espero siempre con ansias que las publiquen en Harpers España (ojalá fueran más frecuentes).
La razón por la que te escribo es la siguiente. Resulta que ahora en Buenos Aires se juega el Abierto de Polo, uno de los torneos más importantes del mundo. (época del año ideal para conocer chicos lindos y vestirse super elegantes). Yo voy siempre con mi familia, y el otro día, mientras estaba con mi hermana tomando una cerveza disfrutando del after, dos chicos muy simpáticos se nos acercan. Charla y birra van y vienen. Pegamos buena onda. La cuestión es que ambos chicos, uno gordito y otro más flaco (yo voy por ese) me empiezan a coquetear por Whatsapp al día siguiente.
Nosotras como mujeres, ¿qué se supone que hagamos? Claramente que si no hay códigos entre amigos, nada puedo esperar de ninguno de los dos. Lo más gracioso fue la forma de empezar el chat. El flaco me saluda “Hola potra” (término argento similar a guapa) y siguió con muchas palabras empalagosas. El gordito me saluda con “Hola diosa”. JAJAJAJA yo estaba estallada de risa.
Amigos, que encaran igual a las mujeres, escriben el mismo día y encima se llaman Martín y Juan Martín. Cortados por el mismo cuchillo. Puede que a los 18 años me hubiera reído pero hoy con 24 y ya con muchas malas experiencias amorosas, no puedo perder ni un minuto con ellos…o me equivoco??
Debería quedarme con el chico bueno o ambos serán malos?? Ojalá puedas darme algún consejo.
Te dejo esta pequeña historia que me parece graciosa y seguro le ha pasado a más de una.
Disculpame la extensión del mail. Es la primera vez que escribo a alguien y no pude controlar la emoción de hacerlo.
Yo soy periodista y algún día sueño con poder trabajar en una revista como Harper´s Bazaar.
Te mando un cariño grande.
Nunca dejes de escribir.
Adiós !!
C
Querida C. Os agradezco infinito que me escribáis, me llena de orgullo que confiéis en mí… bueno, en NOSOTRAS, porque este blog se ha convertido en una cosa coral, por la fidelidad y porque todas y todos comentamos, no solo yo.
De entrada te diré que, puestos a elegir, prefiero que me llamen “diosa” a que me llamen “potra” (que me parece más zafio, como de camionero, que de tipo elegante), la cuestión es ¿quién te gusta a ti, el abnegado o el chulito?
Fíjate que me da por pensar que dos amigos, que conocen a la misma mina a la vez, y a la vez también le escriben… llámame mal pensada, pero ¿no lo ves como un reto entre machos, a ver quién se la banca? Es una idea de señora vieja y con varias peleas de gallos tras de sí. Soy malpensada porque la experiencia me ha hecho así.
Otra cuestión que te planteo: ¿vas por algo serio o te quieres divertir? Porque si vas por algo serio, yo de ti saldría corriendo, porque lo veo color de hormiga.
Pero si te lo tomas a broma, JUEGA. Eres muy pequeña para andar pensando en cosas serias, niña… corre la vida un poco más. Y mira, es una cuestión de training: así vas aprendiendo cómo reaccionan las personas. Puedes seguir hablando con ellos, a ver por dónde te salen, e incluso tener alguna cita, pero no te olvides de comentar que su amigo también te anda hablando, a ver cuál es la reacción.
Siempre digo que el método ensayo-error es el único que sirve, porque por más consejos que os de, por más ejemplos o experiencia que ponga delante de vuestros ojos, cada corazón (y cada coño) es diferente. Eso sí, acordáos de protegeros siempre, física y anímicamente.
Besos, querida.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Tu mejor amigo

Couple laughing on bed

Whenever I’m down
I call on you my friend
A helping hand you lend
In my time of need

Cuando alguna amiga me habla de una ruptura sentimental, se queja de que, entre todo el dolor que supone, lo que peor lleva es la pérdida de quien consideraba su mejor amigo.

Al enamorarte, te unes tanto a esa persona que sientes que es tu otro yo, el complemento perfecto, tu amigo, tu amante, tu confidente… y cuando aquello se rompe o se acaba el amor, lo que peor llevas (y en mi caso concreto, lo que más me dolió) es que ese amigo ya no está, la complicidad ya no existe, la persona que te entendía solo con una mirada, se ha marchado.

La convivencia mata el amor y mata la amistad. Cuando la rutina y los problemas entran por la puerta, o se hace un esfuerzo enorme para mantener esa complicidad, o todo se va a la mierda.

Si viviéramos con nuestros mejores amigos, la amistad no sería ni tan buena ni seríamos tan amigos, os lo puedo prometer.

De todas las relaciones (serias) que he tenido, solo he conservado la amistad con un novio. Con el padre de mi hijo me hablo porque no tengo más remedio, pero os aseguro que ya no somos amigos en absoluto.

Siento respeto por los que son capaces de divorciarse o separarse y seguir siendo amigos de su anterior pareja. Yo no he sido capaz. O porque he dejado yo porque me tenían harta o porque me han dejado a mí porque ya no me querían. Entiendo que cuando algo está roto hasta el punto de separarte, es complicado si no imposible mantener el afecto. Probablemente soy yo la que tiene esa tara, o que apuro la historia hasta que ya no tiene solución, que puede ser, no lo niego.

Siento respeto pero, personalmente, no me parece muy sano. Se acabó y se acabó. Tampoco es que te cambies de acera si lo ves por la calle, o no le saludes si te lo encuentras en una fiesta, pero de ahí a ser “amigos”… pues oye…

Por eso creo que cuando algún hombre me preguntaba en Tinder qué era lo que iba buscando, contestaba que aventura, amistad, sexo, un cine, una cena… divertirnos, en suma, pero que no iba buscando otro marido ni un novio, sino un amigo, porque era lo que había perdido.

Luego encontré a Amante y me tocó la lotería (*), porque no iba buscándolo (ni él, creo), pero pasó. Él es amigo, confidente y amante. Insiste en que le llame Amante y no novio, y estoy de acuerdo, en todas las acepciones de la RAE:

Del ant. part. act. de amar; lat. amans, -antis.
1. adj. Que ama. U. t. c. s.
2. adj. Dicho de una cosa: Que manifiesta amor o se refiere a él.
3. adj. Amado o querido. Amantísimo lector.
4. m. y f. Cada una de las dos personas que se aman.
5. m. y f. Persona que mantiene con otra una relación amorosa fuera del matrimonio.

(*) Informo a las fans de Amante que sigue estando igual de buenorro que siempre, si no más, y que lo cuido y lo trato como se merece.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Tuuuusoooo

Indian Cobra (Naja naja)

¡Ay, la cobra! Voy a escribir esto y prometo no volver a hablar de Chenoa y de Bisbal.

Empezaré por posicionarme: Chenoa me parece una intensa y Bisbal me recuerda a un caniche puesto de speed. Ni personal ni musicalmente me han llamado la atención jamás… aunque el estribillo ese de “cuando tú vas, yo vengo de allí”… ¡¿quién no la ha cantado borracha, eh, quién?!.

Pero hete aquí que han traído a colación un tema: el ex brasas, que es esa o ese ex novio que cada vez que te ve te pone carita de cordero degollado y le faltan dos minutos para tirarse a tus pies y rogarte por favor por favor por favor que vuelvas con él (o ella). Y que cuando os encontráis y amablemente le saludas con dos besos, siempre desliza la cara a ver si pilla beso en la boca por equivocación.

Es la “Cara de Pato” de Charles en Cuatro bodas y un funeral. Es el argentino que me estuvo llamando dos años, a pesar de que ni siquiera me lo trisqué. Es el cansino que te manda guasaps a las 5 de la mañana (tiene el cielo ganao el que inventó la opción de “silenciar 1 año”) porque una vez, en un momento de debilidad, te lo follaste.

Hay que mantener siempre un mínimo de dignidad. Por muy loca que estés por alguien, si te ha dicho que no es que no, no seas cansina. Ve a lamerte las heridas y recuperarte del palo (un grupo de amigas y una botella de tequila obran milagros), pero nunca, jamás, vuelvas a dar el coñazo a ese individuo.

“Pobrecita la Chenoa”. Amigas, que os estáis equivocando. Que sí, que ha estado muy fea la cobra del Bisbi, pero QUE HA SIDO UNA ENCERRONA. Eso sí, Bisbal, qué poquitas tablas, parece mentira que estés en el mundo del espectáculo… tch tch tch… ERROR.

Ella es nuestra Jennifer Aniston patria. La que llora en chándal en la puerta de casa. La única que podía salir en chándal en la tele y seguir siendo La Más Grande era Rocío Jurado, un respeto. Ni Chenoa es la Jenni ni Bisbal se parece ni de lejos a Brad Pitt (bueno, la carita de tejón ya se le está poniendo; cosas de la edad).

Pero yo me pongo en el lugar del chaval. Bueno, es que tampoco hay que irse muy lejos para encontrarse en una situación similar. Tú, tu ex, tu ex suegra, tu ex suegro, tu ex cuñada, la fiesta de graduación de tu hijo (o la Comunión). No tienes más remedio que aguantar el número, y saludar cordialmente a los que han sido tu familia, que ya no lo son tuya pero sí del niño. Tienes que hacer el paripé. De repente tu ex te echa el brazo por encima y te quiere dar un beso. ¿Qué haces? Pues reaccionar: tuuuuussssso pa’llá. Es instintivo. No lo puedes evitar.

Bisbi: has estado torpe ahí, pero te entiendo.
Chenoa: supéralo ya, tía, que le estás sacando más partido al tema que la Adele con sus exes.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest