Archivos de la categoría Sin categoría

Neanderthal

Man smoking

De vez en cuando, muy de vez en cuando, asoma la patita por el blog un neanderthal, probablemente perdido en la red mientras buscaba con desesperación un hilo de Forocoches. Se limitan a soltar alguna barbaridad plagadita de faltas de ortografía (siempre con email falso; les caracteriza su valentía) y no aparecen más.

Los trolls me motivan, creo que no hay que bloquearlos ni espantarlos. Hay que ponerles una mantita en el suelo y un cacharrín con agua. Pobres. Como dice la Belluci, hay que tenerles lástima, porque son seres frágiles, saben que son escoria y la rabia les sale por la boca (o el teclado).

Me preocupa no obstante el trol que demuestra algo más de conocimiento. Que escribe (casi) sin faltas de ortografía, y que argumenta a la vez que insulta. Qué finura. Debería juntarse con Marías y Reverte, son almas gemelas.

Pero mira, como hace calor y me aburro, se me ha ocurrido que voy a coger su comentario de mierda y le voy a dar la vuelta (como hicieron en este corto) a ver qué sale. Verás qué risas…

“Parece que los hombres independientes, trabajadores, viajeros, deportistas, etc, asustan un poco al otro género, no sé. ” Me desorino. Si estáis solteros plantearos una cosa. Estar en pareja no es sólo cosa vuestra. Es cosa de dos. Y quizá esas tías a las que aspiráis les parezcáis los mismos descartes que vosotros hacéis con otras tías.

Continuad autoengañandoos, que sois los reyes del autoengaño, ya se os pasarán los años y os comeréis los mocos, llegará un punto en que seréis como esos viejos verdes, llenos de arrugas, patéticos, que se acercan a alguna niña, que no tardamos ni un segundo en echarlos… fuera viejo asqueroso.

Ni sois tan maravillosos, ni tan guays, y que tengáis abdominales, llevéis un Ford Focus rojo, paséis cada verano una semana en Ibiza, vayáis cinco días a la semana al gimnasio, u os cortéis el pelo igual que Cristiano, a nadie le importa una puta mierda, a nadie. Eso no es más que autodialogo para subirse la autoestima. Esto no es una puta entrevista de trabajo, me suda el coño si eres aventurero o si me vas a dar la brasa pateando clichés de gimnasio para postureo en instagram.

Como mujer lo primero que me pregunto es ¿merece la pena aguantar a este personaje? La respuesta es 99% no. Como mucho un polvo y punto. El hombre actual no sirve para nada más, ni me folla ni me friega ni me plancha ni cocina, sólo se tira en el sofá a ver Juego de Tronos y jugar a la play, y su idea del sexo es tumbarse encima y eyacular, en total cinco minutos. Eso sí, cascándosela con Youporn se tira horas.

Lo siento pero de flipados de la vida hay exceso de oferta. Id al final de la cola que sobran.

Tenéis lo que merecéis, simplemente creíais que merecíais más porque vuestra madre os dijo que siendo hombres teníais derecho a todo. Sois el sumun del porquesoyelniñodemamá.

El hombre actual es mierda, y hay que tratarlo como eso. Simplemente os toca comer la mierda ahora a vosotros.

Y da lo mismo si vuestro plan es ser el loco del spartan race, o el más viejo de la disco.

Si faltan hombres para follar los traeremos de fuera, más jóvenes, más buenorros, con un rabo de verdad, y no esa mierdecilla que no llega ni a los 10 centímetros y a la que veneráis como si fuera el Alcázar de Segovia, cuando no llega ni a caseta de perro.

A la mierda el chulito promedio español. Vuestra burbuja ha pinchado.

Y ahora vas y la cascas, guapete.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Sin ganas de na

Hay días en que lo único que te apetece es llegar a casa y meterte en la cama. Aunque tengas trabajo pendiente (en mi caso, escribir) lo dejas, porque sencillamente no puedes.

Es verdad que tengo facilidad para escribir, que de una palabra o una frase soy capaz de enhebrar una historia. Pero si no agarro el hilo no hay manera. No sé cómo será para los demás, pero yo sin inspiración no puedo.

Y ayer me acosté triste y decepcionada por una discusión familiar, de esas que te deja el alma dolorida. Pocas cosas me duelen ya, pero tengo aún algún que otro punto débil. Son cosas que pasan. Ya se calmarán las aguas.

Y en realidad tenía varias ideas en la cabeza. Como lo del personajazo que buscaba camareras en Benidorm “altas y sin novio para evitar celos y que las esperaran a la salida del trabajo” (y con buenas tragaderas, le faltó decir). O como lo del artículo de esa web supuestamente femenina que recomendaba “Posturas sexuales para cuando él quiera y tú no” (ya lo han retirado, creo, no lo busquéis), que tanto revuelo ha causado -con razón- en las redes. O de la campaña contra una tienda de la cadena Kling en el barrio de Lavapiés, que aúna la gentrificación y la identificación de la marca con la cultura de la violación, por una campaña publicitaria en la que yo, me vais a perdonar, lo único que veo son unas fotos de moda que pretender ser artísticas y se quedan en feas, sin más (es que me suele gustar mucho más la fotografía de moda en la que se ve la ropa y los modelos no parecen a punto de sufrir una lipotimia, llamadme rara).

Había tantas cosas a las que sacar punta hoy… y mira, es que hoy, justo hoy, no tengo el coño pa farolillos. Os ruego me disculpéis.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Confucio creó la confusión

Hace mucho que no leo absolutamente nada de Pérez-Reverte ni Javier Marías, porque me aburre y me da pereza su discurso de protomacho intelectual. Simplemente los ignoro. Lo hago con ellos y con otros personajes (o personajazos, como diría mi querido Alberto Rey). No me interesa lo que dicen, no me parece relevante ni interesante su opinión ni su punto de vista.

En este sentido no soy en absoluto clasista, me molestan por igual cultivados y sin formación. Quizá me decepcione más el exabrupto de quien se supone culto, que de quien probablemente no se lea más que los hashtags de las cuentas de Instagram, pero puestos a utilizar un “cansinómetro”, me parecen igual de pesados el académico que la aspirante a actriz.

El titular del fin de semana parece que ha sido que Paula Echevarría no conoce la definición correcta de la palabra “feminismo”… y a mí me parece que el titular, el de verdad, es que haya dicho “chocho”… en una rueda de prensa… con todo su ídem. Me parece MA-RA-VI-LLO-SO. Tanto cuquismo y perfección, tanta contención que al final estalla en esa palabra (que me parece bien bonita, ojo) tan anacrónica dentro de la imagen que proyecta.

Yo no voy a darle cera aquí por su desconocimiento de lo que es feminismo, ni por su desdén por una lucha que es (desgraciadamente) muy necesaria cada día en todos los ámbitos de la sociedad (si no me crees, Pauli, te mando algunos de los correos que recibo, y que no publico por expreso deseo de quien los envía, que ibas a flipar y mucho, cari).

Quiero que siga soltando perlitas, que se le escapen palabras gordas que no suele usar. Porque cuanto más “la cague” más evidente se hará para quien lo lea o la escuche lo necesaria que es la educación, más que nada para tener criterio a la hora de elegir a quien sigues o admiras.

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

 

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Me la refanfinfla

Young woman with suitcase on platform

“Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere”. Meryl Streep

El asunto de las frases inspiracionales es peliagudo. Pocas veces estamos seguros de que el personaje en cuestión lo haya dicho realmente.

No sé si esto lo dijo realmente la Streep, pero me viene al pelo.

Entiendes que de verdad has madurado cuando alguien te decepciona profundamente y en vez de sacarle los colores, de dejarle en evidencia, pasas. Pero pasas no porque estés enfadada, es que ya ni te enfadan esas cosas.

Llega una edad en que que alguien sea desagradecido, o ridículo, o se olvide de que hayas permanecido fiel a su proyecto, o no te cite en los créditos o en los agradecimientos, mira, es que te da igual.

Ese tipo de comportamientos solo delatan la forma de ser (la verdadera) de quien lo muestra.

A mí, como a la Streep, se me agotó la paciencia en ese sentido. Huyo de fatuos, de interesados, de los que saludan según con quien te ven al lado, o que de repente se hacen los “amiguis” porque estás en el proyecto más interesante de la temporada.

Mira, a lo mejor tantos cambios en mi vida, tantas idas y venidas sentimentales, no han caído en saco roto, y me han enseñado que en el amor, en la amistad y en el trabajo, necesito que quien venga que me de, no que me quite. Al resto más vale tenerlos lejos. Tanta paz lleven como descanso dejan.

Pd (eh, que este post no va por Amante, que sigue tan buenorro y encantador como siempre, y le pasa como a mí: amigos pocos y escogidos)

 

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

El talento como patente de corso

Las opciones de “apagar”, “silenciar” o “dejar de seguir” de las redes sociales son una manera sencilla de recuperar la tranquilidad de espíritu.

Amigos del barrio, con los que volvemos a tener contacto 20 años más tarde gracias a Facebook, a los que a los dos días tienes que silenciar (o borrar o bloquear) porque no paran de enlazarte vídeos de Cremades o Álvaro Ojeda. “Ah, claro, normal, pero es que esos son unos gañanes”, pensaréis.

Pero cuando lo que te repugna no es un vídeo de cualquiera de estos seres, sino un artículo publicado por un escritor famoso, señor académico él, evidente attention whore en los últimos tiempos, y le recriminas a tu conocido o conocida su admiración por semejante personajazo, te contesta, invariablemente, “ya… pero escribe tan bien”. ¡Qué tendrá que ver los cojones con comer trigo!

La necesidad de llamar la atención y crear polémica se asocia a tertuliano de televisión o tronista, pero no a escritores consagrados con espacio propio dentro de medios de gran difusión. El peligro de ser una vieja gloria es justo ese, ser vieja y creerse aún una gloria, tanto que se es capaz de hacer y decir lo que sea con tal de crear polémica. “Lo importante es que hablen de ti, aunque sea bien”, que dijo Salvador Dalí.

El talento (más aún para escribir) no es una virtud lineal. Nadie escribe maravillas todo el tiempo, ni la habilidad para hacerlo supone que seas ni buen tipo ni que lleves razón en lo que digas, por muy bien que lo expreses. Se pueden escribir enormes vilezas con un estilo impecable. Se puede ser un gran orador y decir grandes barrabasadas a la vez. Ser un buen escritor no te exime de ser un grosero infame.

Limpiar los muros de cosas que te incomodan, que son exabruptos machistas, racistas, clasistas, etc, conlleva en muchas ocasiones silenciar o borrar a gente más o menos cercana. Prefiero vivir ligera y no andar educando, porque a ciertas edades si no te has dado cuenta ya, para qué intentarlo… Trabajo inútil.

Además ¿y lo limpio que se te queda el muro? Chica, qué paz…

PD (permitidme que enlace a la grande, inigualable, magnífica y excelsa Isa Calderón Peces-Barba, que contesta con tol’salero que ella tiene al personaje)

///////////////////

PREGÚNTALE A PEPA
¿Tienes un dilema sentimental que no puedes contar en tu entorno? ¿Necesitas compartir tu historia? ¿No tienes ni idea de cómo empezar a utilizar una app para citas y quieres consejo? ¿Te apetece ponerme a caer de un burro? No te cortes, escríbeme a amorentinder@gmail.com o por Twitter a @amorentinder o en Facebook a Pepa Marcos – El amor en tiempos de Tinder

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

No es un chiste

Cosas que no puedo comprender: que a alguien le guste mantener relaciones sexuales con otra persona que no quiere tenerlas, no está consciente, o lo hace por obligación.

Soy súper fan de la camisetas con lemas reivindicativos (el viernes pasado, sin ir más lejos, me regalaron una de lo más jocosa), pero confundir la ironía o el humor con esto

¡¿QUÉ COJONES ES ESTO?! ¿CULTURA DE LA VIOLACIÓN? ¿DE VERAS SE PIENSAN QUE ES GRACIOSO? NO TIENE NI PUTA GRACIA.

Tengo un hijo preadolescente. Como todo niño, a veces invita a compañeros de clase a jugar en casa. Yo los dejo a su aire, sin intervenir más que para preguntar qué quieren de merienda, pero eso no me impide poner la oreja disimuladamente para ver de qué hablan mientras trasteo para arriba y para abajo.

De este modo, un día cacé un comentario despectivo de uno de ellos haciendo bullying contra otro compañero, comentario que recriminé en su momento, haciéndoles ver lo dañino de ese lenguaje y comportamiento.

Tengo un miedo ATROZ a los próximos años de mi hijo, de su adolescencia. No sé si voy a ser una influencia lo suficientemente poderosa para que sepa apartar todas estos comportamientos de mierda que se va a encontrar.

En casa puedo escuchar y cortar de raíz comentarios agresivos, machistas, racistas u homófobos. Pero ¿y en la calle? ¿y en el parque?

Hostia, es muy difícil.

Las madres de los chicos que llevan estas camisetas ¿Qué sentirán cuando les vean? ¿Los habrán visto? Porque yo creo que no. Son madres, pero también son mujeres. Si yo fuera su madre me moriría de la vergüenza. En serio, me moriría de la vergüenza y de la pena de tener un hijo así.

Por eso me da miedo el futuro, no por mí, por mi hijo.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Creo que es necesario

Sí, es miércoles. No publico los miércoles, pero me adelanto por una razón evidente: es 8 de marzo y es el Día de la Mujer.

Sabéis que soy bastante “anti-día-institucionalizado”, pero creo que este día es necesario, y por eso publico este texto hoy.

Creo que es necesario hasta que la igualdad laboral y salarial no sea la norma.

Creo que es necesario mientras no se reconozca que dos terceras partes del trabajo que se realiza en el mundo está desempeñado por mujeres.

Creo que es necesario mientras las que trabajamos y criamos hijos tengamos que seguir negociando la flexibilidad de horarios para poder atenderlos hasta que se valgan por si solos.

Creo que es necesario mientras mi jefe no me ponga mala cara por usar dos horas de asuntos propios (mis derechos) para llevar a mi hijo al médico, y a mi compañero al que se le jode la moto y llega tarde solo le diga “joé, tío, qué putada”, sin más.

Creo que es necesario mientras en muchas empresas tener un hijo y cogerte la baja maternal sea un suicidio profesional, y, en muchas ocasiones, laboral, porque eres fulminantemente despedida.

Creo que es necesario mientras no se tomen los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex-parejas como lo que es: TERRORISMO.

Creo que es necesario mientras el portero de mi edificio me pregunte asombrado si “trabajo fuera de casa” (¿hola, estamos en 2016 o en 1960?).

Creo que es necesario mientras no haya (más) mujeres dirigiendo revistas para el público masculino y un hombre dirigiendo Vogue.

Creo que es necesario mientras siga leyendo artículos sobre cuántas parejas sexuales son demasiadas. A los hombres no se les cuestiona su promiscuidad.

Creo que es necesario mientras que tengamos que explicar (cada puta vez) esto:

Y no solo es una cuestión de dinero y poder. Es que no he oído testimonios de hombres que se hayan sentido en peligro al montar en un taxi y que les acosen sexualmente (algo que está pasando MUCHO en Madrid últimamente). Es que un hombre puede llevar pantalones cortos a 40 grados en verano sin que le digan burradas por la calle. Es que un hombre puede salir a correr solo a las 10 de la noche por un parque sin temer que le asalten y le violen, o que le pase volviendo solo de madrugada a casa.

Es que no somos iguales. Aún no somos iguales. Y por eso es necesario este día.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Que veinte años no es nada…

young woman dancing

Este fin de semana he visto Trainspotting 2. Veinte años después de la primera.

Veinte años…

Hace veinte años yo era otra persona, ni siquiera trabajaba en lo mismo. Me interesaban otras cosas, las mismas que ahora no me interesan en absoluto.

Hace veinte años escuchaba Born Slippy de Underworld y me entraban unas ganas locas de salir de fiesta. Ahora me dicen “a ver si quedamos y salimos por ahí” y me da sueño. He salido mucho. Y no lo echo de menos. Todo tiene su ciclo. Su principio y su fin.

Quizá mirar hacia atrás veinte años sea demasiado retroceder. La nostalgia mal entendida es peligrosa, y yo soy más de mirar hacia adelante, que lo otro da una tortícolis tremenda.

Pero es que tampoco hay que irse tan lejos. Hace cinco años mi vida también era diferente de ahora. Tenía un marido, un hijo, dos perras y una vida muy estandarizada.

Ahora no tengo marido, tengo novio. Vivo sola dos semanas al mes y otras dos con mi hijo. Mis perras ya nos dejaron, las dos. No planeo nada a más de dos meses vista, ni siquiera las vacaciones, porque sé que la vida cambia en un momento, y lo que no pasa en un año pasa en un rato.

Hace veinte años mi vida no era mejor, quizá con menos responsabilidades, pero no mejor. Hace cinco años mi vida tampoco era mejor, estaba llena de conflictos y era una guerra constante. No echo de menos los eternos fines de semana y encadenar los días y las noches de hace veinte años, como tampoco echo de menos las mismas noches sin dormir por los problemas y las preocupaciones de hace cinco.

Me ha costado mucho llegar a este estado de relativa calma espiritual de no andar pensando demasiado en el futuro, de tomar decisiones sola, de agradecer el hombro que me apoya sin que lo pida, después de haberlo pedido tantas veces y no haberlo tenido.

Ahora, al escuchar Born Slippy no me dan ganas de irme de juerga… pero sí me dan ganas de bailar, con un poco de nostalgia, vale, pero solo la justa.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Mía, solo mía

Eres mía. De mi propiedad. No tienes opinión, ni vida, ni razón de vivir si no es para mí.

Si no me complaces eres una basura. Eres mi sierva, no eres nada. Da igual que no te muevas, que no respires, que seas una sombra. Siempre habrá un pantalón que no esté planchado como yo quiera. Una tortilla cuajada un poco de más o un poco de menos… Da igual que la semana pasada haya dicho lo contrario. Esta me gusta diferente, y tú eres una inútil por no saberlo. Algo encontraré para descargar contra ti. Un minuto de más, un minuto de menos. Un crío que llora porque está malito y me molesta. Esa cara de nada que pones cuando quiero follar… Y no protestes, y no te rebeles, porque será peor…

Mujeres muertas, cinco en pocas horas, porque alguien cree que son de su propiedad, que son desechables, que puede hacer con ellas lo que quiera. Porque no tienen opción ni oportunidad de defenderse. Porque los psicópatas andan sueltos. Porque no nos enteramos que el terrorismo más abundante se ejerce de puertas para adentro, que los rehenes y los secuestrados muchas veces son los hijos, que son el chantaje definitivo. ¿Para qué sirven los jueces?. Nadie protege REALMENTE a las mujeres y, lo que es aún más sangrante, a los niños. ¿Dónde miran, al titular del periódico, a su deslumbrante toga?

Nadie es propiedad de nadie, ni tu mujer ni tus hijos. Tu propósito es cuidarles y protegerles. Si no eres capaz, si eres tan inútil, desaparece tú.

Pero para eso tendrías que ser valiente… JUSTO LO QUE TE FALTA.

///////////

Os ruego perdonéis el tono pero la ira me consume. Nos están matando y están matando a nuestros hijos y no hay quien le ponga remedio.

///////////

Frente a tanto malnacido quiero creer que la actitud de la mayoría de los hombres es la de esta chirigota gaditana, que mira que dicen que en el Sur somos machistas, pero nos han dado una lección a todos:

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Lo siento

Pedrina y Río

Siento decepcionar a los lectores que lamentan que me haya echado novio, porque mis historias ya no se basan en la cantidad de personajazos que pululan por las apps para ligar. Y lo siento porque NI DE COÑA voy a dejar a Amante para que vuelvan esos momentos. No me compensa, caris.

Estoy de choteo. Yo sé que me queréis y me leéis como soy, que lo mismo un día os cuento una frikada que algo que me ha emocionado. Que igual recuerdo a alguno de mis ex novios (con todas esas mierdas particularidades suyas), que os hago una review sobre el tamaño de los condones. La Pepa es la Pepa, y no hay más.

Si por algo tuvo tanto éxito Bridget Jones en su día fue por todas las cosas que le pasaban hasta que por fin se dio cuenta, la muy mongola, que era Darcy y no Daniel el que de verdad le encajaba. Mira que nos reímos con ella… y bien que se nos hizo el culo coca cola cuando por fin Mark Darcy dejó de ser un témpano de hielo (un sinsal lo siguió siendo, eso sí).

Pero para no decepcionar a esos fans tan caris, he hecho un recopilatorio de cosas que me he ido encontrando por la red sobre mujeres despechadas con los hombres. Frases lapidarias y hasta canciones (os las pongo estilo karaoke) capaces de resumir ESE estado de ánimo.

Muchas vienen de Colombia; me da que tenemos el mismo sentido del humor…

Despechada.com

Despechada.com

Despechada.com

Despechada.com

Despechada.com

Despechada.com

Esta se la dedico especialmente a @coresmc_ : nena, me acordé TANTO de ti cuando la escuché por primera vez…

Y, cómo no, los clásicos del despecho

Una buena selección de risas y despecho, para que “lo goséis”.

Gracias a @despechadabog por la casi infinita fuente de risas, y a los geniales Pedrina y Río por captar tan bien ese momento de “ahí te pudras”.

Pero antes de irme le voy a dedicar otro temita a Amante, porque sé que le jode mucho que se lo diga, pero es lo que hay. 😉

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest