Archivos de la categoría juguetes eróticos

Pregúntale a Pepa (XII)

Woman writing her dairy.

Hola Pepa, nos encanta tu blog y siempre que podemos lo leemos y además lo comentamos entre nosotras. Somos dos amigas de 29 años del País Vasco, vascas vascas, de esas que no ligan mucho jaja. Te escribimos por que yo, Amaia, tengo dolores de cabeza con un chico. Hemos estudiado juntos toda la vida, y siempre hemos conectado muy bien. Ha habido temporadas que apenas nos hemos visto, pero cuando nos vemos hay una atracción sexual que creo que es por parte de los dos y los demás parece ser que lo notan. Tampoco siempre a sido una relación idílica, ya que él es muy inestable y a veces ha conseguido hacerme daño con sus desplantes. Pero hay algo en él que consigue que le perdone haga lo que haga. Estas navidades, después de muchos años acabamos en la cama (en el País Vasco no puedes perder una oportunidad así). Es verdad que he tenido pareja y he tenido rollos, pero al final él siempre vuelve.

Soy Ane, la amiga de Amaia. Ya no se como hacerlo para que vea que ese chico no le conviene y le he obligado a escribirte. Nunca he entendido como mi amiga llega a perdonar los feos que le hace ese chico. Es verdad que cuando él tiene buen día (por que mi amiga siempre tiene), se nota feeling entre ellos, pero estoy segura que no es sólo con ella, y cuando a él se le tuerce el día es capaz de discutir con ella como si fuera su novio (y además celoso). Vivimos en un pueblo pequeño, y se sabe que él se enrolla con todo bicho viviente, a sido infiel a sus parejas y mi amiga erre que erre solo tiene ojos para él. Yo creo que este chico es muy inteligente y sabe camelarsela. Aunque ella se da cuenta de eso, le da igual. El tema es que siempre estamos hablando de él y aunque intentemos no darle importancia, nos es imposible ya que es un chico que lo vemos hasta en la sopa y si no nos llega información sobre él.
¿Tu crees que dos personas que ya se han faltado el respeto, aunque tengan mucha atracción sexual, pueden llegar a algo? ¿Finalizará alguna vez esa atracción?
Gracias por leernos.
Un beso.

Queridas niñas, me ha encantado que me escribáis al alimón.

Me parece que Ane está profundamente preocupada por ti, Amaia, y yo estoy preocupada porque dos chicas tan jóvenes se anden comiendo la cabeza por un tipo que, a simple vista, no merece tanta fatiga.
Creo que Amaia está enferma del mal más antiguo: quiere lo que no puede conseguir. Y este tipo, que se ve que tiene de listo lo que de problemático, lo sabe. Lo sabe y lo utiliza.
Esto es una especie de enfermedad, una que solo se puede curar con la voluntad del enfermo. Porque si te hace sufrir, si te monta pollos absurdos, si se folla una mosca en el aire frente a tus narices y tú sigues erre que erre, es que no quieres curarte, Amaia, no hay más.
Mira, yo estuve 11 años con el padre de mi hijo. Los cinco primeros fueron muy buenos, luego tuvimos al niño y se abrió la caja de Pandora. Me la jugó mil veces, se portó como el culo. Y yo siempre le perdonaba… hasta que no. Un día me di cuenta de que mi futuro iba a ser más de lo mismo, pero incrementándose a peor cada año. Ese día le mandé a la mierda, y mi vida cambió por completo.
Plantéate, Amaia, si eres así de desgraciada sin ser nada tuyo (ni novio ni amante) ¿qué te espera en el futuro? No va a cambiar, va a ser el mismo cabrón. Te ha faltado a respeto tantas veces… Cuando te pierden el respeto no hay vuelta atrás.
Como te dije antes, si no te quieres curar no hay nada que hacer. Solo puedes hacerlo tú.
En cuanto al tema del ligar en vuestra tierra, chicas, abríos un Tinder y geolocalizáos en otro sitio con más material, una ciudad grande. Hacerse una excursión de caza un fin de semana puede solucionar dos cosas: follar y quitarse de la vista del elemento. Y como nadie os conoce, nadie puede chismorrear.
Ane: ten paciencia. A los amigos hay que quererlos como a los hijos, como vienen, y hasta que no se pegan el tortazo no escuchan lo que le estás diciendo.
No sé si os he ayudado o no. En todo caso MILLONES DE GRACIAS por leerme y confiar en mí.
Besos, Pepa

Hola Pepa, me llamo S… Te escribo porque seguro me darás una opinión 100% objetiva. Verás, tengo 23 años y siempre me han gustado los hombres mayores. Ahora llevo casi 3 años con mi novio (de casi 40) y la verdad es que me trata muy bien, nos queremos muchísimo, lo pasamos genial y es súper inteligente, pero en la cama hay algunos problemas.. Además, vivimos juntos. Desde que empezamos ya me sentía atraída sexualmente por otros hombres, pero pensé que se me pasaría. Nunca le he sido infiel. Hace poco he conocido a un hombre casado y con hijos de 50 años que la verdad es que me pone un montón y lo estoy empezando a pasar un poco mal. No es que mi novio no me ponga, pero al haber esos “problemas” no disfruto demasiado del sexo y a él le frenan a la hora de tener relaciones conmigo. Aunque sí que me encantaría estar en un futuro con el y casarnos y que se solucione todo. Tengo un buen cacao.. PD: Soy adicta a tu blog! Un besazo.

Hola, S.
Gracias por confiar en mí.
Te voy a contar cómo lo veo yo: tienes solo 23 años. Estar con un hombre de casi 40 es, siendo como eres tan joven, poco o nada extraordinario. Es bastante habitual a tu edad. Yo tuve un rollete con 17 años con un tipo de 37. Visto en la distancia él no era tan mayor. El problema es que yo apenas era una niña, muy suelta, pero una niña. No es que él fuera un viejo con 37. Es que yo apenas empezaba. El desfase era más que evidente.
Pero me cuentas que te sientes atraída por hombres bastante mayores que tú de manera habitual, y esto más que una opción empieza a parecerme algún tipo de filia. No tengo ABSOLUTAMENTE nada en contra de las filias, vaya por delante, pero quizá oculta otro tipo de problema.
Por lo que sé, por mi experiencia y por las mujeres que tengo alrededor, cuando una chica tan joven siente atracción por hombres que le sacan dos décadas o más, están buscando no solo la experiencia y la paciencia que ya tiene un hombre de esos años, sino la seguridad.
Los hombres mayores no suelen ser tan volátiles como los jóvenes, más que nada porque ya no les acompaña ni las fuerzas ni el físico, y estar con una mujer mucho más joven refuerza su autoestima y su virilidad. Les rejuvenece, por así decirlo.
Si detrás de esta preferencia que tienes se oculta el deseo de protección, la figura paternal, es algo que no me corresponde decirlo a mí, sino a un profesional (un psicólogo o un sexólogo), pero a simple vista es lo que parece.
No me dices si has tenido relaciones o te atraen también hombres de una edad más parecida a la tuya. Si no es así, me inclino a pensar lo que te he dicho al principio, que se trata de algún tipo de proyección. Porque recalcas mucho la edad del hombre con el que tienes una relación y la edad del hombre con el que fantaseas. En teoría tendrías que pensar que estás con un hombre y te atrae otro, sin más. Si pones por delante la edad que tienen… no sé, ahí veo yo que si le das tanta importancia es por algo.
No es fácil este tema… en realidad ningún tema que tenga que ver con las relaciones lo es. Pero hacer examen de conciencia, pararse a pensar por qué hace una las cosas, por qué se relaciona con tal o con cual, es lo que más ayuda. Párate a pensar quién eres y por qué haces lo que haces. Ser honesta con nosotras mismas habitualmente es la única salida.
Besos mil.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Conjuro

Full Frame Shot Of Multi Colored Balloons

Por fin se fue un año muy perro, 2016. Se ha ido llevándose por delante una buena colección de mitos culturales. Te voy a decir una cosa, 2016: me caes mal y me cago en tu manto. Menos mal que te acabaste.

En cambio tú, 2017, te presentas lleno de incertidumbre, sí, pero limpio y fresco, como un cuaderno recién comprado. Y en esta primera página que escribo en tu interior, quiero lanzar un conjuro, un deseo, una intención: voy a empezarlo con una lista de canciones que no solo hablan de la diversidad sexual, sino que animan a explorar y vivir con alegría la propia.

Le pido al 2017 que todas las que estabais atrapadas en una relación sin sentido, seáis capaces de liberaros. Que las que nunca os habéis atrevido a tener una relación con alguien más joven, por pudor, lo hagáis sin miedo. Que las que arrastran un pesado de esos que años más tarde sigue dando la turra, lo borréis por fin de vuestra vida. Que las que tienen prejuicios sobre las apps y portales para ligar, se atrevan a explorar. Que las que andan entre dos amores sean valientes para decidir qué es lo que ellas desean, y no lo que la moral les impone…

(Pepa, STOP. ALERTA NOÑERÍA)

Te pido, en fin, 2017, que nos dejes ser libres, fuertes, dueñas de nuestra sexualidad y dueñas de nuestra propia vida. Se te ve cara de buen tipo, 2017, seguro que nos lo concederás… (y más si te pongo semejante musicón).

Desire (Years&Years ft Tove Lo)

What if I Go? (Mura Masa)

In Common (Alicia Keys)

Erotica (Madonna)

I want your sex (George Michael)

Sexual Revolution (Macy Gray)

 

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (VI)

Woman writing her dairy.

[L] Hola Pepa!  Acabo de descubir tu blog y toooda mi enhorabuena! Escribes con una naturalidad y transmites una alegría que da gusto!
Te escribo porque ando tiempo o toda mi vida dándole vueltas a mi sexualidad, y, aunque es un tema que puedo hablar con mis amigas, quiero saber el punto de vista de alguien completamente ajeno.
Resulta que me han educado en un colegio súper católico (del Opus vaya), y de siempre me han metido en la cabeza la idea de que cualquier tipo de relación sexual es lo peor del mundo y aunque en el fondo no pensase así no era tan fácil quitarse eso de la cabeza. Total… que hasta los 23 años que de verdad me enamoré no tuve relaciones, y, sinceramente, siempre fueron un desastre por mi bloqueo mental y la falta de atracción supongo… así 1 año… nunca bien, no te creas jaja Hasta que no conocí este año a un tío que tiene más de 10 años que yo (tengo 25). Típico tío cañón y seductor nato, y ahí siii que funcionó… por lo menos yo disfrutaba, lo buscaba y necesitaba peeero seguía en mi cierto bloqueo que me impide dejarme llevar (él lo notaba) y quitarme inseguridades de: lo estaré haciendo bien? no tengo nada de experiencia y lo va a notar, etc…
Conclusión: cómo consigo dejarme llevar si ahora siempre voy a tener en la cabeza que no tengo experiencia y el otro o va a notar? Ahora que he descubierto eso me apetece y me dejaría llevar con muchos más tíos, pero, aunque sea un tío de una noche, y es más, más aún siendo un tío de una noche, siempre tengo presente el si no.. que va a ver que no tengo ni idea… Cuál es tu consejo y punto de vista??
Querida L:
Nunca es tarde si la dicha es buena, así que ya que has visto la luz, no te apartes del camino.
Sin bromas ahora. Nena, está fenomenal haberte topado con un empotrador que te haya descubierto tu sexualidad, es lo mejor que te podía haber pasado.
No importa que no tengas mucha experiencia, el caso es disfrutar. Quítate de la cabeza eso de que las demás están “más sueltas” que tú, porque las hay que llevan desde los 14 y no pasan de tumbarse y hacer “la estrellita de mar”.
Como en el deporte, lo importante es participar, ser generosa, ser amable, y tener ganas de aprender. No hay más.
Aunque dicen que la plenitud sexual de la mujer está entre los 40 y 50 años (doy fe), la física está en los 25, justo la edad que tienes, así que mira si tienes motivos para utilizar esa plenitud física para practicar.
Lo mejor que tienen los ligues de una noche es que no tienes que dar explicaciones, pim pam, fuera. Si sale bien, estupendo, y si sale mal, no tienes que verle otra vez.
Y oye, si alguno ves que te mira sospechosamente, como de darse cuenta de que has practicado poco, tú díselo sin vergüenza: “mira, es que yo solo he tenido un novio y no era muy bueno en esto”. A algunos tíos les pone ser el maestro. Mientras no seas virgen, todo bien. Las vírgenes no, esas asustan, porque son mucha responsabilidad.
Eso sí, cuídate: SIEMPRE SIEMPRE condón. Llévalos tú, que no te pongan excusas.

[Cami]¿Porque el amor nos vuelve tan locas? Bueno Pepa,
Decirte que soy una chica normal y corriente, trabajo en una firma de lujo al mismo tiempo que intento compaginar mis estudios. Te leo siempre. Algunas me parece interesante lo que publicas, otras me río a mares, otras me dejas pensativa, pero siempre sacas algo productivo en mi.
No sé porque te voy a contar mi historia, porque realmente no busco solución, simplemente porque hoy me ha gustado de manera especial lo que has escrito. Te cuento esto porque a veces le cuentas tus problemas a tus amigos o familiares y aunque te sientes reconfortada necesitas contárselo a alguien que no sepas ni quién eres porque quizás es quien te dice una verdad aplastante.
Me iba a ir a vivir con mi pareja este domingo, pero ya no. La hemos jodido a base de discusiones tontas, peleas que empiezan por un copo de nieve y se convierten en todo un alud. Y un largo etcétera que no quiero ponerme a contar porque nos dan las mil. Ahora mi relación pende de un hilo, ahora tengo que regresar a casa de mi pobre padre y ver si en algún momento podemos retomar la idea de vivir juntos, con un piso precioso que nos esperaba ya reservado, con muebles comprados y con una inmensa cantidad de ilusiones puestas en todo esto.
Y yo aquí ando, perpleja, con mi pobre corazón hecho añicos e intentando analizar porque de repente se tiene todo y de repente se tiene nada.
En fin Pepa, gracias por dedicar tu tiempo a escribirnos, a veces sirves para darnos aliento cuando creemos que todo está perdido.
Hola, Cami. Me hace una ilusión tremenda que me contéis que sois lectoras del blog. Gracias, de corazón.
No sé si decirte que lo mejor que os podía haber pasado es tener la bronca antes de iros a vivir juntos. Los objetos materiales, el dinero perdido… eso no tiene importancia comparado con cometer el error de irte a vivir con alguien incompatible.
A lo mejor os habéis precipitado, no sé. Da vértigo compartir el espacio vital con otra persona. Yo lo he hecho mucho, lo de precipitarme digo. Quizá si no hubiera tenido tanta prisa en irme a vivir con el maromo (normalmente, ellos se venían a vivir conmigo, no al revés), habría tenido tiempo de ver por dónde iba a fallar.
Fíjate que ahora defiendo mi espacio con uñas y dientes, que resultaría MUY FÁCIL convencer a Amante para irnos a vivir juntos. Pero ¿sabes qué? justo porque le quiero y porque sé que la convivencia está sobrevalorada, de momento ni me lo planteo.
Sé que te sientes perdida, y frustrada por un proyecto de vida que has tenido que posponer, y no sabes si cancelar, pero créeme cuando te digo que mejor pelearse antes de irse a vivir juntos, que tener que desmontar la casa después de tres meses.
Paciencia. Tómatelo con calma. Y si decidís al final dar el paso, dejad antes las cosas muy claras. Me refiero a las cuestiones prosaicas, como los gastos, la intendencia, la distribución de las tareas, etc. Te ahorrarás muchas peleas.
Un beso, reina. Y gracias de nuevo por leerme.

[Sara] Hola Pepa!! te escribo para contarte mi historia y que me des tu opinión, porque a veces me da la sensación de que a mis 36 tengo más pajaritos en la cabeza (y entre las piernas) que una niñata de 14.
Te pongo en antecedentes: llevo desde los 18 años (o sea, media vida) con un hombre que tiene todo lo que yo pueda desear para ser feliz. Es bueno, cariñoso, trabajador, nunca discutimos… y me folla bien, o al menos eso creo, porque como empezamos tan jóvenes no he estado nunca con otro, así que no puedo comparar.
En esta relación sólo hay un problema obvio: aún no vivimos juntos. Tenemos casa y pasamos allí todos los fines de semana pero, con la excusa de la inestabilidad laboral de ambos, él no se decide y seguimos los dos en casa de mamá y papá. Raro, raro, no te parece??
Bueno, pues a esto hay que añadir que hace un tiempo ha aparecido en mi vida un amigo de mi pareja. Es un chico que va de bohemio y un seductor nato que es capaz de volver loca a la más pintada (de hecho, creo que el 80% de las tías que lo conocemos nos lo tiraríamos). Somos buenos amigos, pero como mujer no me hace ni puto caso. No sé si es que le gusto tanto como la mona Chita con una braga-faja o es que me respeta por ser “la parienta de su compadre”.
Lo malo es que yo me he enamorado (o encaprichado, o ilusionado, o… yo qué sé) hasta las trancas. Que llevo 6 meses que no me lo quito de la cabeza y que lo paso fatal cada vez que me entero que ha estado con alguna… o sea, cada dos o tres días. Y además no quiero hacerle daño a mi pareja por nada del mundo. Así que me veo con las manos atadas.
¿Qué harías tú en mi lugar?
Querida Sara. Lo que te pasa es absolutamente normal. Llevas, como dices, media vida con tu pareja. Es muy difícil mantener la relación tanto tiempo, créeme, por muy bueno, cariñoso, sociable y buena persona que sea. Estás cansada, y si vivierais juntos estarías más cansada todavía de él.
Que no viváis juntos no me parece mal. Que sigáis en casa de vuestros padres (teniendo vosotros una propia) me parece un signo de inmadurez. Tenéis ya muchos pelitos en las piernas (por decirlo en plan fino) como para estar aún en casa de papá y mamá. Fatal, así no vais a crecer como personas, maja.
El encoñamiento por el bohemio es normal. Si no fuera él, sería el camarero que te pone el café cada día, el autobusero… Cuando una ya no está por alguien, cualquier picha brava que se le cruce le parece Míster Big. Pero no lo es, sin conocerle te puedo prometer que no lo es.
No me parece justo para tu novio que andes con otro en la cabeza, sea su compadre sea un señor que te cruce por delante, porque lo que te pasa es que a tu novio le tendrás todo el cariño del mundo después de 18 años, pero el respeto se lo estás perdiendo, porque en tu mente te estás triscando al bohemio, y hasta montándote películas de celos en tu cabecita.
Te voy a dar la razón en que al menos en esto (no me has contado más como para poder opinar) te estás comportando como una niñata de 14 años. Si ya no quieres a tu novio, sé una tía en condiciones y afróntalo. Todos tenemos fantasías… pero lo que me cuentas no es una fantasía: te quieres follar al bohemio sí o sí. Y, ay, nena, que me parece que te vas a pegar un guantazo.
No sé si te he ayudado, porque creo que lo que acabo de hacer es echarte la bronca, pero es que pienso que estás jugando con fuego y te vas a quemar, niña.
Un beso. Pepa.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (V)

Woman writing her dairy.

[Rosana] Hola Pepa:Espero que puedas ayudarme. Hace dos años me separé y desde entonces no ha habido nada de nada en mi vida, ni novio, ni pareja, ni rollo ni nada. Me he apuntado a una app de estas pero lo que me asusta es que no sé cómo hay que desenvolverse. Yo no quiero nada serio, me gustaría conocer chicos que me gusten y tener sexo sin compromiso.¿Qué consejos me puedes dar para una novata total? Por ejemplo: ¿hotel o casa? (mis amigas dicen que casa ni hablar). ¿Quién paga el hotel? ¿Esto se habla antes o cómo? Y sobre todo, me dicen que el sexo oral ahora se hace siempre con condón…Yo lo flipo, se ve que he estado mucho tiempo fuera de la circulación…
En fin, lo que me quieras decir. Un saludo
Hola, Rosana. ¿Dos años sin nada de nada? Sé de una que te contestaría que más vale que te pongas las pilas, o va a haber que entrar “ahí” con una radial… Jajajajaja… Es broma, no te enfades conmigo. Me gusta MUCHO que me hagáis preguntas prácticas.
Pues mira, yo suelo preferir la casa de uno de los dos antes que un hotel, que me parece muy frío, pero claro, tal y como dije aquí, hay que tomar antes una serie de precauciones: avisar a alguien de confianza, pactar una señal de que se está bien, etc.
También hay que tener en cuenta las circunstancias de cada uno. Si compartes casa con los hijos, no es plan de llevarse al ligue allí, por lo que es totalmente comprensible optar por un hotel. En ese caso, lo más democrático es que se pague a medias. Hay algunos establecimientos (también llamados “Love hotel”) donde se reservan las habitaciones por unas horas, no por una estancia completa de un día. Todo es cuestión de ver dónde, cómo, etc.
Siempre os digo que toméis todas las precauciones a la hora de tener sexo, y sí, también incluyo el sexo oral en ello. Lo mejor es hacerlo con el preservativo, para evitar riesgos, pero tendrás que usar tú también el preservativo femenino. Y confieso que desconozco TOTALMENTE cómo se utiliza. Ahí no te puedo ayudar.

[Alicia]Hola Pepa:
Quiero tu consejo: sólo quiero sexo sin compromiso y lo pone en mi perfil. Y qué obtengo? Muchos curiosos y ninguna cita. Qué me convendría? Decirlo en el perfil o no decirlo hasta q no contacto con la persona. O ya en la cita?Es q no me lo creo, pensé q iba a tener q hacer un casting y nada.
Hola, Alicia.
No es que haya mucha diferencia de una app o portal a otra, pero por regla general no nos favorece demasiado a las mujeres ser tan claras. No sé si es porque a los tíos les asusta tanta franqueza, pero  entre alguien a quien “conquistar” y alguien que lo tiene bien claro, suelen preferir a la que no sabe qué quiere. Llámalo instinto de cazador o lo que sea, pero por desgracia es así.
Yo optaría por poner una descripción de ti (extrovertida, aventurera, deportista…), antes que lo que estás buscando.
Mira que yo no iba buscando más que sexo y conocer gente, y he terminado con novio. No te cierres puertas de entrada, sea para lo que sea. Descuida que cuando hagas contacto saldrá en la conversación lo que vais buscando cada uno. No te precipites. Tampoco es que mientas, pero espera el momento adecuado para decirlo.
Un beso, maja. Espero haberte servido de ayuda (y que tengas que hacer casting a partir de ahora jajajaja).

[Luis Alberto] {Nota: Luis es un chico que me escribió a través de Messenger de Facebook, contándome sus tribulaciones, que le gustaba una chica que veía los domingos cuando iba a misa, y cuando ha querido hacer un acercamiento, no ha sido positivo. Él quiere buscar una novia. Por eso me ha pedido que le enseñe a usar Tinder. Es complicado enseñarle a otra persona (más aún de otro país, con otra cultura, etc) cómo usar una aplicación como Tinder}.
Querido Luis: voy a empezar por lo más básico, que es decirte que Tinder NO es, en principio, un buen lugar para buscar una relación estable. Puedes encontrarla, sí, pero como en cualquier otra parte. Pero la idea de Tinder es hacer contactos con personas que te gustan para tener sexo. De ahí salen relaciones o solo sexo, eso solo depende de los dos. No hay fórmulas mágicas.
Yo solo puedo darte algunas recomendaciones: que seas educado; que no mandes fotos pornográficas (sin que te las pidan); que pongas una foto de perfil en la que se te vea bien; que seas educado;  que no “acoses” a nadie (si no quieren saber de ti, respeta el espacio del prójimo); que seas lo más sincero posible sobre lo que buscas en una mujer; que seas educado; que no te desanimes si no encuentras a alguien, porque hay que besar muchas ranas para encontrar una princesa; que no cuentes trolas; que estés preparado para decepcionarte de las personas y para encajar algunas mentiras; que te mires BIEN, sepas cómo eres, y seas tan benévolo con las mujeres que tengan interés en ti como te gustaría que lo fueran contigo, que abunda el tipo que busca a Miss Universo cuando él se asemeja a Cantinflas y viceversa.
En general, Luis, que uses el sentido común y no vayas a la desesperada. La desesperación es un repelente natural de las relaciones.
(Ejemplo práctico de lo que NO se debe hacer, Luis. Gracias a @perradesatan por ilustrarlo tan bien:
Perra de Satán

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (IV)

Woman writing her dairy.

[Juan] Hola, Pepa. Tengo un amigo que se pasa el día metido en Badoo, en Tinder, el POF… tiene perfiles en todas partes, y según dice él, tiene entre dos y tres citas con mujeres a la semana. Él siempre dice que lo que quiere es una relación más seria, pero en cuanto alguna le hace un poco de caso, le empieza a encontrar defectos: que si tiene un poco de celulitis, que si le llama mucho y le agobia, que si no folla como a él le gusta… ¿Qué le dirías?
Hola, Juan. Tu amigo nunca va a encontrar a la mujer perfecta, se lo puedes decir de mi parte, porque lo que le pasa es que no quiere encontrarla. Y, oye, que lo mismo es mejor así, no hay por qué luchar contra la propia naturaleza, pero que lo asuma y deje de dar la turra. Creo que es lo más sensato. Como sensato será que le digas que se proteja bien, que se haga chequeos regulares, porque a ese ritmo que dices que llevas, raro será que no termine con algún problema médico.

[Sandra] Hola, Pepa. La otra noche estábamos viendo mi novio y yo “Kiki, el amor se hace”, y cuando al principio de la peli Paco León dice que su mujer no la chupa muy bien nos empezamos a reír, pero luego suelta mi novio “pues no es la única…”. Y claro, me cabreé. Esa noche (y unas cuantas más) “no pilló”, lo castigué, y viendo que aquello se estaba saliendo de madre, me sentó y me explicó que lo dijo sin pensarlo mucho, pero que cuando se la chupo parece que lo hago obligada, que se nota que no me mola nada, y bueno, algo de razón lleva. ¿Qué hago? ¿Se puede aprender alguna técnica?
Hola, Sandra. Madre mía qué marrón, y tu novio qué poco tacto, cari, que estas cosas no se enseñan como el yoga o el pilates… A ver cómo te puedo ayudar.
Vamos a partir de la base de que en el sexo no se debe hacer nada “por obligación”. Una felación no tiene por qué ser ni profunda (la mierda de las pelis porno, creando falsas expectativas), ni prolongarse hasta que él se corra. Puede formar parte del juego. Excitarle es divertido, y también te excita a ti. Prueba a ponerle un poco de nata, o chocolate o mermelada, lo que más te guste, y juega con la lengua. Olvídate del reloj, que no hay que batir ninguna marca, y ve observando lo que le gusta más y lo que le gusta menos. Y podéis seguir con el “ahora tú, ahora yo”. Lo que tienes que aprender no es una técnica, sino a hacerlo porque a ambos os gusta el juego. No hay mayor placer que dar placer. En eso se basa todo.
Una cosita: subrayo lo de “un poco” porque TODOS hemos hecho el numerito de la nata, y si te pasas de cantidad terminas a los cinco minutos en la ducha, quitándote la pringue del pelo y cambiando las sábanas. Recuerda que NO ES un gofre. En este caso, menos es más, siempre.

[N] Pepa, no te voy a pedir consejo, te voy a contar una cosa que me ha pasado, para que me digas si crees que soy una bruja o no (yo creo que no). Quedé con un chico de Tinder y nada más conocerle y oírle hablar me espantó. Estaba muy bueno (y cuando digo MUY BUENO quiero decir un cañón de tío), pero era imbécil. Cuando me terminé la copa le dije que encantada de conocerle, pero que me iba a casa, y él me dijo “bueno ¿pero he superado el examen? Porque esto es como un examen para follar ¿no?. Dame un beso por lo menos”. Y como estaba muy bueno, pues le di un morreo que se quedó con el culo torcido.
Se pasó dos semanas mandándome mensajes para volver a quedar, y como insistía tanto, pues le dije que sí. Quedamos a cenar en su casa y… pues nos enrollamos. Pepa… dos minutos duró. Pensé que bueno, que lo mismo es que estaba nervioso porque le había tenido ahí esperando mucho rato. Pero es que volví a quedar con él, nos volvimos a enrollar y otra vez… DOS MINUTOS. Y no te creas que se disculpó ni se preocupó de yo qué tal. Le pareció lo más normal del mundo.
Yo no pensaba verle más, pero al día siguiente del último chasco me dijo que había comprado entradas para ver una peli que yo estaba deseando ver, y le dije que sí, aunque no tenía intención de darle más oportunidades en la cama. Al terminar la peli y salir del cine, se me pone así todo seductor y me dice “¿nos vamos ahora tú y yo a montarnos nuestra propia película?”, y ahí ya no me pude contener, Pepa, le dije “¿película? Lo tuyo no llega ni a trailer…”.
No he vuelto a saber nada de él. ¿Soy o no soy una bruja?. Gracias.

Hola N. Un poco bruja sí que eres (nada, traviesilla nada más) pero mira que me he reído con tu historia. Un poco de bruja y un muy de paciente. Yo no le hubiera dado una segunda oportunidad.
Lo mismo es que al pobre no le han dicho lo de que es escasito en la cama, que puede ser, pero no darse cuenta de que tú ni te has enterado… es porque va a su rollo nada más. Se ve que es DE ESOS. Así que me parece que como lección estuvo a la altura, elegante incluso. Espero que tengas “más puntería” en tus próximas citas, querida.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (III)

Woman writing her dairy.

Yo pensaba que esto iba a ser un pasatiempo de verano, y parece que os estáis tomando en serio lo del consultorio. Si os sirve para exorcizar vuestros demonios, para contar eso que no le contáis a nadie, yo feliz de la vida. Eso sí, permitidme que os diga (una vez más -y las que hagan falta) que aquí solo os doy mi opinión. La decisión siempre es vuestra.

(Anónima) Hola Pepa!!. Me encanta este nuevo consultorio que has abierto. Te cuento. Conocí a un chico por Tinder, nos vimos en persona y genial. Estuvimos hablando y me sentí super a gusto. Ese mismo día tuvimos sexo y me dejé llevar por el momento. Pero me chocó bastante que en ningún momento mencionara la palabra condón. No sé, me rayé un poco. Seguimos hablando por whatsapp y la idea es quedar más veces. Conclusión: no quiero que piense que soy una fresca.Un besazo y sigue con este maravilloso consultorio. PD: lo haces genial.
Querida Anónima: No te enfades, pero te daría collejas hasta que me rompiera la mano. ¡¿Cómo es eso de “me chocó que en ningún momento mencionara la palabra condón”?! ¿De verdad que te has acostado con él sin usar preservativo? ¿Y lo único que te preocupa es que te tome por una fresca? Vamos a ver, que acabo de volver de vacaciones y no quiero perder el estado de calma… Los condones debes llevarlos TÚ. No esperes a que sea él quien diga cuándo hay que ponérselo. Hay que ponérselo SIEMPRE. ¿Pero tú sabes la cantidad de cosas que te puede transmitir una relación sexual sin protección? Ay ay ay, nena, que estás muy loquita. Los condones llévalos siempre en el bolso. No tengas NUNCA relaciones sin protección. Si vuelves a quedar con él, le dices que o condón o nada. Si te dice que no quiere, no te acuestes con él. Y tú ya me estás yendo al gine a pedir una analítica completa de todo, ETS incluída. Te juegas la salud teniendo relaciones sexuales así, cariño. Puedes pillar desde unos hongos a un papiloma o el VIH o gonorrea, herpes… mira, en serio, no hagas estas locuras, que es como jugar a la ruleta rusa. Un beso. Y cuídate, no me hagas enfadar.

(Pilar) Hola Pepa. Tú que tanta experiencia tienes, ¿alguna vez has tenido la sensación de que te estaban tomando por el pito del sereno? Porque yo sí, y no sé si es que estoy paranoica. Te pongo en situación: hace dos meses ligué con un tipo por Tinder. Quedamos, tuvimos sexo, y nos gustamos tanto que hemos repetido tres veces más. La segunda cita fue la misma semana que la primera, la tercera diez días más tarde, y la última un mes después de la primera, no porque yo no quisiera, sino porque me dijo que su madre era muy mayor y a veces tenía que quedarse con ella, porque era un poco dependiente (emocionalmente) de los hijos. De él sobre todo. El caso es que desde hace un mes no encuentra el momento de volvernos a ver, pero eso sí, me manda mensajes cada día, me pregunta cómo estoy, etc. Bueno, miento, hace dos semanas me llamó una tarde, que fuera a verle a su casa, para quedarme a dormir, y a mitad de camino me volvió a llamar, que “abortábamos misión”, que su madre le había llamado, y se quedaba en su casa porque estaba malita. Le dije que no pasaba nada, que su madre era lo primero y me volví, con el calentón, pero me volví. Al rato me manda una foto de ella tumbada en su sofá “Mira cómo está, la pobre”. Y yo “ay, qué penita”… Pero, Pepa, que llevaba una manta, y estamos a 40 grados. ¿Me está vacilando sí o no? Yo creo que sí.
Querida Pilar. No será el primero ni el último que guarda un arsenal de fotos-excusa para estas ocasiones. O eso, o la pobre señora tiene la malaria, pero estaría en un hospital, no en casa de su hijo. Suena a que le salió un plan mejor.
Para que veas que esto es más común de lo que piensas, te voy a contar algo que me pasó a mí. Un sábado estaba yo solita en casa, tirada en mi sofá, y me llega un mensaje de Amante N° 1:
– “Mmmmmmmm”
(No hablábamos desde hacía tres o cuatro días. Le contesto)
– “¿Mmmmmmm?”
– “no nada, cielo, aquí estoy con mi madre (esto de usar a la madre como excusa es un clásico, por lo que se ve), y no puedo ponerme cachondo”
– “Jajajajajajajajajajaja… que el mensaje no era para mí, pillín… Jajajajajajaja”
– “Claro que era para ti 😡”
– “Vale vale, si tú lo dices…”
En mi caso me lo tomé a pitorreo porque no era alguien que me interesara más allá de los escarceos sexuales. Me fastidió que pensara que iba a colar la excusa boba (¡qué poca cintura! de verdad), pero ni me enfadé ni nada. En el pecado llevaba la penitencia el hombre.
Quiero decirte con esto, querida, que el que quiere verte encuentra el momento siempre. Y que yo a los que ofenden mi inteligencia con excusas baratas no les doy cuartel.
Así que, nena, como decía la Carrá “búscare otro más bueno… vuélvete a enamorar”.

(Javier) Mi dilema de hoy: “Por qué los hombres solo hablan de sexo?” Típico topico donde los halla, que haberlos haylos…
Como el de porqué las mujeres van de 2 en 2 al lavabo, no hay lavabos impares? Porque les duele la cabeza día si y día también a la hora… de siempre… Pero están perfectamente cuerdas para soportar 5 horas de programa absurdo de marujas compulsivo…
Esto me hace recapacitar en que los hombres somos de Marte y las mujeres de Venus…. Y quien fue el gilipollas que dedicó mezclarnos?
Ellas se conocen mejor y saben como tocarse mejor…
Ellos se conocen de p.m. y se hacen las cosas mejor que una tía. ..
Nosotros hablamos de sexo? Ellas también…
A nosotros nos vale todo…. a ellas solo si esta en la lista de deseos de estandard, alto, guapo, inteligente, cariñoso, casero, macarra, con su tono chulesco, que vaya de sobrao pero sin pasarse, con tattoos y sin tattoos, con piercings y sin piercings… Con carrera y sin carrera, con cochazo y en bicicleta… concluyendo con un “te quiero pero como a un hermano, o mi mejor amigo… (Friendzone, pagafantas..) Yo creo que hablamos siempre de lo mismo porque es lo único que tenemos claro, menos los fuera de juego, que ahí no ni Dios que se aclare… Ah si se me olvidaba, nunca he dicho que no me fuera a casar, y me he juntado con 3 proposiciones de matrimonio de 3 féminas, y no se que hacer??
Porque viendo el panorama… estoy por liarme con mi profesor de padel, que al menos se que maneja bien la raqueta…
Querido Javier: son tantas cuestiones que no sé si te has pensado que soy el Oráculo de Delfos o Paulo Coelho. Lo primero, pase, pero lo segundo no, cari, por dios, no. Voy a intentar contestar por riguroso orden de formulación:
A) Las tías también hablamos de sexo. De hecho, si este blog existe es para hablar, cuestionar y desmitificar muchas cuestiones sobre el sexo. Amante y yo hablamos mucho de sexo. No generalices, que está muy feo y te quita puntos.
B) Las tías vamos de dos al baño porque en un porcentaje muy elevado de ocasiones el lavabo está o hecho una mierda o el pestillo roto, y es más una cuestión solidaria y colaborativa (yo te sujeto a ti las cosas, tú a mí) que otra cosa.
C) no puedo contestar a lo de los programas de marujas porque no tengo tele, y si me duele la cabeza me tomo un ibuprofeno (más aún si en mis planes entra follar). Lo mismo hay que plantearse que si a tu chica le duele la cabeza a la hora del festival, es que prefiere el dolor de cabeza a follar contigo… Just say…
D) el que escribió lo de las mujeres de Venus y los hombres de Marte, es el mismo que piensa que hay métodos científicos para ligarse a una chica que no te tocaría ni con un palo. Otro Paulo Coelho de la vida…
E) como me masturbo yo (siguiendo estrictos criterios de eficacia) nunca lo hará otra persona. Pero que lo haga otro siempre es más divertido, en ambos casos.
F) conozco muchos tipos que se paran delante de un coño como de un semáforo en rojo (aunque la mayoría no, es verdad). Pero conozco muy, pero que muy pocas tías que se paren delante de una polla como de un semáforo en rojo. Es duro, pero es así. Digamos que todos esos criterios de los que hablas son un listón, que bajará o subirá dependiendo de a quién tengas delante, si te mola o no. Y si te mola mucho, ni listón ni hostias.
G) cásate con tu profe de pádel: es una profesión con mucho futuro, porque juega todo cristo.
Besos.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (II)

Woman writing her dairy.

Si llego a saber que teníais tanta necesidad de contarle a alguien vuestros problemas, os prometo que hubiera abierto mucho antes este espacio.

Por ahí me han llamado “gurú” y la verdad es que me importa bastante poco (vamos, no me importa nada), que me digan que no soy NADIE para dar consejos, porque tienen toda la razón, no soy NADIE, pero si depositáis tanta confianza en mí como para contarme vuestros problemas, lo mínimo que puedo hacer es responderos cómo lo veo yo. Que me hagáis caso o no es cosa vuestra. Yo soy solo el espejo donde veros, el Pepito Grillo que el 99% por ciento de las veces os ratifica TODO lo que os está diciendo vuestro entorno (haced caso a vuestra amiga de toda la vida, a vuestro hermano, a vuestra madre…), y a veces lo que vosotras mismas pensáis.

Repetida una vez más esta declaración de principios, vamos con el consultorio (me siento un poco Elena Francis):

  • [Ana] Hola, Pepa. Mi novio dice que el día que nos vayamos a vivir juntos quiere que sea inolvidable. Me lo repite una y otra vez, porque dice que ese día mi culo va a dejar de ser virgen. Yo estoy asustada. No sé si quiero. ¿Tú qué harías?. Gracias.
    Hola, Ana, que novio “tan majete” tienes (nótese la ironía). No sé por qué me suena de algo esta película, jajajaja. Sinceramente, no sé qué obsesión tienen algunos con el sexo anal. Ojo, que no estoy en contra EN ABSOLUTO, pero creo que tiene que ser una cosa consensuada, como TODO en el sexo.
    El sexo anal es algo complicado, no a todo el mundo le gusta, y si no se hace bien el que “recibe” siente de todo menos placer. Y te digo una cosa, aguantar solo por darle el capricho a tu novio, a la larga os traerá problemas.
    Podríais empezar por caricias y juegos. Hay juguetes eróticos específicos para esta zona, más pequeños y estrechos que un consolador “normal” (si tu novio la tiene muy grande, yo me lo pensaría mucho). Pero si no estás cómoda, si no estás relajada, si no estás segura, va a ser doloroso, eso te lo puedo prometer.
    Y si no te sientes bien con ello, no lo hagas. Si él te quiere de veras, lo va a entender.
  • [ROSAG] …podrías recomendar libros eróticos?. Creo que me vendrían muy bien, y a muchos también. Saludos grandes Pepa.
    Querida Rosa. No soy especialmente aficionada a la novela erótica, bueno, miento, fui muy aficionada en mi juventud a la novela erótica gráfica, “El click” de Milo Manara formó parte de mi educación sexual.
    Si no has leído “El Amante”, de Marguerite Duras, deberías hacerlo, es un clásico excelente. Otro clásico es “Delta de Venus”, de Anaïs Nin. También tenemos “Mi tío Oswald”, un cuento de Roald Dahl. Más reciente tenemos “Las lecciones peligrosas”, de Alissa Nutting, aunque este en concreto trata un tema controvertido, digamos que el argumento es un poco la “Lolita” de Nabokov, pero a la inversa (tampoco te lo quiero destripar).
    El erotismo es algo muy personal, y a mí, la verdad, no muchas novelas eróticas me parecen realmente eróticas. NI SE TE OCURRA leerte “50 sombras de Grey”, porque es una auténtica bazofia.
    Pero mira, para reirte (la risa y el sexo liberan endorfinas), te recomiendo que leas “Cómo ser mujer”, de Caitlin Moran. Ahí la risa está asegurada.
  • [Sara] Hola. No sé cómo contarlo sin que resulte ordinario, pero a ver… mi novio lo come fatal. Tuvo una novia antes de mí que le decía que lo hacía estupendamente, pero yo creo que mentía como una perra. He estado con otros chicos, y algunos mejor que otros, pero es que él lo hace mal muy mal, a veces hasta me hace daño. Alguna vez se lo he insinuado y se ha puesto como loco. ¿Qué hago?.
    ¡Menudo problemón tienes, amiga! No sólo te enfrentas a una “mala ejecución”, también al “fantasma de la novia pasada”. Ufff, es que no sé qué decirte, excepto que se lo cuentes, con delicadeza, pero no te lo calles. Dile que no todos somos iguales, ni nos gustan las mismas cosas. Ofrécete a guiarle en lo que te gusta y lo que no, que verá que así disfrutaréis los dos, que encajar no es fácil. Y si no te hace caso, tienes dos opciones: o cambias de novio o que no te lo haga más. Pero más vale una colorá que cien amarillas. No te cortes y díselo.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa

Woman writing her dairy.

Es increíble la cantidad de privados y correos que me mandáis para contarme historias, hacerme preguntas, pedirme consejo…

Consejo… criaturitas. Para dar consejos ya están los que me cogen una frase o una palabra de un post y hacen un mundo de ello… Yo estoy únicamente para decir lo que pienso, o lo que haría yo, o para poner de ejemplo una situación por la que haya pasado. Lo dice el refrán: más sabe el Diablo por viejo que por diablo. Y yo ya estoy talludita.

El caso es que, ya que este espacio es fuente de debate (el debate siempre es positivo), he pensado que por qué no hacer una especie de consultorio, en el que podéis participar TODOS, preguntando y contestando, y he reunido (para abrir boca y previa autorización) algunas de las preguntas que hacéis:

  • [Loren] Hola, Pepa. Hace tiempo te leí un post sobre los tamaños de los preservativos, y quería hacerte una pregunta: ¿cómo pides un tamaño especial en la farmacia? Vivo en una ciudad muy pequeña, aquí se conoce todo el mundo, y son bastante cotillas. No quiero que se entere hasta mi abuela.
    Hola, Loren. La primera vez que compré condones despúes de divorciarme (antes incluso de haber tenido sexo con nadie), intenté comprar normales y XL en la farmacia de al lado de casa, y solo los había normales, y de una sola marca (la miradita de la farmacéutica venía de regalo, que a mí a estas alturas, me la refanfinfla mucho).
    Mi consejo es que vayas a un sex-shop. No sé cómo es de grande tu ciudad, si tienes localizada alguna tienda de juguetes sexuales… pero si no, hay algunas tiendas online que te pueden servir discretamente.
    Si leíste con atención el post, ya sabes que hay bastante variedad, tanto por arriba como por abajo de lo que se considera “normal”. Así que mejor toma medidas antes.
    Aquí van algunas direcciones para comprar con discrección:
    Durex, Lelo, Los placeres de Lola
    Y recuerda SIEMPRE CONDÓN, SIEMPRE.
  • [ANÓNIMO] Hola. Te sigo desde que empezaste con el blog. Y te he seguido con varias cuentas en Twitter. Sí, sé que suena bastante a acosador, pero ahora me explico. Soy un poco especial con el sexo. Tengo un fetichismo con la ropa interior de mujer, y cada vez que tengo una pareja más o menos estable, y le confieso mi fetichismo, al principio muy bien, pero al poco tiempo me empiezan a controlar la cuenta de Twitter, a quién sigo y a quién no. Y claro, sigo a blogueras de sexo, y más pronto que tarde termino borrando la cuenta de twitter, y así voy teniendo varias diferentes.
    Quería preguntarte si te escribe más gente como yo, o soy más raro aún de lo que creo.
    Hola, Anónimo. No, no me escribe más gente como tú, no te voy a mentir. Pero te voy a decir que tu fetichismo ni me parece fuera de lo común ni tampoco dañino. A lo mejor si fueras más de frente con esas parejas que tienes, y no le ocultaras esto como si fuese un pecado terrible, no te andarían fiscalizando. O quizá encontrarías a alguien que se acoplara a tus gustos y tú a los suyos. En todo caso, tus redes sociales son tuyas, no dejes que nadie te las controle.
  • [Juan] Hola. En la cópula ¿cuánto tiempo consideras que hay que aguantar para conseguir el orgasmo de la mujer? Gracias.
    Hola, Juan. Me encanta que tengáis vocabulario, de veras. Alguna vez me tienta lo de decir pene en vez de polla, pero es que entonces parecería que hablo de urología y no de sexo.
    Vamos con tu pregunta. Hay quien es capaz de conseguir el orgasmo casi enseguida, aunque normalmente hay una estimulación previa (caricias, cunnilingus, etc), y pese a que los expertos afirman que se puede llegar al orgasmo en unos 4 o 5 minutos, mi experiencia (y la de las mujeres a mi alrededor) me dice que hay que aguantar un poquito más, entre 10 o 15 minutos, y a un ritmo constante (si quieres que se corra, las florituras déjalas para cuando os tengáis bien pillado el punto).
    Siempre puede haber un despiste, un día que por nervios o lo que sea te vayas antes, pero si pasa eso, compénsalo de otra manera. El orgasmo no solo se consigue con la penetración.
  • [Marta] Hola, Pepa. ¿Hay alguna app para ligar en la que las mujeres tengamos el poder? Vamos, que seamos nosotras las que escojamos.
    Hola, Marta. Creo que sí. Hace unos meses me presentaron una aplicación del estilo que se llamaba Muapp, y estuve testeando otra que se llama Bumble. En esta última NO HABÍA NADIE, jajajajaja. De esto hace un par de años, así que supongo que habrá ampliado el círculo.
    No conozco ninguna más, porque en principio creo que todos deberíamos tener las mismas opciones de decir sí o no, independientemente del sexo al que pertenezcas. Pero tú misma.

¿Quieres preguntarme algo? ¿Quieres contar tu historia? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

Anonimato garantizado.

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Historia de una fusta

Dominatrix with whip

Hoy en día es bastante común que una mujer tenga juguetes eróticos en casa. Lo que no es tan habitual es que tenga una fusta. Yo tengo una.

No, no es que me guste el rollo dominatrix ni pegar a los hombres ni nada por el estilo. La explicación es mucho más simple que esa. Hace años tuve que hacer una entrevista a una actriz para un canal de televisión local. Ella escogió como escenario de la entrevista un sex shop. Tenía un probador precioso, tipo bombonera, y la verdad es que daba muy bien en cámara.

Se me da bien escribir, pero no se me da nada bien ponerme delante del objetivo. Estaba muy nerviosa, y al ver lo que había grabado, mi compañero me dijo que tenía una costumbre muy poco televisiva: no paraba de mover las manos al hablar, y quedaba fatal.

Me sugirió que me agarrara a algo. Si me agarraba a la libreta de notas parecía la becaria, y no era lo que queríamos, así que tuve que improvisar y agarrar algo que tuviera a mano. En un sex shop ya os podréis imaginar qué tipo de cosas tenía a mano: penes de goma y fustas. Todo lo demás estaba guardado en sus vitrinas. No tuve más opción que agarrar una fusta. Con este truco, dejé de mover las manos compulsivamente, y salvamos la entrevista.

Pero yo me encapriché de la fusta y me la llevé a casa. Desde ese día la utilizo a veces para concentrarme mientras pienso la idea de un artículo. Me da sensación de poder cuando la tengo en las manos, pero jamás la he utilizado con nadie, ni practicando sexo, ni jugando a los roles con mi Amante.

A él no le ha gustado cuando la ha visto, pero no porque piense que le voy a azotar, sino simplemente porque no es su rollo. Un azotito suave, en el momento justo, bien. Tratarle como si fuera un pony, mal. Aunque algo me dice que si me ve vestida de cuero con ella en la mano, ya no iba a tener tantos reparos…

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Los juguetes eróticos (ya tardábamos)

domination

Si me dan un euro cada vez que, al explicar que tengo un blog en el que hablo de sexo, mi interlocutor termina diciéndome “¡anda! ¿vas a hablar de consoladores?”, a estas alturas tendría pagada la entrada de un piso en la playa.

Esto es un blog en primera persona. Hablo de mis experiencias y de mis pajas mentales (de las otras aún no, pero todo se andará). Y, respondiendo a esa pregunta que os ronda, sí, tengo juguetes sexuales, o consoladores.

No me gusta llamarles “consoladores” porque esa palabra tiene una connotación como de pena. Prefiero llamarles “juguetes”, porque sirven para eso, para jugar, tú sola o con alguien.

Tengo unos cuantos, algunos comprados, otros me los han regalado y otros me los han dado para probarlos (la vida de la periodista freelance es dura, amigas). También tengo una fusta y unas esposas. Pero lo de las esposas ya lo he contado antes.

El primero me lo regaló mi primer novio, cuando yo tenía unos 20 años. Él trabajaba de noche como portero de un garito, y me lo dió en mi fiesta de cumpleaños, rodeada de todos mis amigos, en una caja muy grande, porque era un juego completo: aparato y varias fundas intercambiables. Según anunció (muerto de risa), “así no le echaría de menos por las noches”. H….d…p….ta. Era como uno de esos kits de la Señorita Pepis, pero en guarro. Sospecho que mi cara cuando rasgué el papel y ví lo que contenía sería todo un poema, el humo me saldría por las orejas. Porque ya no era lo inconveniente del regalo (yo, con 20 años, todo lo que tenía de buenorra lo tenía de mojigata), ni de que me hubiera hecho abrirlo rodeada de mis amigos (festival del humor), sino que yo por aquel entonces aún vivía en casa de mis padres, y a ver dónde coño guardaba ese mamotreto sin que se pisparan ni mi madre ni mis hermanos.

Cuando le dejé, lo primero que hice fue sacar a escondidas la caja y tirarla en el contenedor de basura de la esquina de casa. Los basureros tuvieron que flipar bastante.

Pero con los años se me ha ido quitando la mojigatería. Ayuda que los que hay ahora son monísimos, súper chulos, vamos, que no parecen lo que son.

Los hay con mando a distancia, para jugar entre dos. Los tienes con un programa de entrenamiento para fortalecer el suelo pélvico (los ejercicios de Kegel; las mamás y embarazadas me entenderán perfectamente). Hay estimuladores anales, clitoridianos, con velocidades, sumergibles, que se cargan por USB, que se activan con la voz o soplando… hasta los hay chapados en oro, y no miento. (*)

(*) me parece un poco drástico guardarse los ahorros ahí en vez de en el colchón, pero oye, cada uno es cada uno…

Los míos son tan bonitos… y los uso tan poco. Están bien para jugar un rato, no para un diario. De momento prefiero a mi Amante (a un juguete de estos lo puedes chupar… pero no es lo mismo… no suspira y tal), pero alguna vez hemos probado a introducirlo dentro de nuestros juegos.

Mi problema, si se le puede llamar “problema”, es que los tengo que tener guardados, casi escondidos, como cuando tenía 20 años, porque son tan bonitos que temo que cualquier día mi hijo abra un cajón, los descubra, y se ponga a jugar a la Guerra de las Galaxias con alguno de sus amiguitos. O mi madre se piense que alguno es una pulsera de esas tan modernas que te pones a veces, que es que eres la más moderna del barrio, hijamía y se la coloque en una muñeca.

Vamos, me muero…

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest