Archivos de la categoría sexting

Pregúntale a Pepa (XII)

Woman writing her dairy.

Hola Pepa, nos encanta tu blog y siempre que podemos lo leemos y además lo comentamos entre nosotras. Somos dos amigas de 29 años del País Vasco, vascas vascas, de esas que no ligan mucho jaja. Te escribimos por que yo, Amaia, tengo dolores de cabeza con un chico. Hemos estudiado juntos toda la vida, y siempre hemos conectado muy bien. Ha habido temporadas que apenas nos hemos visto, pero cuando nos vemos hay una atracción sexual que creo que es por parte de los dos y los demás parece ser que lo notan. Tampoco siempre a sido una relación idílica, ya que él es muy inestable y a veces ha conseguido hacerme daño con sus desplantes. Pero hay algo en él que consigue que le perdone haga lo que haga. Estas navidades, después de muchos años acabamos en la cama (en el País Vasco no puedes perder una oportunidad así). Es verdad que he tenido pareja y he tenido rollos, pero al final él siempre vuelve.

Soy Ane, la amiga de Amaia. Ya no se como hacerlo para que vea que ese chico no le conviene y le he obligado a escribirte. Nunca he entendido como mi amiga llega a perdonar los feos que le hace ese chico. Es verdad que cuando él tiene buen día (por que mi amiga siempre tiene), se nota feeling entre ellos, pero estoy segura que no es sólo con ella, y cuando a él se le tuerce el día es capaz de discutir con ella como si fuera su novio (y además celoso). Vivimos en un pueblo pequeño, y se sabe que él se enrolla con todo bicho viviente, a sido infiel a sus parejas y mi amiga erre que erre solo tiene ojos para él. Yo creo que este chico es muy inteligente y sabe camelarsela. Aunque ella se da cuenta de eso, le da igual. El tema es que siempre estamos hablando de él y aunque intentemos no darle importancia, nos es imposible ya que es un chico que lo vemos hasta en la sopa y si no nos llega información sobre él.
¿Tu crees que dos personas que ya se han faltado el respeto, aunque tengan mucha atracción sexual, pueden llegar a algo? ¿Finalizará alguna vez esa atracción?
Gracias por leernos.
Un beso.

Queridas niñas, me ha encantado que me escribáis al alimón.

Me parece que Ane está profundamente preocupada por ti, Amaia, y yo estoy preocupada porque dos chicas tan jóvenes se anden comiendo la cabeza por un tipo que, a simple vista, no merece tanta fatiga.
Creo que Amaia está enferma del mal más antiguo: quiere lo que no puede conseguir. Y este tipo, que se ve que tiene de listo lo que de problemático, lo sabe. Lo sabe y lo utiliza.
Esto es una especie de enfermedad, una que solo se puede curar con la voluntad del enfermo. Porque si te hace sufrir, si te monta pollos absurdos, si se folla una mosca en el aire frente a tus narices y tú sigues erre que erre, es que no quieres curarte, Amaia, no hay más.
Mira, yo estuve 11 años con el padre de mi hijo. Los cinco primeros fueron muy buenos, luego tuvimos al niño y se abrió la caja de Pandora. Me la jugó mil veces, se portó como el culo. Y yo siempre le perdonaba… hasta que no. Un día me di cuenta de que mi futuro iba a ser más de lo mismo, pero incrementándose a peor cada año. Ese día le mandé a la mierda, y mi vida cambió por completo.
Plantéate, Amaia, si eres así de desgraciada sin ser nada tuyo (ni novio ni amante) ¿qué te espera en el futuro? No va a cambiar, va a ser el mismo cabrón. Te ha faltado a respeto tantas veces… Cuando te pierden el respeto no hay vuelta atrás.
Como te dije antes, si no te quieres curar no hay nada que hacer. Solo puedes hacerlo tú.
En cuanto al tema del ligar en vuestra tierra, chicas, abríos un Tinder y geolocalizáos en otro sitio con más material, una ciudad grande. Hacerse una excursión de caza un fin de semana puede solucionar dos cosas: follar y quitarse de la vista del elemento. Y como nadie os conoce, nadie puede chismorrear.
Ane: ten paciencia. A los amigos hay que quererlos como a los hijos, como vienen, y hasta que no se pegan el tortazo no escuchan lo que le estás diciendo.
No sé si os he ayudado o no. En todo caso MILLONES DE GRACIAS por leerme y confiar en mí.
Besos, Pepa

Hola Pepa, me llamo S… Te escribo porque seguro me darás una opinión 100% objetiva. Verás, tengo 23 años y siempre me han gustado los hombres mayores. Ahora llevo casi 3 años con mi novio (de casi 40) y la verdad es que me trata muy bien, nos queremos muchísimo, lo pasamos genial y es súper inteligente, pero en la cama hay algunos problemas.. Además, vivimos juntos. Desde que empezamos ya me sentía atraída sexualmente por otros hombres, pero pensé que se me pasaría. Nunca le he sido infiel. Hace poco he conocido a un hombre casado y con hijos de 50 años que la verdad es que me pone un montón y lo estoy empezando a pasar un poco mal. No es que mi novio no me ponga, pero al haber esos “problemas” no disfruto demasiado del sexo y a él le frenan a la hora de tener relaciones conmigo. Aunque sí que me encantaría estar en un futuro con el y casarnos y que se solucione todo. Tengo un buen cacao.. PD: Soy adicta a tu blog! Un besazo.

Hola, S.
Gracias por confiar en mí.
Te voy a contar cómo lo veo yo: tienes solo 23 años. Estar con un hombre de casi 40 es, siendo como eres tan joven, poco o nada extraordinario. Es bastante habitual a tu edad. Yo tuve un rollete con 17 años con un tipo de 37. Visto en la distancia él no era tan mayor. El problema es que yo apenas era una niña, muy suelta, pero una niña. No es que él fuera un viejo con 37. Es que yo apenas empezaba. El desfase era más que evidente.
Pero me cuentas que te sientes atraída por hombres bastante mayores que tú de manera habitual, y esto más que una opción empieza a parecerme algún tipo de filia. No tengo ABSOLUTAMENTE nada en contra de las filias, vaya por delante, pero quizá oculta otro tipo de problema.
Por lo que sé, por mi experiencia y por las mujeres que tengo alrededor, cuando una chica tan joven siente atracción por hombres que le sacan dos décadas o más, están buscando no solo la experiencia y la paciencia que ya tiene un hombre de esos años, sino la seguridad.
Los hombres mayores no suelen ser tan volátiles como los jóvenes, más que nada porque ya no les acompaña ni las fuerzas ni el físico, y estar con una mujer mucho más joven refuerza su autoestima y su virilidad. Les rejuvenece, por así decirlo.
Si detrás de esta preferencia que tienes se oculta el deseo de protección, la figura paternal, es algo que no me corresponde decirlo a mí, sino a un profesional (un psicólogo o un sexólogo), pero a simple vista es lo que parece.
No me dices si has tenido relaciones o te atraen también hombres de una edad más parecida a la tuya. Si no es así, me inclino a pensar lo que te he dicho al principio, que se trata de algún tipo de proyección. Porque recalcas mucho la edad del hombre con el que tienes una relación y la edad del hombre con el que fantaseas. En teoría tendrías que pensar que estás con un hombre y te atrae otro, sin más. Si pones por delante la edad que tienen… no sé, ahí veo yo que si le das tanta importancia es por algo.
No es fácil este tema… en realidad ningún tema que tenga que ver con las relaciones lo es. Pero hacer examen de conciencia, pararse a pensar por qué hace una las cosas, por qué se relaciona con tal o con cual, es lo que más ayuda. Párate a pensar quién eres y por qué haces lo que haces. Ser honesta con nosotras mismas habitualmente es la única salida.
Besos mil.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Frágiles

Dicen que estamos criando generaciones de niños frágiles, flojitos. No sé, puede que sí y puede que no.

Yo soy la pequeña de siete hermanos. Todo el mundo me decía mimada y blandita, y al final he salido resistente como una vara verde.

Creo que lo que nos hace débiles es no querer enfrentarnos a los problemas, no estar más o menos preparados desde la infancia.

Enseñar que caerse no es motivo de vergüenza, que equivocarse es la única manera de aprender, que decir NO ante lo que nos incomoda es un derecho, que llorar sirve para aliviar tensiones, que no existen los príncipes ni las princesas azules, sino personas que a veces encajan con nosotros y otras veces no, y no pasa nada si no nos enamoramos o no se enamoran de nosotros.

Todas o casi todas las consultas que me enviáis giran en torno a lo mismo: yo quiero, él no quiere, me deja, me hundo, me levanto, él vuelve, caigo otra vez, me vuelve a dejar. Y no tiene que ver con la edad. Sois chicas desde veintipocos a cincuenta, y más. No es una cuestión de generación: es una cuestión de fragilidad.

Hay que levantarse, sacudirse la ropa, ponerse una tirita en el desconchón de la rodilla, y memorizar dónde está el socavón en el patio del recreo, para no volver a caer justo ahí.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Preguntale a Pepa (X)

Woman writing her dairy.

Hola Pepa,
Estoy algo nervioso porque nunca había escrito a nadie sobre esto. De hecho, tampoco es que suela dar la cara… Me llamo Pablo Gafas, tengo 23 años y tengo un blog de temática gay, donde explico mis experiencias sexuales, mis amores y en fin, mi vida..
Te cuento un poco mi última experiencia amorosa. Conocí a un chico el sábado pasado y fue un flechazo por ambas partes. Eso creía. Después de conocernos por Grindr y de charlar por Whatsapp durante un tiempo, decidimos quedar en una cafetería para conocernos en persona. La cosa fue de cuento, él no paraba de tirarme la caña, yo le seguía el juego, incluso me llegó a invitar, vamos que me pagó él el café. Salimos de la cafetería, ya era oscuro y estábamos en un callejón. Nos dimos dos besos, me acerqué para darle un beso de película y se apartó. Me quedé muy fastidiado porque no comprendía nada. Me fuí para casa y de repente me suena el móvil: “Me ha encantado conocerte, eres muy mono”. Al día siguiente volvimos a hablar, me dijo de ir al cine, pero al final ambos no pudimos. Hablamos todo el lunes y antes de irme a dormir le deseé suerte porque el martes tenía una entrevista de trabajo. Ya no me contestó. El miércoles le pregunté cómo le había ido y todavía espero respuesta. Llegué a plantearme cosas horribles: ¿Y si se ha muerto?, ¿Y si le ha pasado algo grave?. No leía mis mensajes, ni tan siquiera miraba mis historias de Instagram.
Las aguas volvieron a su cauce cuando el sábado, el señorito C subió una historia en Instagram, cenando y ríendose a carcajadas.
Si tienes una explicación es que eres maravillosa.
¡Te admiro mucho y te leo siempre, Pepa!

No sé si te interesaría leer mi blog, pero te lo dejo aquí por si te apetece.
Un beso muy grande, preciosa.

 

Hola, Pablo.
¡Qué joven eres y cuánta ternura me provocas! Ay, mi niño, que esto es una selva… cuánto me gustaría haceros a todos de mamma y protegeros. Pero no puede ser, porque el que no se cae no aprende a levantarse solo.
Por más “maricón” de corazón que me sienta, me temo que en las relaciones entre chicos solo puedo hablar de lo que han visto, sufrido y experimentado mis amigos (que son aproximadamente el 80% de mis amistades masculinas) y que, por supuesto, me hayan contado. Pero voy a echar mano de la más obvia de las sabidurías: mis 47 años y el sentido común.
A mí el sentido común me dice (respecto a tu consulta) que:
a) el que quiere verte te ve; si no te llama es que pasa de ti, no hay más, no le busques, y tampoco andes stalkeando su perfil de IG… ¡qué necesidad de sufrir!
b) el te beso-no te beso es un evidente “no me gustas mucho, pero voy a probar si me pones lo suficiente… mira, pues no”. Lo siento, me leo y veo que de tan clara puedo llegar a ser un poco malaje, pero es que, mi niño, no hay que perder el tiempo con quien no lo merece.
c) que al principio después de quedar te haya contestado mensajes y haya seguido hablando contigo, lo único que significa es que tiene modales, aunque le hayan durado poco.
d) las malas noticias vuelan. No vuelvas a pensar que le ha pasado algo malo a quien no te devuelve la llamada, porque lo que pasa es (vuelve al punto a).
e) no le mandes más mensajes ni intentes averiguar nada de él y verás como más pronto que tarde vuelve a dar señales de vida (un mes máximo, podría apostar). El que se va sin despedirse vuelve sin que le llamen, corazón. Cuando aparezca ni le contestes. No hay que buscar la venganza, pero desaprovecharla es un desperdicio.
No puedo darte una explicación sobre lo que te ha pasado o por qué ha actuado así. Solo se me ocurre que es gilipollas… ¡qué vulgaridad! con todos los que hay…
Un beso enorme, chéri.

Pepa

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Conjuro

Full Frame Shot Of Multi Colored Balloons

Por fin se fue un año muy perro, 2016. Se ha ido llevándose por delante una buena colección de mitos culturales. Te voy a decir una cosa, 2016: me caes mal y me cago en tu manto. Menos mal que te acabaste.

En cambio tú, 2017, te presentas lleno de incertidumbre, sí, pero limpio y fresco, como un cuaderno recién comprado. Y en esta primera página que escribo en tu interior, quiero lanzar un conjuro, un deseo, una intención: voy a empezarlo con una lista de canciones que no solo hablan de la diversidad sexual, sino que animan a explorar y vivir con alegría la propia.

Le pido al 2017 que todas las que estabais atrapadas en una relación sin sentido, seáis capaces de liberaros. Que las que nunca os habéis atrevido a tener una relación con alguien más joven, por pudor, lo hagáis sin miedo. Que las que arrastran un pesado de esos que años más tarde sigue dando la turra, lo borréis por fin de vuestra vida. Que las que tienen prejuicios sobre las apps y portales para ligar, se atrevan a explorar. Que las que andan entre dos amores sean valientes para decidir qué es lo que ellas desean, y no lo que la moral les impone…

(Pepa, STOP. ALERTA NOÑERÍA)

Te pido, en fin, 2017, que nos dejes ser libres, fuertes, dueñas de nuestra sexualidad y dueñas de nuestra propia vida. Se te ve cara de buen tipo, 2017, seguro que nos lo concederás… (y más si te pongo semejante musicón).

Desire (Years&Years ft Tove Lo)

What if I Go? (Mura Masa)

In Common (Alicia Keys)

Erotica (Madonna)

I want your sex (George Michael)

Sexual Revolution (Macy Gray)

 

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

No hay dos sin tres

Old friends keep their traditions

Para afirmar que los libros de Paulo Coelho son filosofía de perogrullo, tienes que haberte leído al menos uno de ellos. Sí, yo lo hice. No recuerdo exactamente la trama y la “enseñanza”… ejem… final, pero un refrán que repetía uno de los personajes fue lo único que me quedó en la memoria: lo que pasa una vez, es probable que solo pase esa vez, pero si pasa dos, pasa tres.

Estaba yo tan tranquila pasando la Nochebuena con mi santa y anciana madre, cuando entre todos los mensajes de guasap que iba recibiendo apareció uno de un número desconocido: “Feliz noche….amore”. Pensé que sería de una amiga a la que tenía pendiente ver esos días y no le hice más caso. Pero al día siguiente, al mirar ya fresquita y con un café en la mano el móvil y ver la foto, supe de quién era.

Os di una pista al principio: no hay dos sin tres. ¿Quién podía ser? Efectivamente, amigas, El Pajillero.

A ver, muchacho ¿a qué viene este recordatorio de tu existencia cada cierto tiempo? Yo te borré de mi vida (y de mi móvil), pero al parecer eres de esos a los que hay que bloquear. Sospecho que luego serás también de los que comentan con los amigorros en el bar lo locas que estamos las tías, que os bloqueamos en las redes y en el móvil, que somos unas rencorosas, bla bla bla.

No hijo no, no lo hacemos por lo que pensáis, lo hacemos porque sois unos putos cansinos, que no entendéis que NO es NO, y que con dos copas encima apretáis en modo loop el botón de mandar mensajes a la chorboagenda al completo. Oh, sí, soy consciente de que no seré la única AMORE que recibió un mensaje tuyo esa noche, y que no habrás discriminado al darle a enviar. Eres más de pescar con red, al mogollón, que con caña, que da más trabajo y requiere un mínimo de inteligencia para hacerlo.

Bueno, ya has conseguido que te bloquee en el Whatsapp. No lo he hecho antes porque entre otras cosas HACE DOS AÑOS Y MEDIO BORRÉ TU TELÉFONO (a la vez que te pedí educadamente que “perdieras” el mío). Así que tenemos block en Skype, y en Whatsapp. En Facebook hace tiempo que no me apareces en sugerencias, porque no tengo enlazado el número de móvil con esa red (un descanso; os lo recomiendo). Pero como eres un pesao, te las apañarás para aparecer otra vez. Vamos, fijo.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Realidades paralelas

una rubia ligando en la red

No soy una bloguera famosa tipo Paula Echevarría, pero reconozco que a veces me mandan cosas… libros, invitaciones, alguna taza para el café con el logo de una marca… nada que suponga un soborno o haga que Hacienda me persiga por lucrarme de manera ilícita. Pobre de mí, que vivo de mi trabajo y de mi capacidad para poner en palabras lo que me pasa por la cabeza… rica no me haré, no.

Como por culpa de cuatro canaperos está tan denostado el término “bloguero”, hay quien piensa que por escribir un blog estás ahí para hacer publicidad y vender lo que te pongan por delante, y seguro que hay quien lo hace. No es mi caso. Seguro que hay más de una agencia que me tienen en la lista negra de “no insistas, que no hay nada que hacer”, pero como ya dije en su día, “El amor en tiempos de Tinder” no es una teletienda. Aquí hablo de sexo y de relaciones, de feminismo y de empoderamiento de la mujer. A veces con humor y a veces con mucha seriedad. Pues como la vida misma, hija.

Es por eso que a veces puedo parecer un poco diva de la nariz levantada cuando me presentan algo, un producto, una web, una app o hasta un libro, porque de entrada voy a defender la honestidad de este espacio (sí, soy gilipollas, pero soy honrada), y hasta que no veo, pruebo, o investigo eso que me están presentando, no decido si hablo aquí de ello o no.

Esto me pasó hace unos días con un libro que me enviaron: “Julieta, experiencias de una rubia ligando en la red”. Sí, lo confieso, pensé “virgensanta, otra vez”, pero le di una oportunidad, lo leí… Me reí tanto, me sentí tan identificada, y me vi tan reconocida en la situación (y hasta la manera de escribir) que hasta me pasé de parada de metro regresando a casa. Pensé que en cierto modo la protagonista y yo habíamos vivido realidades paralelas en el mundo del ligoteo virtual.

Ángela ha llevado mucho más allá de lo que yo hice la experiencia de ligar por la red. Durante un año (y en un “coto de caza” muy específico), ha experimentado, ha documentado con rigor científico, y ha desarrollado no sé si una guía para ligar, pero un tratado de zoología al estilo Gerald Durrell seguro. Me encantó el libro. Es divertido, aleccionador y muy recomendable tanto para la que anda comenzando en este inhóspito lugar que son las relaciones 2.0, como para la que simplemente quiere saber.

De hecho, se lo he regalado a una amiga que sé que necesita reírse más que nada en estos momentos. Porque sí, es para tomárselo con mucho humor este tema. Ángela, como yo, decidió tomárselo por el lado divertido, porque es el único modo. En serio.

Podéis encontrarlo aquí
Julieta. Experiencias de una rubia ligando en la red

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (VIII)

Woman writing her dairy.

(N-email). ¡Hola Pepa! Soy seguidora tuya y de tu blog desde hace año y medio ya, y no creerías la de veces que me ha sacado de dudas, me ha hecho reír cuando lo necesitaba de veras o me ha llegado calado profundo el contenido de las entradas. Eres fabulosa, de verdad.
El caso es, que ahora mismo, tengo una historia entre manos que jamás imaginé verme viviéndola. Te cuento, yo tengo 24 años, y me está tirando ficha un hombre de 42, de mi trabajo. Eso no es ningún problema, me atrae mucho y tengo interés en él, pero realmente estoy bastante desorientada, porque no sé si la manera de enfocar una relación (o lo que surja), y qué esperar de ello es igual a los veinte que a los cuarenta. Añadiendo a todo esto que él tiene hijos de una relación anterior, y yo no tengo ninguna responsabilidad más allá de decidir qué ropa me pongo por las mañanas. Él me ha contado su situación y me preguntó si tenía alguna posibilidad conmigo… Y yo no sé si su intención es un simple polvo con una veinteañera para regodearse en su estatus de separado picaflor, o si realmente le gustaría conocerme y plantearse algo más allá de. Espero que puedas iluminarme en algo, porque yo ahora mismo, ¡no sé qué pensar!
Muchísimas gracias Pepa, y sigue escribiendo, por favor.
N.
Hola, N. Muchas gracias por tus palabras, por leerme y estar al otro lado.
Lo primero que me asusta es que sea una relación en el trabajo. Tanto si sale bien como si sale mal, piensa que le vas a ver todos los días, y podéis saturaros de veros constantemente. Siempre digo que la distancia es necesaria, y esta situación no os dejaría oxígeno.

La diferencia de edad no tendría por sí misma que ser un impedimento, pero son casi veinte años. Tú tienes todo por hacer, ni siquiera has llegado a tu plenitud sexual, y él, por muy bien que esté o se cuide, va para abajo, no te quepa ninguna duda. Piensa que dentro de 10 años tú tendrás 34 y él 52. ¿Que pensar a 10 años vista es demasiado? Claro, pero plantéatelo y tu sola te estarás dando cuenta de si estás pensando en una aventura o en una relación a largo plazo.

Él es padre y tiene obligaciones. Me falta mucha información para darte un análisis más exhaustivo, porque tendría que saber si es custodia compartida, qué edad tienen sus hijos, si se habla o no con su ex mujer, cuánto hace de la separación… Son muchas circunstancias, y pueden pesar en vuestra posible relación. No obstante, si al final te atreves, creo que es necesario que le dejes bien claro que sus hijos son sus hijos y debe mantenerlos al margen de lo vuestro. Que está muy guay echarse una novia jovencilla que briegue con los niños, pero son SUS hijos, no los tuyos.

Sé que todo esto que te estoy contando es muy “punto de vista de una madre”, pero las madres suelen tener razón, por más que nos joda, y yo no me fiaría de un tipo que le tira la caña a una niña a la que le saca casi 20 años, y más aún en el trabajo.

Oye, que lo mismo es un tipo estupendo que ha tenido mala suerte en su matrimonio y se ha enamorado perdidamente de una compañera del trabajo, pero como diría Samantha Jones “si parece demasiado bueno para ser verdad… probablemente lo sea”.

No sé si te he ayudado o te he estoy haciendo dudar aún más. Sopesa los pros y los contras. Piensa si te gusta de verdad o si solo quieres un escarceo. Pero haz las cosas sabiendo las consecuencias que puede tener, y asumiéndolas.
Gracias otra vez por leerme.
Un beso enorme.

(M-Facebook) Hola Pepa, genial este blog en el que tratas con humor y muchas dosis de realidad el complicadísimo mundo de las relaciones 2D!!!
Te cuento mi experiencia, porque no entiendo en que momento, mi aplicación Tinder se ha convertido en una fuente de “solo amigos”…. En Septiembre conocí a X. Un chico de 35 años, majísimo y que me tiene loca. Hablamos por WhatsApp casi a diario, hemos quedado 4 veces… pero ni un solo beso.
Recientemente, falleció su padre y me pidió que fuese a la misa funeral, porque es un momento difícil y quería que yo estuviese en ese momento difícil. Lo que me tiene descuadrada además de que no me haya dado ni un beso, es que me ha contado que ha vuelto a hablar con su ex (operada y despampanante y que vive en otro país). Me ha dicho que esta chica le volvía loco pero que ahora tampoco está listo para salir con nadie… pero sigue quedando conmigo… Me gusta muchísimo…pero no se si es mejor asumir que no tengo nada que hacer y seguir viéndonos como amigos, o lanzarme y quemar el último cartucho… Pensaba que Tinder era para ligar, no para hacer amigos…. Gracias Pepa!!!
Hola, M. Muchas gracias por leerme, por seguirme, y por confiarme tu problema.
¿Sabes qué creo? Que te has convertido en una gran amiga, y tú no quieres eso ¿verdad?

Tienes dos opciones: o le dices claramente que quieres algo más que un bonita amistad (y te arriesgas a que él no, y ya no le veas más el pelo), o te aguantas hasta que él de el primer paso (que me da a mí que si no lo ha dado ya, lo mismo no lo va a dar).

Y oye, puede ser que le parezcas una maravillosa amiga, pero no te quiera en su cama. Es una posibilidad que debes valorar. Como también debes valorar si te arriesgas o sigues colgadita de él, pero “sin pillar”.

Yo no te puedo decir qué hacer, pero si fuera tú, me arriesgaría a confesar lo que quieres de él. El NO ya lo tienes… Pero claro, es decisión tuya.
Un beso enorme, querida.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Realidad distorsionada

Photographs Of Young Woman On Table

Dices que te ves fea. Antes pensabas que eras inteligente, pero ahora no hay día en el que no pienses que estás por debajo de su nivel. Has pasado de ser una mujer segura de sí misma a una persona que ya no sabe tomar una decisión sin dudar, sin temer no acertar. ¿Cómo has llegado a esta situación? Ni tú misma lo sabes…

Creo que en parte es porque has dejado que tu autoestima dependa de la atención que te preste esa persona. No te ves si no es en el reflejo que él proyecta de ti. Si te valora, si ves que te admira, si sientes que le gustas, que eres importante a sus ojos, resplandeces, eres feliz. Pero basta con que no veas ese reflejo, para que nada de lo que eres te parezca suficientemente bueno.

Esa necesidad de reconocimiento y admiración nos acompaña a todos, desde la infancia, siendo casi una cuestión de vida o muerte en la adolescencia(*). Pero en la edad adulta la autoestima no puede estar basada en lo que los demás opinen de nosotros, o estamos perdidos.

Asociarlo además a una relación sentimental resulta peligroso, porque le das al otro un poder que no debe tener. No puedes depender de cuántas veces te diga qué guapa, o qué buena estás, o qué pedazo de profesional eres, porque cuando deje de hacerlo (porque sí, porque ese ritmo de peloteo no lo aguanta ni el más enamorado del mundo), te sentirás fatal, y empezarás a comerte la cabeza, a verte fea, a creer que eres idiota. Empezarás a verle por encima de ti, que cada vez te sentirás peor, más pequeña, siempre mirándole desde abajo. Se convierte en algo enfermizo. Pero nena, eres tú la que les has dado ese poder, y por tanto la única que puede quitárselo.

En este momento, tu sentido de la realidad está distorsionado. Es como si estuvieras pasando “el mono” de los halagos: necesitas esa droga para volver a sentirte bien. Pero las drogas son malas y hay que desengancharse de ellas cuanto antes.

Con suerte, esa persona a la que le diste el poder más pronto que tarde andará corriendo detrás de otra, y en un primer momento verás en ella todo lo que crees que te falta a ti. Pero a ti no te falta nada, criatura, eres perfecta y única, y lo único que necesitas es volver a verlo en el espejo, en TU ESPEJO, no en el de él, y aprender a valorarte tú misma, no tu madre, no tus amigos, no ese señor que compartía tu cama… tú.

Y una vez que recuperes el poder, no lo vuelvas a regalar, aprende la lección, porque te va a servir el resto de tu vida (sobre todo si te abres un perfil en Tinder).

(* ahora es Instagram, antes Fotolog, y mucho mucho antes el patio del insti. La misma mierda, pero evolucionada)

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (VII)

Woman writing her dairy.

Dos caras de la misma moneda. Alguien que quiere y no tiene y alguien a quien le salen a pares. Esto va así, no hay normas, pero una regla tiene que prevalecer sobre todas: piensa que es lo mejor para ti, lo que te hace feliz. Deja atrás lo que te atormenta o consume energía inútilmente. Tú eres lo primero.

(Xtina, a través de Facebook). Hola Pepa! Primero te diré que desde el año pasado que empecé a usar este tipo de apps de ligoteo estoy enganchada a tu blog. Me leí todas tus aventuras desde el principio, me encanta que no tengas pelos en la lengua al hablar de este tipo de temas tan tabúes y mal vistos por algunos. Ya está bien de tanto Mr Wonderful almibarando las cosas.
Después del semi peloteo te cuento mi caso: el pasado agosto quedé con un chico de tinder. Fue un chico que no me entró mucho por los ojos cuando lo vi pero que me ponía mogollón la chuleria que tenía. La siguiente vez que nos vimos fue al viernes siguiente que me invitó a cenar. Y desde entonces nos hemos estado viendo una vez por semana cada semana. Primero empezamos durmiendo juntos, luego quedando para ver una peli y este finde ya solo fue un café de media hora.
Desde el principio me dijo que no quería una relación, y en octubre volvió a sacar el tema e insistir sobre ello. Yo lo tenía muy claro, aunque la verdad es que viendo lo cariñoso que es cuando estamos solos, me hizo empezar a pensar que podría hacerlo cambiar de idea…Aunque conste que tampoco es que yo pida una relación al uso de vernos todos los días y quedar con él a cada hora, con seguir durmiendo con él una vez por semana por ahora me conformaría…
Ahora estoy totalmente colgada por él, y él claramente ha perdido todo su interés por mí. Viene a tomar los cafés conmigo porque soy yo la que lo llama cada semana.

No quiero sufrir por él, pero no sé si prefiero quedarme esperando hasta que ya no me llame más (que será en breve), seguir tirando de la cuerda y ser yo la que lo llame siempre para quedar con él hasta que la cuerda rompa o hacer que la situación explote y vea su silueta saliendo por la puerta contándole mis sentimientos directamente… Cada vez que digo que este finde no lo llamo acabo cediendo siempre porque me muero por verlo!! Tú qué harías querida Pepa?
Y aunque no lo parezca tengo 34 años
Gracias por leerme y aguantar mi tostón
Ay, mi niña, que te has quedao colgadita, madre, y este muchacho está apurando la caña… Porque sí, es lo que está haciendo, no quiero darte falsas esperanzas.
¿Qué haría en tu lugar? Pues hace bien poco que le conoces para estar tan pilladita, la verdad, así que yo, por salud mental, cortaba amarras y empezaba a salir con otros, porque ahí no veo futuro, o él no insistiría tanto en que no hay posibilidad de nada más. Además, según me cuentas la cosa en vez de ir para arriba ha ido para abajo, de dormir juntos a tomar un café… UN CAFÉ ¿pero qué coño de cita es esa?
Haz la prueba, queda con otros, verás como la tontería se te pasa. No esperes a que sea él el que te bloquee en el móvil por aburrimiento, y empieza a pensar que eres joven (MUY JOVEN) y muy estupenda como para estar pendiente de ningún maromo. Decide tú con quién y cuándo.
No me has soltado ningún tostón, y además yo estoy para escucharos y ayudaros en lo que pueda, faltaría más.
Un besazo, reinamora, y gracias por leerme.

(C.) Me llamo C, soy de Buenos Aires, Argentina. Hace un tiempo me volví fan de tu blog y tus historias que espero siempre con ansias que las publiquen en Harpers España (ojalá fueran más frecuentes).
La razón por la que te escribo es la siguiente. Resulta que ahora en Buenos Aires se juega el Abierto de Polo, uno de los torneos más importantes del mundo. (época del año ideal para conocer chicos lindos y vestirse super elegantes). Yo voy siempre con mi familia, y el otro día, mientras estaba con mi hermana tomando una cerveza disfrutando del after, dos chicos muy simpáticos se nos acercan. Charla y birra van y vienen. Pegamos buena onda. La cuestión es que ambos chicos, uno gordito y otro más flaco (yo voy por ese) me empiezan a coquetear por Whatsapp al día siguiente.
Nosotras como mujeres, ¿qué se supone que hagamos? Claramente que si no hay códigos entre amigos, nada puedo esperar de ninguno de los dos. Lo más gracioso fue la forma de empezar el chat. El flaco me saluda “Hola potra” (término argento similar a guapa) y siguió con muchas palabras empalagosas. El gordito me saluda con “Hola diosa”. JAJAJAJA yo estaba estallada de risa.
Amigos, que encaran igual a las mujeres, escriben el mismo día y encima se llaman Martín y Juan Martín. Cortados por el mismo cuchillo. Puede que a los 18 años me hubiera reído pero hoy con 24 y ya con muchas malas experiencias amorosas, no puedo perder ni un minuto con ellos…o me equivoco??
Debería quedarme con el chico bueno o ambos serán malos?? Ojalá puedas darme algún consejo.
Te dejo esta pequeña historia que me parece graciosa y seguro le ha pasado a más de una.
Disculpame la extensión del mail. Es la primera vez que escribo a alguien y no pude controlar la emoción de hacerlo.
Yo soy periodista y algún día sueño con poder trabajar en una revista como Harper´s Bazaar.
Te mando un cariño grande.
Nunca dejes de escribir.
Adiós !!
C
Querida C. Os agradezco infinito que me escribáis, me llena de orgullo que confiéis en mí… bueno, en NOSOTRAS, porque este blog se ha convertido en una cosa coral, por la fidelidad y porque todas y todos comentamos, no solo yo.
De entrada te diré que, puestos a elegir, prefiero que me llamen “diosa” a que me llamen “potra” (que me parece más zafio, como de camionero, que de tipo elegante), la cuestión es ¿quién te gusta a ti, el abnegado o el chulito?
Fíjate que me da por pensar que dos amigos, que conocen a la misma mina a la vez, y a la vez también le escriben… llámame mal pensada, pero ¿no lo ves como un reto entre machos, a ver quién se la banca? Es una idea de señora vieja y con varias peleas de gallos tras de sí. Soy malpensada porque la experiencia me ha hecho así.
Otra cuestión que te planteo: ¿vas por algo serio o te quieres divertir? Porque si vas por algo serio, yo de ti saldría corriendo, porque lo veo color de hormiga.
Pero si te lo tomas a broma, JUEGA. Eres muy pequeña para andar pensando en cosas serias, niña… corre la vida un poco más. Y mira, es una cuestión de training: así vas aprendiendo cómo reaccionan las personas. Puedes seguir hablando con ellos, a ver por dónde te salen, e incluso tener alguna cita, pero no te olvides de comentar que su amigo también te anda hablando, a ver cuál es la reacción.
Siempre digo que el método ensayo-error es el único que sirve, porque por más consejos que os de, por más ejemplos o experiencia que ponga delante de vuestros ojos, cada corazón (y cada coño) es diferente. Eso sí, acordáos de protegeros siempre, física y anímicamente.
Besos, querida.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Pregúntale a Pepa (VI)

Woman writing her dairy.

[L] Hola Pepa!  Acabo de descubir tu blog y toooda mi enhorabuena! Escribes con una naturalidad y transmites una alegría que da gusto!
Te escribo porque ando tiempo o toda mi vida dándole vueltas a mi sexualidad, y, aunque es un tema que puedo hablar con mis amigas, quiero saber el punto de vista de alguien completamente ajeno.
Resulta que me han educado en un colegio súper católico (del Opus vaya), y de siempre me han metido en la cabeza la idea de que cualquier tipo de relación sexual es lo peor del mundo y aunque en el fondo no pensase así no era tan fácil quitarse eso de la cabeza. Total… que hasta los 23 años que de verdad me enamoré no tuve relaciones, y, sinceramente, siempre fueron un desastre por mi bloqueo mental y la falta de atracción supongo… así 1 año… nunca bien, no te creas jaja Hasta que no conocí este año a un tío que tiene más de 10 años que yo (tengo 25). Típico tío cañón y seductor nato, y ahí siii que funcionó… por lo menos yo disfrutaba, lo buscaba y necesitaba peeero seguía en mi cierto bloqueo que me impide dejarme llevar (él lo notaba) y quitarme inseguridades de: lo estaré haciendo bien? no tengo nada de experiencia y lo va a notar, etc…
Conclusión: cómo consigo dejarme llevar si ahora siempre voy a tener en la cabeza que no tengo experiencia y el otro o va a notar? Ahora que he descubierto eso me apetece y me dejaría llevar con muchos más tíos, pero, aunque sea un tío de una noche, y es más, más aún siendo un tío de una noche, siempre tengo presente el si no.. que va a ver que no tengo ni idea… Cuál es tu consejo y punto de vista??
Querida L:
Nunca es tarde si la dicha es buena, así que ya que has visto la luz, no te apartes del camino.
Sin bromas ahora. Nena, está fenomenal haberte topado con un empotrador que te haya descubierto tu sexualidad, es lo mejor que te podía haber pasado.
No importa que no tengas mucha experiencia, el caso es disfrutar. Quítate de la cabeza eso de que las demás están “más sueltas” que tú, porque las hay que llevan desde los 14 y no pasan de tumbarse y hacer “la estrellita de mar”.
Como en el deporte, lo importante es participar, ser generosa, ser amable, y tener ganas de aprender. No hay más.
Aunque dicen que la plenitud sexual de la mujer está entre los 40 y 50 años (doy fe), la física está en los 25, justo la edad que tienes, así que mira si tienes motivos para utilizar esa plenitud física para practicar.
Lo mejor que tienen los ligues de una noche es que no tienes que dar explicaciones, pim pam, fuera. Si sale bien, estupendo, y si sale mal, no tienes que verle otra vez.
Y oye, si alguno ves que te mira sospechosamente, como de darse cuenta de que has practicado poco, tú díselo sin vergüenza: “mira, es que yo solo he tenido un novio y no era muy bueno en esto”. A algunos tíos les pone ser el maestro. Mientras no seas virgen, todo bien. Las vírgenes no, esas asustan, porque son mucha responsabilidad.
Eso sí, cuídate: SIEMPRE SIEMPRE condón. Llévalos tú, que no te pongan excusas.

[Cami]¿Porque el amor nos vuelve tan locas? Bueno Pepa,
Decirte que soy una chica normal y corriente, trabajo en una firma de lujo al mismo tiempo que intento compaginar mis estudios. Te leo siempre. Algunas me parece interesante lo que publicas, otras me río a mares, otras me dejas pensativa, pero siempre sacas algo productivo en mi.
No sé porque te voy a contar mi historia, porque realmente no busco solución, simplemente porque hoy me ha gustado de manera especial lo que has escrito. Te cuento esto porque a veces le cuentas tus problemas a tus amigos o familiares y aunque te sientes reconfortada necesitas contárselo a alguien que no sepas ni quién eres porque quizás es quien te dice una verdad aplastante.
Me iba a ir a vivir con mi pareja este domingo, pero ya no. La hemos jodido a base de discusiones tontas, peleas que empiezan por un copo de nieve y se convierten en todo un alud. Y un largo etcétera que no quiero ponerme a contar porque nos dan las mil. Ahora mi relación pende de un hilo, ahora tengo que regresar a casa de mi pobre padre y ver si en algún momento podemos retomar la idea de vivir juntos, con un piso precioso que nos esperaba ya reservado, con muebles comprados y con una inmensa cantidad de ilusiones puestas en todo esto.
Y yo aquí ando, perpleja, con mi pobre corazón hecho añicos e intentando analizar porque de repente se tiene todo y de repente se tiene nada.
En fin Pepa, gracias por dedicar tu tiempo a escribirnos, a veces sirves para darnos aliento cuando creemos que todo está perdido.
Hola, Cami. Me hace una ilusión tremenda que me contéis que sois lectoras del blog. Gracias, de corazón.
No sé si decirte que lo mejor que os podía haber pasado es tener la bronca antes de iros a vivir juntos. Los objetos materiales, el dinero perdido… eso no tiene importancia comparado con cometer el error de irte a vivir con alguien incompatible.
A lo mejor os habéis precipitado, no sé. Da vértigo compartir el espacio vital con otra persona. Yo lo he hecho mucho, lo de precipitarme digo. Quizá si no hubiera tenido tanta prisa en irme a vivir con el maromo (normalmente, ellos se venían a vivir conmigo, no al revés), habría tenido tiempo de ver por dónde iba a fallar.
Fíjate que ahora defiendo mi espacio con uñas y dientes, que resultaría MUY FÁCIL convencer a Amante para irnos a vivir juntos. Pero ¿sabes qué? justo porque le quiero y porque sé que la convivencia está sobrevalorada, de momento ni me lo planteo.
Sé que te sientes perdida, y frustrada por un proyecto de vida que has tenido que posponer, y no sabes si cancelar, pero créeme cuando te digo que mejor pelearse antes de irse a vivir juntos, que tener que desmontar la casa después de tres meses.
Paciencia. Tómatelo con calma. Y si decidís al final dar el paso, dejad antes las cosas muy claras. Me refiero a las cuestiones prosaicas, como los gastos, la intendencia, la distribución de las tareas, etc. Te ahorrarás muchas peleas.
Un beso, reina. Y gracias de nuevo por leerme.

[Sara] Hola Pepa!! te escribo para contarte mi historia y que me des tu opinión, porque a veces me da la sensación de que a mis 36 tengo más pajaritos en la cabeza (y entre las piernas) que una niñata de 14.
Te pongo en antecedentes: llevo desde los 18 años (o sea, media vida) con un hombre que tiene todo lo que yo pueda desear para ser feliz. Es bueno, cariñoso, trabajador, nunca discutimos… y me folla bien, o al menos eso creo, porque como empezamos tan jóvenes no he estado nunca con otro, así que no puedo comparar.
En esta relación sólo hay un problema obvio: aún no vivimos juntos. Tenemos casa y pasamos allí todos los fines de semana pero, con la excusa de la inestabilidad laboral de ambos, él no se decide y seguimos los dos en casa de mamá y papá. Raro, raro, no te parece??
Bueno, pues a esto hay que añadir que hace un tiempo ha aparecido en mi vida un amigo de mi pareja. Es un chico que va de bohemio y un seductor nato que es capaz de volver loca a la más pintada (de hecho, creo que el 80% de las tías que lo conocemos nos lo tiraríamos). Somos buenos amigos, pero como mujer no me hace ni puto caso. No sé si es que le gusto tanto como la mona Chita con una braga-faja o es que me respeta por ser “la parienta de su compadre”.
Lo malo es que yo me he enamorado (o encaprichado, o ilusionado, o… yo qué sé) hasta las trancas. Que llevo 6 meses que no me lo quito de la cabeza y que lo paso fatal cada vez que me entero que ha estado con alguna… o sea, cada dos o tres días. Y además no quiero hacerle daño a mi pareja por nada del mundo. Así que me veo con las manos atadas.
¿Qué harías tú en mi lugar?
Querida Sara. Lo que te pasa es absolutamente normal. Llevas, como dices, media vida con tu pareja. Es muy difícil mantener la relación tanto tiempo, créeme, por muy bueno, cariñoso, sociable y buena persona que sea. Estás cansada, y si vivierais juntos estarías más cansada todavía de él.
Que no viváis juntos no me parece mal. Que sigáis en casa de vuestros padres (teniendo vosotros una propia) me parece un signo de inmadurez. Tenéis ya muchos pelitos en las piernas (por decirlo en plan fino) como para estar aún en casa de papá y mamá. Fatal, así no vais a crecer como personas, maja.
El encoñamiento por el bohemio es normal. Si no fuera él, sería el camarero que te pone el café cada día, el autobusero… Cuando una ya no está por alguien, cualquier picha brava que se le cruce le parece Míster Big. Pero no lo es, sin conocerle te puedo prometer que no lo es.
No me parece justo para tu novio que andes con otro en la cabeza, sea su compadre sea un señor que te cruce por delante, porque lo que te pasa es que a tu novio le tendrás todo el cariño del mundo después de 18 años, pero el respeto se lo estás perdiendo, porque en tu mente te estás triscando al bohemio, y hasta montándote películas de celos en tu cabecita.
Te voy a dar la razón en que al menos en esto (no me has contado más como para poder opinar) te estás comportando como una niñata de 14 años. Si ya no quieres a tu novio, sé una tía en condiciones y afróntalo. Todos tenemos fantasías… pero lo que me cuentas no es una fantasía: te quieres follar al bohemio sí o sí. Y, ay, nena, que me parece que te vas a pegar un guantazo.
No sé si te he ayudado, porque creo que lo que acabo de hacer es echarte la bronca, pero es que pienso que estás jugando con fuego y te vas a quemar, niña.
Un beso. Pepa.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest